Rogelio Suárez, de la comedia al drama de El beso de la mujer araña

El joven actor protagonizará un drama musical al lado de Chantal Andere

Rogelio Suárez protagoniza El beso de la mujer araña
Foto: Cortesía Manojo de Prensa
Por Enrique Saavedra |
Advertising

Tras doce dedicado a la comedia, Rogelio Suárez deja atrás los personajes interpretados en obras La jaula de las locas y Grinder, el show para incorporar a Molina, homosexual encarcelado que se enamora de su compañero de prisión mientras fantasea con una diva de cine y con un personaje: "La mujer araña". El talento de este actor ahora estará al servicio del drama y una variedad de géneros musicales, gracias a la rica partitura de Kander y Ebb.

Por corta temporda, Rogelio regresa con su papel de Molina en la segunda temporada de esta puesta en escena.

¿Cómo ha sido para ti, en ésta obra, ensamblar canto y actuación?
Miguel Septién es un gran director. Nunca me había tocado trabajar con alguien que me dijera “vamos a hacer las cosas a partir de ti, ¿tú qué opinas de esta escena?” Y esas son cosas muy importantes, sobre todo en un drama como éste.

¿Qué te implica abordar un personaje que no es cómico como los anteriores?
No está dentro de mi zona de confort, pero creo que también se me da el drama. Ha sido bueno explorar cosas muy distintas porque al inclinarse hacia lo dramático salen tantas cosas y fantasmas que uno no cree tener, pero sí, porque todos hemos vivido y pasado por situaciones tremendas y terribles. Yo no he estado en una cárcel, pero con todo te puedes identificar. Mi personaje se evade viendo a su artista favorita y eso puede pasarle a la gente en cualquier ámbito, ya sea que esté encerrado en una oficina o dentro de una relación destructiva.

Tanto La jaula de las locas como El beso de la mujer araña tocan el tema LGBT.
Esta obra no se basa en la tolerancia o en algo más entrañable como en La jaula de las locas. El tema LGBT se trata con el mayor respeto posible y muestra que, aunque está basada en la época de los setenta, sigue habiendo gente maltratada, no solamente los homosexuales, sino todos aquellos que no tenemos la misma ideología que los demás somos maltratados. Eso es un tema fundamental de la obra: la libertad de expresión; poder pensar y decir lo que tú sientes, lo que tú quieres.

¿Qué tal ha sido el proceso vocal para preparar a Molina?
Ha sido muy demandante, sobre todo porque estoy en toda la obra. Sólo estoy fuera de escena unos 20 segundos y durante el intermedio. La obra vocalmente es muy exigente, pero está tan bien escrita que no te enteras ni de las notas que estás dando. Los maestros Soto y Acosta han hecho un gran trabajo montando las voces y el maestro Septién con las emociones. Es un drama, sí, pero la gente sale feliz.

¿Cuál ha sido la experiencia de trabajar al lado de Chantal Andere?
He admirado toda mi vida a Chantal Andere. Poder trabajar con ella es increíble. A veces platico con mi mamá y le digo “¡sí mamá, es Chantal, ¿te acuerdas que la veíamos en la TV?”. Estoy feliz de estar con ella y de que sea mi musa en la obra.  

Detalles de la obra

Advertising