Mark Liwerant, director del FICJM, nos cuenta sobre los XV años del festival

Tal cual quinceañera, el Festival Internacional de Cine Judío en México celebra 15 años de ofrecer las mejores películas, platicamos con su director sobre sus festejos

Foto: Liz Robles

2018 es un año de manteles largos para el Festival Internacional de Cine Judío en México, aunque hace dos años también tuvo un fecha importante (cumplir 13 años se considera en la cultura judía la mayoría de edad), este año llega a una etapa madura y celebra su 15 aniversario con un programa lleno de diversidad, pluralidad y por supuesto mucha calidad. 

Desde su fundación por Arón Margolis, todo el equipo creativo y productivo del festival se ha comprometido con el público, dentro y fuera de la comunidad judía, al traer películas actuales, premiadas en festivales, que cumplen la visión de utilizar la cultura como una herramienta de comprensión. Mark Liwerant, actual presidente del consejo, nos dijo que "existe un comité de selección que ve entre 150 y 200 películas al año para poder llegar a las siete del festival, es un compromiso fuerte con el espectador".

Tras más de 200 cintas proyectadas a lo largo de tantos años, el FICJM se ha convertido en el tercer festival más importante del cine judío en el mundo, sin embargo ha enfrentado muchos retos para ser que hoy es. "El primer reto fue demostrar que México necesitaba un festival de cine judío; el segundo fue crecer el festival fuera de la comunidad judía. Te puedo decir que cerca del 60% no es de la comunidad judía y eso es lo que nos llena y nos impulsa" comentó.

Desde hace cinco años, el festival decidió hacer una selección oficial de sólo siete películas, que garantiza su contenido y la proyección en nuestro país. Bajo esa selección se definieron siete categorías: Memoria o recuerdo del holocausto, Israel contemporáneo, Situación actual en Medio Oriente, Jóvenes, Tradiciones o religión, Diversidad y Judaísmo en la diáspora; "En cada categoría el reto es traer películas que nos cuestionen; los últimos años el mundo ha visto que la globalización en vez de abrir ha cerrado fronteras, yo creo que el reto es que la gente entienda que las diversidades culturales suman y no restan", detalló Mark.

Parte de las actividades del FICJM es la muestra universitaria, se lleva a cabo en los meses de octubre y noviembre, proyecta todas las películas del festival de manera gratuita en Universidades públicas y privadas de 12 estados de la República. "Además de pasarles la película hacemos una mesa de debate, hacemos que estos jóvenes se cuestionen y nos encontramos con gente que tiene visiones muy diferentes, es un gusto poder compartir estas visiones siempre de una manera respetuosa".

Mark Liwerant ayuda a construir un legado para futuras generaciones, las expectativas que tiene el festival son crecer, crecer y crecer; "15 años se dice poco, pero son un chorro, son muchísimos, son compromisos, son aventuras, son risas y a mí me encantaría poder dejar ese legado".

Una de sus expectativas para el siguiente año es llegar a los 32 estados y sumar centro y Latinoamérica a sus proyecciones. 

Si no has visto nada del FICJM te contamos por qué debes ver sus 7 películas.  

Comentarios

0 comments