Radríguez, el ilustrador homoerótico de los cuerpos grandes

Carlos Rodríguez lo mismo pinta suspensorios que cuadros dignos de cualquier galería con arte gay
Carlos Rodríguez, radríguez
Foto: Cortesía del artista
Por Alberto Cervantes |
Advertising

Las ilustraciones de Carlos Rodríguez, “Radríguez”, muestran a hombres desnudos en situaciones divertidas; una especie de diario visual que cualquiera anhelaría: orgías, tríos, felaciones, posturas sexuales y escenas cotidianas un tanto intimistas, pero sus imágenes son sobre todo un gran arcoíris de corporalidades que salen de la heteronorma.

Aunque es la comunidad bear una de sus grandes seguidores, Carlos no ilustra osos; plasma desnudos de cuerpos robustos y viriles que disfrutan de su sexualidad sin retraimientos y que empoderan a los homosexuales. Radríguez hace de los cuerpos desbordados algo probable, aspiracional y estético.

¿Por qué es importante pintar cuerpos que salen de los estereotipos de belleza –chavos súper mamados?
Mi trabajo busca darle visibilidad al cuerpo masculino en general. Hay demasiados estigmas en torno a ver un pene en dibujo, pues estamos acostumbrados a ver pinturas de mujeres desnudas pero todo lo que tiene que ver con la genitalidad masculina está muy vetado y ni si quiera es visto como algo artístico.

Foto: Raúl Fernández

Tus personajes son en gran parte lúdicos, ¿qué historias hay detrás de ellos? 
Está presente una parte lúdica de jugar con nuestros cuerpos y no tener miedo a sentir otro cuerpo. Muchos de los personajes están en tríos, en masturbación o en una escena romántica, pues trabajo con todo el espectro de emociones que un adulto gay puede tener.

"Se trata de mofarse de la obsesión occidental que hay con el tamaño del pene"

Foto: Cortesía del artista

Hay una obsesión con el pene en tus ilustraciones…
Sí hay una obsesión, pero es más un juego. Se trata de mofarse de la obsesión occidental que hay con el tamaño del pene, al grado de convertir a las personas en genitales. Las narices de mis personajes son un pene, pero es como una broma.

Más que apreciación, tus ilustraciones logran una reafirmación de identidad en tus fans, ¿cómo te sientes con esto?
Es muy interesante cómo los chicos se apropian de las imágenes y sienten que son ellos mismos. Es como si les diera permiso de ser sexies o sentirse empoderados al ponerse un calzón para coger o para una cita importante, porque sus amigos les dicen que se parecen al personaje de la imagen.

¿Qué posibilidades te da la ilustración que no te de otro soporte?
Es muy interesante la pregunta. Hay gente que cree que la ilustración es un arte menor, pero la ilustración es un medio muy flexible que te permite tratar temas serios de forma muy divertida, no lo puedes llevar tan formal como una pintura pero tampoco queda en un punto que se vuelve un cómic. Puedes jugar mucho con lo que cuentas.Foto: Cortesía del artista

¿Te han censurado en redes sociales?
Sí, en dos años me han cerrado cinco veces mi cuenta por ser demasiado explícito. Cuando muestras un pene es como de “¡ah! un pene, quítalo, bórralo, quémalo” y ahí es donde hay cabida para darle visibilidad a un lugar sin miedo al cuerpo del hombre.

¿Cómo trasladas tu arte a suspensorios u otras mercancías?

Tiene que ver con cómo empezó mi proyecto, pintando calzoncillos cuando no había mucha gente que lo estuviera haciendo. Ha sido un proceso natural de llevar mi arte del calzoncillo a la playera, a la cortina, al print. Ha sido la gente la que me ha guiado en qué aprovechar para darle difusión a mi trabajo.

Foto: Raúl Fernández

¿Qué es el arcoíris para ti?
Representa ese pacto que hacemos con nosotros mismos para mostrar quienes somos; toda esa gama de colores que podemos tener.

Cuéntanos sobre Chupanda y dibujanda
Chupanda y dibujanda es un taller lúdico, más que una clase académica. Me han preguntado si voy a enseñar sobre sombras, luz o dimensiones del cuerpo, pero en realidad es una sesión muy divertida que tiene que ver con el trabajo y la observación del cuerpo del hombre, mientras te echas unas chelas y mezcales.

Foto: Cortesía del artista

Pintor favorito
Me gusta Rubens, Miguel Ángel y particularmente Picasso, porque él experimentó muchas etapas de su propio arte, se reinventó constantemente.

Fotógrafo favorito
Mi marido (risas). Gustavo García Villa (@lamasdolorosa) al igual que yo trabaja demasiado con el cuerpo del hombre y busca su propia estética.

Personaje LGBT+ que admiras
Me gusta mucho Keith Haring (EUA, 1958-1990). Su arte además de luchar por una causa, encontró la forma de que todo mundo lo entendiera.

Foto: Cortesía del artista

Carlos Rodrígez, "Radriguez" IG: @radrigue5

Recomendado: Ilustradores LGBTTTI en la CDMX.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com