Locke & Key, la serie de Joe Hills, hijo de Stephen King

Netflix presenta esta serie de fantasía en la que unos adolescentes deben enfrentar a un villano por medio de llaves mágicas

Locke & Key, la nueva serie de Netflix
Foto: Cortesía Netflix
Por Stivi de Tivi |
Advertising

No todo lo que asusta es Stephen King. Ahora es el turno de que su hijo, Joe Hill, destaque. Él ya se había ganado el respeto en el mundo de las historietas gráficas y novelas de horror sin ayuda de su padre (se puso un nombre artístico totalmente alejado al de su familia), pero desde el año pasado se lanzó a la conquista de las series, con trabajos como NOS4A2 (AMC) y ahora Locke & Key, que por muchos años estuvo maldita.

La serie presenta a los hermanos Locke: Tyler (Connor Jessup), Bode (Jackson Robert Scott) y Kinsey (Emilia Jones), quienes junto a su madre, Nina (Darby Stanchfield), se mudan después de la muerte de su padre a Keyhouse, el hogar mítico de la familia Locke. Una vez en la casa, descubren que el lugar está lleno de llaves mágicas y a medida que la familia explora sus poderes, un misterioso demonio despierta y no se detendrá ante nada hasta robárselas.

Locke & Key se publicó en febrero de 2008 y fue bien recibida por su atmósfera oscura, el planteamiento del universo y sus constantes giros de tuerca. Dreamworks compró los derechos para convertirla en serie y contrató a Roberto Orci y Alex Kurtzman —Fringe (2008)—. El piloto se filmó en 2010 con Miranda Otto, Nick Stahl y Jesse McCartney como protagonistas, pero Fox decidió no hacerla. En 2017, Hulu le dió una oportunidad al proyecto y contrató a Andy Muschietti para que la adaptara a serie.

Foto: Cortesía Netflix.

Sin embargo, Andy deja el proyecto para dirigir It (2017) y vuelve a quedar enlatado. Cuando todo parecía perdido, Netflix llega al rescate y compra los derechos. En febrero de 2019 empieza el rodaje en Toronto, Canadá, y se anuncia que Joe Hill y Andy Muschietti serían los productores ejecutivos. 

Tantos intentos por llevar a cabo la serie hacen que ahora esté bajo la lupa por parte de los fans de la novela, quienes creen que la espera valdrá la pena. Aunque si están buscando una adaptación fiel a la historieta lamento decepcionarlos, ya que a pesar de seguir la historia, no contiene el mismo aire tétrico, ni momentos escalofriantes. Tiene todos los clichés de una típica serie para adolescentes: el primer amor, una mala relación con los padres y hasta una banda sonora repleta de grupos pop. Los actores tampoco son la pieza fuerte, ya que están en distintos tonos y no penetras del todo al universo de la serie; la única excepción es Jackson Robert Scott, a quien vimos como Georgie en los primeros minutos de It.

A pesar de todo esto, Locke & Key te hace pasar un buen rato sin tener que prestarle mucha atención. Es de esas series perfectas para ver mientras estás acostado con tu celular en la mano. Su mayor problema es que salió 10 años después y en este momento tenemos series que están llenas de oscuridad y malicia.

Netflix. Estreno: Viernes 7 de febrero.

Advertising