Paul Thomas Anderson
Photograph: John Phillips/Getty Images for Universal

Paul Thomas Anderson presenta su nueva película, Licorice Pizza

Platicamos con él sobre su más reciente cinta, los suburbios de Los Ángeles, Quentin Tarantino, Sean Penn y su amor por Ted Lasso

Phil de Semlyen
Gil Camargo
Escrito por
Phil de Semlyen
Traducido por
Gil Camargo
Publicidad

Si ha habido una película con una fuerte dosis más pura de endorfina cinematográfica que Licorice Pizza de Paul Thomas Anderson el año pasado, seguro no la perdimos. Este romance setentero ambientado en el Valley de San Fernando es la película más divertida y edificante del cineasta hasta la fecha. Presenta a Cooper Hoffman, el hijo de su viejo amigo y colaborador, el muy llorado Philip Seymour Hoffman, como Gary Valentine, un adolescente que intenta cortejar a la veinteañera asistente de un fotógrafo Alana (Alana Haim de la banda Haim, de Los Ángeles). También nos presenta a Sean Penn como un cifrado inconformista y borracho, William Holden y a Bradley Cooper como el verdadero Jon Peters, otra leyenda de Hollywood para quien la palabra “inconformista” apenas se acerca.

En resumen, es una historia de amor joven y unas memorias tontas y torcidas de Tinseltown, todo envuelto en la tradición local y el color que no es necesario haber estado cerca de Los Ángeles para apreciar. Anderson hizo un viaje a Londres, el escenario de su última película, Phantom Thread, y tal vez algún día una película futura (“No sé cuándo, pero sin duda haría otra película aquí”, dice, “solo es cuestión de cuándo”). Pero su propia casa está en su mente en este momento con los fantasmas del Valle, los viejos lugares frecuentados y los conceptos erróneos de las películas, todos burbujeando a la superficie durante nuestra conversación. 

¿Tenías a Cooper Hoffman en mente para el papel cuando estabas escribiendo el guión?
Recuerdo haber tenido un destello a la mitad, pensando en él pero luego pensé: Oh, no, no pienses eso, guarda ese pensamiento. Después tomamos una ruta más tradicional de audicionar a jóvenes actores con Alana (Haim) y no salió bien. Parecía haber una maldición que no podía quitarme de encima, que era que la mayoría de los actores jóvenes parecían más interesados ​​en estar en comedias de situación o en Instagram que en actuar. No me refiero a que deben ser serios, solo que se tomen el trabajo en serio. La ironía de mi frustración fue que el pensamiento que había tenido un año antes me golpeó en el hombro y dijo: ¡tonto! Tienes un niño justo en frente de tu cara que es perfecto para esto.

Licorice Pizza
Photograph: UniversalGary (Cooper Hoffman) and Alana (Alana Haim) unsuccessfully delivering waterbeds



Alana Haim también es genial. Sale Tom Waits y David Bowie está en la banda sonora. ¿Por qué los músicos son tan buenos actores? ¿Es que se sienten cómodos actuando o hay algo más?
Ayuda que se sientan cómodos actuando, sin mencionar algunas de las grandes estrellas de rock que no saben actuar. Que seas una estrella de rock no significa que puedas actuar; y como hemos visto, el hecho de que seas un gran actor no significa que puedas ser una estrella de rock. Pero sí polinizan de forma cruzada con bastante frecuencia, ¿no es así? Creo que la razón por la que Tom Waits tiene éxito en ambas es porque nunca deja de ser sincero, y creo que eso se extiende también a Alana. Es por eso que la actuación es tan desordenada y difícil de manejar, no puedes entender qué es lo que va a hacer a continuación, porque es incapaz de realizar algo que no se siente honesto con ella. Dios sabe, hubo un par de veces que lo intenté. A pesar de que fue su primera película, tenemos una relación lo suficientemente cómoda como para que ella pueda señalar,

Espero que no te haya gritado: “Tú eres el director”...
(Risas) No. Esa era una de sus líneas favoritas en el guión, pero no llegó al corte final de la película. Genial para el tráiler, sin embargo.

La película está llena de tantas líneas citables. Mi favorita es la de Tom Waits (Rex Blau, un director de cine), llamando a la veterana estrella de cine Jack Holden (Sean Penn): un "gilipollas brillante, dorado, alto y económico".
Esa línea es una combinación de la improvisación de Tom Waits y cosas que yo había escrito. Fue muy fácil para mí pensar en estos dos personajes porque, habiendo crecido en Hollywood y estado cerca de este tipo de personas en mi juventud, sentí que los conocía íntimamente. Y mi padre era muy parecido a eso: cuanto más amaban a alguien, más fuertes, más maravillosamente redactados eran los insultos. Siempre supe que a mi padre no le gustaba alguien si no les decía nada o si era educado. Pero si los saludaba insultándolos y los insultaba de vuelta, eso significaba que eran amigos genuinos. Simplemente les indiqué tanto a Sean como a Tom que esa era la misión y que podían seguirla y hacer variaciones, toma tras toma. Ese pertenece por completo a Tom, creo.

