Irene Valdivia entrevista
Foto: Cortesía Irene Valdivia

Entrevista a Irene Valdivia

Las trabajadoras sexuales sufren abusos, inseguridad y discriminación. Por eso platicamos con Irene Valdivia sobre su trabajo, en qué hemos avanzado en esa materia como país y qué falta.

Ángel Arroyo
Escrito por
Ángel Arroyo
Publicidad

Las trabajadoras sexuales en México se enfrentan a situaciones laboral precarias, abuso policial y prejuicios de instituciones de salud, entre otras cosas. Lo cierto es que, es una labor del Estado salvaguardar los derechos de todas, todos y todes; y no solo no lo ha hecho, sino que tiene una deuda histórica para con las trabajadoras sexuales por la violencia ejercida hacia estas poblaciones. Por eso platicamos con Irene Valdivia, trabajadora sexual trans, sobre su oficio y los problemas que puede enfrentar, en qué se ha avanzado y lo que el Estado aún les debe.

¿Qué tan complicado es ser trabajadora sexual en México?

En el ejercicio de la profesión no es tan complicado. Realmente creo que esto nunca ha sido un tabú. Yo lo vivo muy libremente. Entonces en la práctica, no. Y en cuanto al ambiente laboral, mis compañeras siempre han sido super bonitas, creo que es lo que más disfruto, esa parte es muy linda.

La parte compleja es el estigma que viene de la institución. Por ejemplo, ir a un hospital o a una clínica por un dolor de estómago o de muelas o lo que sea, y que enseguida cuanto saben de qué trabajo se lleva a temas de VIH, se queda en temas de revictimizar o de culpar al trabajo aunque nada que ver.

¿Crees que podría haber implicaciones adversas de reconocerse el trabajo sexual formalmente?

No, creo que lo que genera adversidad es que no sea reconocido. El hecho de que a niveles municipales haya códigos que lo prohíban, ya sea de forma explicita o por medio de ambigüedades, es el verdadero problema. Eso te orilla a generar dinámicas por debajo de la mesa, es más complicado organizarte, y es más complicado generar dinámicas de cuidado o incluso decir que no. No hay alternativas más seguras al trabajo y eso, obviamente, te coloca en lugares de riesgo. 

¿Hemos avanzado en materia de salud y bienestar para estas poblaciones en la ciudad?

Creo que hay avance porque ahora sí nos reciben. Y ya usan otros términos como “trabajadora sexual” y no sexoservidora, prostituta, o demás. Y ya no es un trato desde la persecución, por lo menos. Las compañeras tienen ya tienen conocimiento de que derechos poseen, o al menos hay nociones de a quién acercarse. La sociedad civil está reforzando estos vínculos que puede haber entre sociedad civil e institución. Porque no es que el gobierno se esté viendo muy buena onda, sino que es gracias a la presión de compañías organizadas. Entonces sí hay un avance, pero todavía puede mejorar.

¿Qué piensas que debería de hacer el Estado para garantizar la seguridad de trabajadoras sexuales?

Por una parte el tema de la reparación histórica. Hoy aún hay compañeras trabajadoras sexuales -actualmente mujeres trans- que vivieron abuso policial, y que el Estado no ha reconocido, cuando fue él el que lo provocó, el que oprimió, el que cometió varios actos de violencia brutales. Y aún pasa en otros municipios como Zamora, Lázaro Cárdenas, Zitácuaro y Uruapan, solo aquí en Michoacán. El Estado debería reconocer que la policía ha servido como un ente de opresión y de violencia. Hay compañeras que aún hoy tienen secuelas de neumonía por pasar tres días mojadas y que fueron arrestadas por trabajar. A veces [los policías] les pedían un servicio a cambio de no ser arrestadas, y eso es agresión, eso coerción. [Las victimas] pueden llegar a presentar fracturas y a eso súmale que es trans y acceder a un tratamiento médico no es fácil. Y por supuesto, no tienes derecho a una jubilación ni accesibilidad a vivienda. Por otro lado, deberían de organizar campañas de mucha más accesibilidad, sobre temas de salud y de derechos. Que la sociedad civil no seamos los que tenemos que informarnos entre nosotros. Responder a temas como qué onda con el condón, o el condón femenino, etc. Hay que estar escarbando la información para acceder a ella. Entonces creo que sería eso.

Recomendación. Conoce LLECA: Un hogar para la diversidad

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad