Joe Wright nos habló sobre Las horas más oscuras y Gary Oldman

A propósito de sus nominaciones a Mejor película, y Mejor actor, buscamos Joe Wright para que nos revelara los secretos detrás de la caracterización de Gary Oldman como Churchill en Las horas más oscuras

Foto: Cortesía Jack English/© 2017 Focus Features

A pesar de aventurarse en lo fantástico con Hanna (2011) y Pan (2012), el inglés Joe Wright es conocido por sus películas que honran a su tierra natal: Pride And Prejudice (2005) y Atonement (2007). Ahora, regresa a casa con Las horas más oscuras, una íntima exploración a la decisión de Winston Churchill sobre la guerra contra Alemania, con la participación del feroz e irreconocible Gary Oldman.

Este filme, junto a La Forma del Agua de Guillermo del Toro, es un de los más nominados en los Oscares 2018. Contiende por Mejor película, Mejor actor, Mejor fotografía, Mejor diseño de vestuario, Mejor diseño de producción y Mejor maquillaje.

Para conocer más sobre la película, buscamos a su director para que nos contara la caracterización de Gary Oldman como Churchill y trabajar en una película basada en hechos reales.

¿Invertiste mucho tiempo en Churchill?
No es como que Churchill sea mi héroe, se lo mismo que la mayoría sabe sobre él. Lo he visto en el zócalo de Parliament Square, esa figura indomable e intocable. De pronto me mandaron este guion y me sorprendió mucho que pude identificarme con él.

¿En qué sentido?
Es un hombre que cometió muchos errores, y se encontraba en una posición de responsabilidad máxima. Sufrió de muchas crisis de confianza, pero logró darle la vuelta a eso, superarse y seguir adelante.

¿Leíste el guion mientras grababas tu película Pan?
Sí, eso influyó mucho, también la responsabilidad de ser padre y estar casado. Churchill, en esta película, fue un arquetipo de una parte de mi. La responsabilidad que conlleva ser hombre, padre y todo eso. De pronto me mostré mucho más en el guion, quería indagar más en los elementos de la duda.

Foto: Time Out London

¿Cómo navegaste en las restricciones de contar algo basado en la historia?
Las limitaciones pueden ser liberadoras también. El chiste fue encontrar los detalles que expresaran mi interpretación de los hechos. Cuando fuimos a los cuartos de guerra y vi la silla en donde Churchill realmente se sentó vi que había un hoyo profundo en uno de los brazos de la madera. Me contaron que allí golpeaba con su anillo, lo cuál me habló de una gran cantidad de tensión y ansiedad. A partir de ese pequeño detalle pude construir, desde mi perspectiva, una historia sobre lo que Churchill sentía durante esa época.

¿Sabías que Christopher Nolan estaba trabajando en Dunkerque en ese entonces?
No. Me enteré de la cinta de Nolan hasta que nos encontrábamos en preproducción. Me preocupé un poco, pero cuando me supe que no salía Churchill pensé: “Okay, eso es bueno. Continuaré con lo que estoy haciendo entonces”.

¿El proceso de maquillar a Gary Oldman fue una aventura?
Lo desarrollamos a lo largo de seis meses. La primera intervención fue demasiado, parecía que tenía un pollo muerto en su cara. Lo que queríamos lograr, y espero que lo hayamos hecho, era el punto medio en donde el actor se parece a Churchill, pero también puede mostrar su actuación.

¿Confiaste en que el maquillaje sería la solución?
Sí. ¿Recuerdas la película Bad Grandpa? La de Johnny Knoxville. Siempre he pensado que el maquillaje de esa cinta es excelente y pensé: “Okay, si podemos hacerlo tan bien como Johnny Knoxville en Bad Grandpa todo estará bien”.

Esa es una referencia interesante.
Es una película buena, me gusta. Es muy chistosa.

Foto: Cortesía Laurie Sparham/© 2017 Focus Features

En la cinta, la historia de Chamberlain es casi tan grande como la de Churchill. ¿Qué querías hacer con él para sorprender al público?
Tenía que hacer que la gente se comiera las uñas en el cine, y lo tenía que hacer con una historia en la que eran principalmente hombres blancos hablando entre. La idea era que se desarrollara como un thriller político, al menos la segunda mitad. Eso lo logré asegurándome de que los argumentos de Chamberlain y Halifax fueran tan válidos como los de Churchill, y si no lo ves en retrospectiva, ¿qué hubieras hecho? Chamberlain no era un hombre malo, la historia le demostró que se equivocó, pero en el momento realmente pensaba que estaba haciendo lo correcto.

Simpaticé mucho con lo que le sucedió...
Sí. Y en recientes guerras, por ejemplo, la de Iraq, ¿Qué postura tomarían Chamberlain y Halifax?. Es demasiado fácil decir “Churchill tuvo la razón, siempre tuvo la razón, siempre lo supo, nunca dudó de sí”.

¿Es cierto que, originalmente, John Hurt iba a interpretar a Chamberlain?
Sí, iba a ser él. Es un héroe personal, y la idea de tener a John y a Gary en una misma habitación me emocionaba mucho y a él le emocionaba ser Chamberlain. Su cáncer estaba remiso, ya le habían dado el visto bueno, pero la mañana del primer ensayo se levantó de la cama, se golpeó la cadera y lo llevaron al hospital. Durante muchas semanas estaba en duda si iba a poder actuar o no, y al final no pudimos trabajar con él. Falleció el último día de la grabación de Chamberlain.

La película:

Las horas más oscuras

4 de 5 estrellas

Es claro, que Dunkerque de Christopher Nolan nos impresionó por su inmersión, pero si prefieres que las películas sobre la Segunda Guerra Mundial tengan un poco de diálogo y grandes actuaciones, el primer ministro Winston Churchill del director Joe Wright es la película de guerra que debe ver. 

Leer más

Comentarios