No sé si llamarías a Licorice Pizza una carta de amor al Valley, pero ciertamente es una película que lo ama. ¿Hay cosas en las que las películas se equivocan sobre el Valley que te molesten?
Es gracioso cuánto tiempo ha durado la reputación de Valley, porque no creo que haya habido ninguna película en la memoria reciente que lo haya criticado o haya intentado tratarlo como algo que no es. Es una locura que la visión estereotipada del Valle de San Fernando, que probablemente comenzó a principios de los ochenta, haya tenido una vida tan larga. Creo que es más un cajón de sastre, probablemente para alguien de Europa, donde Valley Girl equivale a American Girl y cualquier chica al oeste del Mississippi. Los estereotipos son las chicas cosmopolitas de Nueva York tipo El diablo viste a la moda y las Barbies de California. Todos son una especie de mierda.

LICORICE PIZZA
Photograph: Courtesy of Metro Goldwyn Mayer Pictures Inc.Alana (Alana Haim) and Jack Holden (Sean Penn)


¿Hay algún lugar del pasado del Valley que extrañas especialmente?
¿Hay sólo uno? De ninguna manera, hay un millón de ellos. Los más dolorosos son los cines que se han ido: Studio City Theatre, La Reina Theatre, Studio City, Sherman Oaks, incluso el Mann Valley West Theatre en Tarzana. Así que empiezo con las salas de cine como mis fuentes de dolor, y luego empiezas a marcar las maravillosas cafeterías y restaurantes: Du-par's en Studio City, donde filmamos Boogie Nights, ahora es un Sephora. La cola del gallo, que retratamos en la película, ya no está. Solían permitir espacios abiertos más amplios en medio de estos suburbios, por lo que podías dar paseos en pony en estos enormes lotes baldíos justo al lado de Ventura Boulevard, con un tobogán en el que podías bajar en un saco de papas. ¡Un tipo tenía una granja! Echo de menos ese tipo de cosas.

Tenias mucho tiempo intentando trabajar con Sean Penn. ¿Cómo fue esa experiencia? 
Fue demasiado rápido. Es bueno cuando finalmente tienes la oportunidad de trabajar con alguien cuando te sientes cómodo en tu rol y con el trabajo que has hecho, y puedes participar. Lo admiro increíblemente; realmente creo que es uno de nuestros grandes actores y tenemos suerte de tenerlo. Una vez más, es un poco irritante, él sigue sus propias reglas, sin duda, y hace películas que nadie verá, que son súper desafiantes, súper únicas, pero que él reine por mucho tiempo. Es uno de los grandes.

Él interpreta aWilliam Holden en la película. Para las personas que no están tan familiarizadas con Holden, ¿Con cuál de sus películas recomiendas comenzar?
Esa es una excelente pregunta. ¿Por dónde empezar? ¿Empieza con algo viejo como Sunset Boulevard y Stalag 17 o más profundo con S.OB y Network y luego retroceder? Yo no empezaría con The Wild Bunch, lo pondría en la lista pero es más una pieza de conjunto y un tipo diferente de sentimiento. Es divertido, estoy tan delirante que todavía vivo en un mundo donde William Holden es la estrella de cine más grande y todos, hombres, mujeres y niños, saben quién es. He llegado a ese punto en mi vida donde no puedo ver el bosque por los árboles. La gente tiene que tocarme el hombro y recordarme que nadie menor de 40 años sabe quién es William Holden. Lo cual es una puta vergüenza porque es uno de los grandes.

Cuando te juntas con Quentin Tarantino y hablan de películas, ¿cómo finalizan la apasionada conversación?
No, simplemente dejo de hablar y dejo que él haga el trabajo. Él sabe más que yo. Está a cargo de la conversación.

Por último, ¿qué estás viendo en este momento?
Es realmente vergonzoso admitirlo, pero solo vi el primer episodio de Ted Lasso hace muy poco. La gente dirá: "Oh, ¿no has visto a Ted Lasso?" y finalmente llegas a él y te sientes como un tonto por haber tardado tanto en llegar. Es genial.

Nuestra reseña de Licorice Pizza

  • Cine

⭑⭑⭑⭑⭑

La película más brillante de Paul Thomas Anderson hasta el momento (ciertamente, no deja la barra muy alta) este manuscrito del Valle de San Fernando es tan optimista y burbujeante que prácticamente flota fuera de la pantalla. Es el vértigo lo que te atrapa en la última joya californiana y la vertiginosa sensación de posibilidad e inocencia.

El mayor golpe de Licorice Pizza, sin embargo, es su casting. De alguna manera, un par de novatos, aunque uno con un pedigrí de actuación serio, sus dos protagonistas nacen para sus roles. Alana Haim, de la banda Haim de Los Ángeles, es Alana Kane, de 25 años, una asistente de fotógrafo desconcertada al descubrir que Gary Valentine, un estudiante de secundaria (de voz suave) diez años menor que ella, la invita a salir. Es un actor infantil con una exitosa comedia similar a Lucille Ball.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad