Coming 2 America
Photograph: Courtesy of Amazon Studios

Un príncipe en Nueva York 2

El regreso de Eddie Murphy al reino de Zamunda hace los mismos chistes tontos que la película original de los ochenta

Por Zach Long
Advertising

★★★☆☆

Durante una aparición reciente en The Late Show with Stephen Colbert, Arsenio Hall reveló que él y Eddie Murphy acordaron nunca hacer una secuela de su éxito de 1988, Un príncipe en Nueva York. Más de 30 años después, el entusiasmo por la comedia romántica y la repentina inspiración de Murphy para una continuación convencieron a la pareja de cambiar el tono. La película resultante es, como mínimo, consciente de a qué se enfrenta: una escena al final de Un príncipe en Nueva York 2 encuentra a dos personajes que se lamentan del exceso de películas de superhéroes, remakes y “secuelas de películas antiguas que nadie pidió” en Hollywood.

No es exacto decir que nadie estaba pidiendo una continuación, pero mucha gente esperaba otro giro respecto al protagonista, después de su regreso triunfal como estelar cómico en Mi nombre es Dolemite (2019) —dirigida por Craig Brewer, quien también dirige esta secuela. Volviendo al papel de Akeem Joffer, ahora el rey de Zamunda, Murphy aprovecha sin esfuerzo el encanto y el ritmo cómico que definió sus primeros éxitos de taquilla.

Pero Murphy no es el protagonista de la película esta vez, ahora es Jermaine Fowler como Lavelle, a quien sabemos que Akeem engendró sin saberlo durante su viaje original a Queens a través de un flashback inteligentemente editado con algo de envejecimiento digital. Invirtiendo la narrativa “pez fuera del agua” presentada en la cinta original, en Un príncipe en Nueva York 2 vemos a Lavelle viajar a Zamunda, donde conoce a sus hermanas y aprende a asumir su papel del único heredero varón de Akeem.

El viaje de Lavelle como príncipe se arrastra un poco a medida que se interponen obstáculos en la trama, pero nuevos personajes animan algunos de los tramos más laboriosos, incluidos Leslie Jones y Tracy Morgan, quienes esencialmente interpretan versiones exageradas de sus personajes familiares de la pantalla. Tan divertidos como son, el más gracioso de la película es Wesley Snipes, quien mastica alegremente el escenario como el General Izzi, un líder rival con ambiciones de conquistar Zamunda.

Reflejando el paso del tiempo, Un príncipe en Nueva York 2 lidia con una variedad de temas actuales, como eludir los roles de género tradicionales, el privilegio blanco y los efectos de la gentrificación. Pero muchos de los mensajes más importantes se sienten obligatorios, ya que Murphy está claramente más interesado en volver a visitar los tropos de la comedia original de los ochenta, poniéndose prótesis (junto con Hall) para retratar una variedad de personajes que regresan y hacer algunas bromas políticamente incorrectas, solo que esta vez, con un guiño de complicidad.

En muchos sentidos, Un príncipe en Nueva York 2  es similar a Bill & Ted Face the Musicotra secuela que llegó décadas después de sus entregas originales. Ambas películas reconocen (y celebran) lo que hizo especiales a sus antecesoras, presentan una nueva generación de personajes y encuentran algunas arrugas nuevas dentro de una estructura de trama familiar. Manteniéndose fiel al sentido del humor de Murphy adopta sus raíces de comedia ridícula de los ochenta, ofreciendo una película que es un poco más consciente de sí misma y, a menudo, bastante divertida.

Un príncipe en Nueva York 2 Dir. Craig Brewer. Estados Unidos, 2021. Con Eddie Murphy, Arsenio Hall, Shari Headley y Wesley Snipes. Prime Video. Estreno: Viernes 5 de marzo.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising