Euphoria, la serie de HBO
Foto: Cortesía HBO

Resumen de la segunda parte del episodio especial de Euphoria

Si al igual que nosotros te urge la segunda temporada de Euphoria, este capítulo calmará tu corazón (un rato)

Por Stivi de Tivi
Advertising

La primera temporada de la serie Euphoria terminó el 4 de agosto de 2019, convirtiéndose en el fenómeno del año. HBO aprobó su segunda temporada, que llegaría en verano 2020, y en ese momento éramos felices sin saberlo.

La pandemia por el COVID-19 retrasó la producción de la segunda entrega y hasta el momento no tiene fecha de lanzamiento, pero su creador, director, guionista y productor, Sam Levinson, tenía un as bajo la manga: producir dos especiales que sirvieran de puente entre la primera y segunda temporada, siguiendo los protocolos necesarios para realizarlos; pocos actores y producción.

Así, el 6 de diciembre de 2020 se estrenó “Trouble Don't Last Always. Part 1: Rue”, un capítulo navideño que tiene como protagonista a Rue (Zendaya) para contarnos justo lo que sucedió después del último momento en que la vimos en una especie de sueño depresivo, en el que cantaba la canción ganadora del Emmy, “All For Us” de Labrinth. Ahora es tiempo de analizar “Fuck Anyone Who´s Not a Sea Blob. Part 2: Jules”, que fue escrito por Sam Levinson y Hunter Schafer en el que la joven actriz debuta también como productora.

Empezamos con Jules (Hunter Schafer) tratando de explicar por qué se escapó y a donde le gustaría ir para que, desde su pupila, veamos un resumen de lo mejor de este personaje a lo largo de la primera temporada. En este flashback, curiosamente, sale Rue (Zendaya) mientras se escucha adecuadamente la canción “Liability” de Lorde. ¡Gran momento para empezar el episodio!

Regresamos con Jules y descubrimos que el personaje está en terapia hablando de como los hombres han marcado su feminidad a tal grado, que su transición ha sido basada en gran parte a construir su cuerpo y personalidad para que ellos la deseen. Esto la tiene muy avergonzada, ya que descubrió que los hombres la aburrieron bastante rápido por ser 100% básicos. “La feminidad la conquistó a ella y no al revés”, ¡wow, señora frase! Es fuerte, real y acertada.

Conocemos que está considerando dejar su tratamiento de hormonas, pero no la transición, solo quiere tomar el control de su proceso mientras habla de lo difícil que ha sido encajar con las mujeres quienes, a pesar de darle entrada a su mundo todo el tiempo, la están comparando con ellas y no la dejan de observar para encontrarle fallas.

La única persona que ama sus defectos y virtudes es: ¡Rue! (el tema que realmente nos interesa). Nadie la ve como ella lo hace. La primera mujer que la ha visto de verdad, desde lo más profundo de su ser bajo todas las capas. Le recuerda a su mamá en ese aspecto. Órale, Jules ha hablado muy poco de su madre y cuando la psicóloga (interpretada por Lauren Weedman) le empieza a preguntar más acerca de ella, solo vemos una imagen de Jules con su padre observando una foto de cuando era pequeña, y cómo ahora son dos personas totalmente diferentes. La protagonista cambia el tema porque le incomoda.

Continuamos hablando de lo que significa la feminidad para ella, hasta llegar al punto en que dice: ¡Quiero ser tan bella como el océano! Un momento visual hermoso.

Sigamos con Rue, a quien siente que ya la perdió porque ella se fue en el tren y la dejó en la estación sola. La ha estado buscando desde que regresó, pero Rue no le contesta (explicación de lo que sucedió después del final de temporada y que no nos contaron en el primer episodio especial). Jules presiente que la cagó con ella y no sabe qué hacer para remediarlo.

Otro momento importante que nos hace entender la psicología de Jules y su comportamiento, es el descubrir que su mamá también es adicta, situación que entendemos porque cada que da un paso en su relación con Rue, hace dos en retroceso. Vive con el miedo de que si un día le dice que no a Rue, ella se deprima y vuelva a caer en las drogas. Está cansada de que la sobriedad de su amiga-novia dependa de ella. Eso le dice Ali (Coleman Domingo) a Rue en el primer especial: No puedes tener una relación con alguien mientras sigas siendo adicta ya que cada problema te hará recaer.

Jules recuerda que su madre fue a visitarla para presumir que tenía nueve meses de sobriedad, pero la rechazó. Le encantaría poderle platicar está situación a Rue, pero tiene miedo a que ella crea le está haciendo el mismo daño. “¿Y no lo hace?”. Le pregunta la psicóloga, haciéndole entender que ella está enojada por el desbalance que Rue siempre ocasiona entre ellas. La única vez que Jules ha sentido conexión, entrega real y el mejor sexo de su vida fue con ShyGuy18.

La cámara se mueve de adentro para afuera con el estilo visual de filtro de Instagram —tan característico de la serie— para ver un apasionado encuentro sexual entre ella y ShyGuy18. Esto se vuelve doloroso, ya que esta persona fue una mentira creada por Nate Jacobs (Jacob Elordi) y al final solo fue una intensa masturbación que la protagonista se hizo durante semanas.

Para Jules, los pasados seis meses (o sea todo lo que vimos en la primera temporada) fueron complicados: llegar a una ciudad distinta, ser aceptada por quien es, el engaño y chantajes de Nate (el gran villano del show), y la extraña relación que tuvo con el padre de él, por lo que para ella, la idea de irse y escaparse era necesaria o se moriría.

Jules por primera vez se sincera sobre sus sentimientos hacia Rue, a quien dejó de ver como amiga y empezó a quererla como algo más. Relata que una vez estuvo a punto de besarla y algo las detuvo, hasta que un día Rue se atrevió a darle un beso (tercer episodio de la primera temporada) y no le respondió. Ahora entendemos la razón: ella se quedó helada, era algo que deseaba aunque no supo cómo reaccionar.

Ese momento nos lleva a una pesadilla recurrente; Jules vive con Rue, y llega un día a la casa solo para descubrir que ella está encerrada en el baño y no le contesta, despertando el miedo de que murió de sobredosis. Wow, hasta en los sueños tiene el peor escenario posible.

¿Recuerdan el episodio de Halloween (el sexto), el que vemos a Jules algo ansiosa y con ganas de perderse en sustancias? Hoy descubrimos que fue porque antes de salir de su casa, su papá discutió sobre una terrible situación que le había pasado a su madre y ella no quiso saber nada, solo irse de fiesta.

Aquí descubrimos que es el final de la terapia y que de hecho era su primera sesión. Ella no quería ir, pero la obligaron. Jules se disculpa por todo lo que contó y la psicóloga le dice que ella es la única persona a la que nunca le tiene que pedir perdón.

Jules en su casa está agotada por todo lo que por fin pudo sacar, cuando de sorpresa, ¡Rue entra a su cuarto! Le dice que iba en su bicicleta y pasó para desear feliz Navidad y que ha visto sus llamadas perdidas. Jules le cuenta que su papá la tiene castigada por irse de la ciudad, le dice que la extraña y le ofrece una disculpa por dejarla en la estación. Rue se pone a llorar y culpa a las fiestas que la ponen muy emocional, por lo que se va. No hubo contacto físico, Susana Distancia entre ellas dos. El reencuentro que tanto habíamos esperado termina siendo un momento desgarrador. El episodio termina con Jules llorando mientras la cámara se aleja de su cuarto.

El episodio pasado habla sobre la paternidad y la ausencia, mientras que en este descubrimos que todo gira en torno a la maternidad y las conductas autodestructivas. Vaya manera de celebrar las festividades navideñas con estos dos capítulos. Definitivamente esta entrega tiene más ritmo y contiene momentos visuales para deleitar la pupila.

El primero era estático, pero punzante; mientras este no deja de moverse, aunque el dolor esté presente. Todas las dudas que habíamos tenido por fin tienen una especie de respuesta. Hunter Schafer en tan solo una temporada creció para ofrecer la mejor actuación de su carrera. Ella es una joven promesa que se está atreviendo a salir de la actuación para explorar más posibilidades. Se nota que dejó su alma aquí y que es muy personal. La manera en que hablan de la feminidad es para hacernos pensar por días enteros.

No puedo decir que este episodio es mejor que otro ya que los dos funcionan bien por sí solos. Claro, uno tiene más ritmo y otro es más teatral, pero si los consideramos un pieza completa, estamos frente a uno de los mejores especiales que la televisión ha ofrecido en mucho tiempo. Al terminar la primera temporada tenía curiosidad de ver a dónde llevaban la siguiente entrega, pero después de ver los especiales ahora necesito más que nunca la segunda temporada de Euphoria.

Recomendado: Billie Eilish y Rosalía presentan “La vas a olvidar” para la serie Euphoria.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising