Entrevista con Isaac Hernández ¡Regresa Despertares!

El joven prodigio del ballet nos cuenta sobre Despertares, su trayectoria y el panorama de la danza en México y el mundo
Isaac Hernandez dirige y produce el show Despertares México
Foto: Cortesía Auditorio Nacional
Por Alberto Cervantes |
Advertising

Originario de Guadalajara y con tan sólo 28 años de edad, Isaac Hernández es el primer mexicano que danzó como bailarín principal en el teatro Mariinsky de San Petesburgo, también fue pionero en pisar el escenario de la Ópera de París. Ha ganado tres Grand Prix y es considerado una de las 1000 personas más influyentes en Londres, donde actualmente se desarrolla como primer bailarín en el English National Ballet. Por si fuera poco, el pasado 5 de junio ha sido condecorado con el premio Benois de la Danse —algo así como el Oscar de la danza— nada menos que en el Teatro Bolshoi de Moscú, premio con el que se ha considerado como el mejor bailarín del mundo.

Isaac cuenta con una de las carreras más sólidas que ha exportado nuestro país en su historia. Esto lo ha llevado a retarse y experimentar en el ámbito de la dirección y la producción de eventos culturales. El resultado es Despertares, un programa mixto que llega por cuarta ocasión a México el 25 y 26 de agosto en el Auditorio Nacional, con los estrenos y propuestas más relevantes de companías internacionales como el New York City, la Ópera de París y el English National Ballet. 

¿Cómo pasas de bailar en el patio de tu casa en Guadalajara a primer bailarín del English National Ballet sin perder el piso?
He visto lo que se requiere para bailar en el patio de la casa y en la Ópera de Paris y constantemente me siento incapaz de tomar crédito sobre lo que he hecho en mi carrera. Sé que he decicado más de 20 años de la vida a la danza, pero también he contado con el apoyo incondicional de mi familia y de otras personas que me han guiado a tomar las decisiones adecuadas. Pero siempre soy consiente de que todo lo que hoy tengo en mi carrera mañana puede dejar de serlo y esto me mantiene muy centrado en lo que soy y en lo que hago ahora.

¿Cómo surgió la idea de Despertares?
Despertares nació del deseo por querer regresar a bailar a México. ¿Cómo era posible que me invitaran a bailar en todas partes del mundo pero no tenía oportunidad de hacerlo en mi país?

Me acerque a la Secretaría de Cultura (entonces CONACULTA) para proponerles la idea de traer a México una función conmigo, con mi hermano Esteban —bailarín del San Francisco Ballet— y traer con nosotros a grandes bailarines que normalmente no vienen a México. Era ambicioso de mi parte querer producir un evento como este, pero creyeron en mí: un joven de 20 años que quiere producir uno de los espectáculos más grandes de ballet del mundo.

Hicimos la primera prueba en el Palacio de Bellas Artes, se llamó Un momento para soñar, vino la respuesta del público y decidí producir algo diferente; reunir a las mejores compañías del mundo para que la gente apreciara lo que se acaba de estrenar en la Ópera de París, en The Royal Ballet o en Vienna. 


Foto: Cortesía Auditorio Nacional

Pienso en Two pieces for HET del maestro Hans van Manen, si pudieras sumar una obra de la historia de la danza en México a Despertares, ¿cuál sería?
La danza del venado (risas). Mi papá me la contaba cuando era niño, es una pieza extraordinaria en la que el bailarín se convierte en un animal salvaje. Me gustaría hacerla un poco más relevante a nuestro lenguaje dancístico de hoy en día y también a nuestra habilidad técnica actual y creo que puede ser algo muy especial.

¿Cuáles dirías que son las cualidades, no tan evidentes, que compartes con tu hermano Esteban Hernández?
A los dos nos encanta la música y tenemos algo muy especial para sentir y disfrutar las bellas artes. Tenemos una esencia sincera y somos muy determinados, tenemos una visión bastante clara sobre lo que queremos lograr.

¿Qué opinas de la escena dancística de nuestro país en comparación con Londres y el mundo?
Londres es la cuna de la innovación en el arte, teatro, cultura y danza, tienen programas muy interesantes y creativos como el del National Theatre, que tiene un taller en el cual le dan oportunidad a jóvenes directores de escribir y probar. En Londres las industrias creativas son una de las fuentes de ingreso más importantes de su economía; siento que es parte de mi responsabilidad ayudar a que eso suceda en México en los próximos años.

¿Hay algo que México te haya brindado profesionalmente y aún no hayas encontrado en el extranjero?
En México me han dado la confianza y han creído en mi visión artística como productor con Despertares. Me ha ayudado a que se abran otras puertas, por ejemplo el año que viene estoy tratando de llevar el espectáculo a Argentina, Chile, Uruguay y Estados Unidos.


Foto: Cortesía Auditorio Nacional

¿Cuál crees que es el camino que está tomando la danza en el mundo, o cuál debería tomar?
La danza tiene ciclos, el último que se vivió fue con Nuréyev; en la época que dirigió la Ópera de París logró hacer algo increíble con la danza. Hoy en día gracias a las comunicaciones y al social media se está viviendo otra época dorada donde puedes ver cada día a más bailarines involucrados con marcas: representándoles, escribiendo libros sobre sus vidas, haciendo películas, siendo líderes de opinión como Misty Copeland en Estados Unidos que entrevistaba al presidente Obama.

"Que yo empecé a bailar en el patio de mi casa, me gustaría que recordaran eso" 

Viene un gran momento para la danza, depende de los bailarines tomar esa responsabilidad con prudencia y con conciencia del impacto que se puede lograr en la vida de las personas y eso es lo que me ha llevado a seguir involucrándome en otras áreas de la cultura para lograr el mayor alcance posible en la sociedad.

¿Qué les dirías a los jóvenes que quieren destacar como bailarines pero no consiguen el apoyo suficiente?
Que yo empecé a bailar en el patio de mi casa, me gustaría que recordaran eso siempre. Es muy fácil esperar a que nos lleguen las oportunidades, pero es mejor salir a buscarlas y entender que todo lo que se ha hecho en esta vida ha sido creado por alguien más: ¿por qué no crearlo tú mismo y diseñar tu propia realidad?

¿Qué sientes cuando bailas, en una palabra?
Libertad.


Foto: Cortesía Auditorio Nacional

Advertising