Salma Hayek protagoniza Duro de Cuidar 2
Foto: Cortesía David Appleby/ Corazón Films / Lionsgate

Salma Hayek regresa como Sonia en Duro de Cuidar 2

La actriz mexicana se une a Ryan Reynolds, Samuel L. Jackson y Antonio Banderas en la segunda entrega de esta comedia de acción

https://media.timeout.com/images/105809548/image.jpg
Escrito por
Gil Camargo
Publicidad

En 2017, Ryan Reynolds, Samuel L. Jackson y Fary Oldman presentaron Duro de cuidar (The Hitman’s Bodyguard) película de acción y comedia en la que un guardaespaldas tiene que cuidar a un matón a sueldo. En esta entrega participó Salma Hayek como Sonia, la novia de un delincuente que se encuentra en una cárcel de Ámsterdam. El personaje es tan divertido que se convirtió en el favorito de los fans.

A cuatro años de su estreno, llega la segunda parte, Duro de cuidar 2 (The Hitman's Wife's Bodyguard) pero ahora Salma Hayek se integra al equipo de Ryan y Samuel, motivo por el cual buscamos a la actriz mexicana para que nos contará más sobre este divertido personaje.

Con la trayectoria que tienes, ¿qué debe tener un papel para aceptarlo?
La verdad es por conveniencia de la situación porque como tengo mi familia, no trabajo si me separan de ellos más de dos semanas. Muchas veces tomo papeles pequeños en películas interesantes o con directores interesantes y me las arreglo para sacarles jugo porque vivo en Europa, y casi todo se filma acá. Por ejemplo, Duro de cuidar 2 fue grabada en Italia. Le dije, por más que me encantaría hacerla, si no la graban cerca no puedo hacerla. Lo segundo a considerar es que sea un personaje divertido, interesante. No me pongo muchas reglas, me llama la atención o no me llama la atención.

¿Qué te llamó la atención de Sonia?¿Qué fue lo que más disfrutaste de ella?
A Sonia la amo con pasión jarocha. Para mí es lo máximo. Me invitaron a crear el personaje que era totalmente diferente y lo cambiamos todo en la primera película. Me enamoré y quedé muy triste cuando acabamos de filmar porque era un papel muy pequeño. Me convenció Ryan y un ejecutivo que estaba a cargo en ese momento que es amigo mío. Me dijo: Te dejo hacer lo que quieras y como también soy fan de Samuel L. Jackson dije que sí. Lo filmamos en Londres en dos días, muy fácil. La sorpresa fue que a la película le fue bien y que al público le gustó mi personaje (que solo aparece en tres escenas), que fue su favorito, entonces ahora me invitó el director Patrick Hughes, y me pidió estar al frente con Ryan y Sam, entonces me dijo que le diera ideas para la historia y el personaje. Es muy difícil decirte qué es lo que más me gusta de Sonia porque me gusta todo; me gusta su locura y que es consistente. Ella tiene una manera de pensar muy rara paro la creé de una manera en la que a mí me hace sentido. Súper egocentrista, todo gira alrededor de ella. Por cualquier problema hace un drama si los demás no se preocupan igual.

Dices muchas groserías en español. ¿Estaba en el guion o fue improvisación?
Todo fue improvisado en el momento. Cuando estoy súper enojada, cualquier cosa que se me ocurría en la cabeza, el primer insulto que se me venía. Yo reía por dentro por esta complicidad con todo el público latinoamericano, porque en ese momento, en el set no había ninguna persona que entendía lo que estaba diciendo, entonces secretamente me río con el público. El staff ni enterados de lo que decía. Me preguntaban y les decía: luego lo traducen, ¿Pero es algo malo? Me preguntaban.

Foto: Cortesía David Appleby/ Corazón Films / Lionsgate

A diferencia de la primera entrega, ahora te integras al equipo de Ryan y Samuel. ¿Cómo fue la dinámica?
En la película pasada no tuve ninguna escena con Ryan y él me convenció de hacer esta. Soy muy amiga de su esposa Blake Lively, entonces lo conozco muy bien desde hace mucho, pero nunca había trabajado con él y fue muy extraño, es otra persona; es tan profesional, perfeccionista. La disciplina de los dos me impresionó mucho, son maravillosos actores. Conocí mejor a Ryan de una manera distinta. Fue delicioso trabajar con ellos, sobre todo que nos tocó improvisar tanto.

Cuéntanos una anécdota chistosa de las grabaciones.
Ryan y yo teníamos que hacer una escena juntos, pero él tenía una versión del guion distinta a la mía. Ese día se nos hizo muy tarde y cuando nos pidieron hacer la toma vimos que cada quién tenía una versión distinta. Le dije que lo olvidaramos e improvisamos completamente. Hicimos la escena en la que le digo que quiero tener al bebé y nos fue tan bien que decidimos hacer lo mismo con las siguientes. La escena que faltaba era la del columpio ¡Cómo nos divertimos! Y no te podías reír, aunque en un par de ocasiones nos ganó la risa porque él es muy gracioso.

Sonia tiene muchas escenas de acción. ¿Cómo fue tu experiencia al filmarlas?
Hice algunas. En una nos caímos de la moto Ryan y yo; medio complicada, porque nos caímos de verdad. También salté de un un yate que estaba altísimo. Obviamente no salté del acantilado y no me fui colgada de una van. También usamos a los dobles cuando nos tiran dardos tranquilizantes y quedamos en una posición incómoda. 

¿Recuerdas tu primera visita al cine?
Recuerdo mucho a Viruta y Capulina, pero quizás fueron las películas de Disney. Me traumó mucho Bambi ¡Qué horror eso! Quedé traumada por años. Seguro fui al cine Ideal o El puerto, que eran los dos cines de Coatzacoalcos. Recuerdo el olor a palomitas, que eran totalmente diferentes a las de ahora porque se sentían más caseras, olían menos a mantequilla; me acuerdo del olor, del sabor y de las bolsas cafés que usaban. Recuerdo que no había aire acondicionado y hacía mucho calor. Fui con mi padre o mi abuela, que fueron los que más me llevaron al cine. La muerte de la mamá de Bambi, no se me olvida nunca.

Recomendado: ¿Qué ver este fin de semana en los cines?

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad