La Prietty Guoman

Gay y lésbico
Recomendado
5 de 5 estrellas
La Prietty Guoman
Foto: Víctor Zuñiga/Cortesía de la producción

Time Out dice

5 de 5 estrellas

¡Aviso amistoso! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, checa que los eventos siguen en pie.

A tres años de haberse estrenado y luego de varias temporadas, la obra La Prietty Guoman se ha ganado ya un lugar en nuestra escena teatral como un show hilarante y al mismo tiempo desgarrador que viaja entre el cabaret y el teatro de denuncia. Es escrita, actuada y dirigida por César Enríquez —hoy una de las principales figuras del cabaret en México—, quien con esta obra ya recibió una ovación en la Muestra Nacional de Teatro (2018) y se ha presentado en varias partes del mundo como en Europa y Estados Unidos.

Un viejo automóvil y un espejo, como lienzo de un sencillo video mapping, conforman la escenografía (Amapola Monzalvo). Esta crea una atmósfera divertida y arrabal; ideal para presentarnos a “la Prietty”, una mujer transexual bien prietita, con un montón de chispa y fuertemente atraída por la cinta protagonizada por Julia Roberts y Richard Gere, Pretty Woman.

La magia sucede cuando entre anécdotas y parodias de canciones de Madonna, Celia Cruz y otras tantas divas, “la Prietty” se desnuda ante nosotros, capa por capa. Nos traslada a lugares físicos como un cabaret llamado Doroty o el puerto de Veracruz, así como a sitios en lo más profundo de su ser, es ahí donde conocemos a uno de sus amores, “la mudita” —interpretado por Álvaro Herrera, quien se encarga de la música al piano—.

La riqueza de este espectáculo producido por Mariano Ducombs y el mismo autor recae en la manera auténtica de abordar un tema tan necesario como la discriminación y el alto índice de transfeminicidios en nuestro país. César Enríquez juega con los estereotipos LGBTTTI y los transforma en un inteligente mensaje que nos invita a celebrar las diferencias más allá de tolerarlas. El texto es tan sólido como el registro actoral de Enríquez, quien te lleva de las risas desbordadas al llanto incontenible. 

“La Prietty” nos entrega un soundtrack meloso pero punzante de la vida de una mujer transexual, que pude ser el de cualquier persona que reclama a gritos su derecho de existir como se quiere: bisexual, heterosexual, transgénero o lo que sea. 

Recomendado: Amor Oscuro, una hsitoria de amor lésbico en la Inquisición

Por Alberto Cervantes

Publicado

Detalles

También te puede gustar
    Noticias más recientes