Pinocho de Matteo Garrone
Foto: Cortesía dosD3

Matteo Garrone presenta su adaptación del clásico italiano, Pinocho

El director de Gomorra y Dogman hizo una adaptación fiel de la novela de Carlo Collodi de la mano de Roberto Benigni

Gil Camargo
Escrito por
Gil Camargo
Publicidad

¿Necesitamos otra adaptación del clásico italiano Las aventuras de Pinocho? Tal vez no, pero si te prometen una versión más fiel a la historia original —que tiene más de 100 años— y oscura, alejada del relato infantil que seguramente todos tenemos en la mente gracias a Disney, es difícil no mirar.

Y qué mejor si es de la mano del cineasta italiano Matteo Garrone (Gomorra, Dogman), quien reunió a Roberto Benigni para crear esta adaptación. Pinocho llega el 21 de enero a todos los cines mexicanos, motivo por el que buscamos a Matteo, para que nos contara los detalles detrás de esta historia de fantasía ubicada en la Toscana italiana.

¿Cuál es el primer recuerdo que tienes de Pinocho?
Mi primer memoria está conectada a cuando tenia seis años. Mi mamá me contó la historia y yo hice un story board. Después de 45 años, armé esta película.

Esta historia ha tenido varias adaptaciones, ¿qué enfoque le diste a tu versión?
Quería ser muy fiel a la historia original de Carlo Collodi, así que hicimos una investigación muy larga sobre las imágenes de la época, las pinturas y todas las ilustraciones. Una de mis principales influencias fueron las ilustraciones de Enrico Mazzanti, el primer ilustrador de Pinocho. Él trabajó junto a Collodi; mientras él dibujaba, Collodi escribía. Así que sus ilustraciones fueron las referencias más importantes. Trabajamos mucho tratando de ser fieles a la atmosfera, las locaciones en la Toscana y procuramos mostrar la verdadera historia de Pinocho al mundo, porque hay muchas versiones de esta historia. Cuando releí el libro, ya de adulto, hace como seis años, descubrí muchas cosas que no sabía y otras más que pueden ser sorpresa para la audiencia.

Foto: Cortesía DosD3

Ya que es una historia italiana, ¿sentiste más responsabilidad cultural por ser italiano?
Más bien me ayudó, porque Pinocho es parte de mi vida y mi cultura, es una obra maestra de la literatura italiana, es muy de aquí y al mismo tiempo es universal. Un director italiano puede contar la historia de una forma y tal vez un cineasta de otro país puede armar la suya, pero no significa que no sea una buena interpretación. Pero estoy seguro que nuestra interpretación es muy diferente a la de Disney o la de Guillermo de Toro (próxima a estrenarse).

Tu versión es un poco oscura, ¿de qué manera conectará con los niños de esta época?
Es un libro que habla acerca de nosotros, así como todos los cuentos de hadas; le habla al pasado, al presente y al futuro. Habla de un arquetipo de ser humano. De cierta manera, siempre es moderno. Todos los cuentos de hadas tienen ese lado oscuro, especialmente en Pinocho: Collodi quiso enseñar a los niños qué tan peligrosa puede ser la realidad allá afuera y qué tan importante es poner atención a lo que te dicen tus papás, a los consejos que la gente que te ama te da. Esto es muy actual, porque el mundo sigue siendo violento. También es una dulce historia entre un padre y su hijo, que es algo universal, tal vez por eso tenemos cada cierto tiempo una nueva adaptación de Pinocho.

El maquillaje de los personajes es bastante asombroso, ¿nos podrías contar más sobre esto?
Trabajamos con uno de los más grandes artistas de efectos especiales, experto en prostéticos y ganador dos veces al Oscar, Mark Coulier. Quisimos tener a uno de los más importantes, porque necesitábamos que los personajes fueran muy expresivos. Decidimos mezclar prostéticos y efectos digitales, pues no me gusta cuando todo es digital, siento que es muy falso. Quise ver algo real en el set y luego combinarlo. Federico Ielapi, quien hace a Pinocho, pasaba cuatro horas diarias en maquillaje y solo tenía ocho años.

Roberto Benigni interpreta a Gepeto. ¿Escribiste el personaje pensando en él?
Somos amigos y durante una cena hablamos sobre el cast de Pinocho y su esposa dijo que él podría ser el Gepeto ideal, y dije sí, porque él viene de la Toscana, de una familia muy pobre de granjeros; sabemos que Pinocho es una historia sobre la pobreza. Además, Roberto es uno de los mejores actores que tenemos en Italia y en el mundo. Él puede ser cómico y dramático. Para mí fue un sueño trabajar con él.

De todas las adaptaciones que se han hecho de Pinocho, ¿cuál es tu favorita?
Mi favorita es la de Luigi Comencini, que hizo para la televisión italiana en 1972. Crecí viendo esta adaptación. Es muy conmovedora. El único problema es que en ese tiempo no tenían efectos especiales y no pudieron tener una marioneta, entonces Pinocho fue un niño desde el inicio, actuando como si fuera una marioneta, pero cuando eres niño no te das cuenta de eso.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad