Te llevo conmigo
Foto: Cortesía de la producción

Te llevo conmigo, una película gay sobre sueños y migración

Armando Espitia, Christian Vázquez, Michelle Rodríguez y Heidi Ewing nos platican cómo fue filmar una historia tan arraigada en la realidad

Stivi de Tivi
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

El primer largo de ficción de la documentalista Heidi Ewing no está tan separado del género al que tanto se ha dedicado ella. Te llevo conmigo se basa en la historia real de Iván (Armando Espitia), quien cumple el sueño americano, pero se siente frustrado por tener más de 20 años sin poder regresar a México.

En una mezcla de ficción y documental, el filme muestra a Iván en su anhelo de convertirse en un importante chef, mientras hace todo lo posible para apoyar económicamente a su hijo. Una noche conoce a Gerardo (Christian Vázquez), quien es abiertamente homosexual, y entre ambos surge una química innegable. Las pocas oportunidades laborales motivan a Iván a cruzar la frontera, teniendo que dejar a las dos personas que más ama en la vida: a su hijo y a su novio, con la promesa de pronto regresar. Los actores Armando Espitia, Christian Vázquez y Michelle Rodríguez, y la directora Heidi Ewing platicaron con nosotros al respecto.

¿Cómo fue darle vida a personajes basados en personas reales, los conocieron?
Armando Espitia: A Iván lo conocí hasta la mitad del rodaje, entonces mi trabajo fue a partir del guion. Al inicio, nos tomaron fotos y me parecía mucho al Iván joven; cuando por fin lo conocí en persona, descubrí que había fallado en replicar la forma en la que él habla y hasta en sus tics, pero Heidi me dijo, “relájate no estamos interpretando al Iván de ahora sino al recuerdo de su juventud”. Entonces me enfoqué en las sensaciones o emociones, y no en imitarlo.

Christian Vázquez: A mí me prohibieron contactar a Gerardo. Él hasta me agrego en Instagram. Heidi me dijo, “no, no lo aceptes, bloquéalo”. Cuando al final lo conocí, noté que la directora tenía bastante claro todo, porque descubrí cosas mías en Gerardo sin saberlo.

Heidi Ewing: Tengo que agregar que mis amigos Iván y Gerardo tienen más de 20 años juntos, por lo que su dinámica es única, y Gerardo es muy peleonero con Iván, esa es su manera de ser, darle mucha lata, y Christian empezó a hacerle eso a Armando fuera del rodaje; le dije, “por favor hazlo igual en la película”, sin contarle más detalles. Cuando los reales Iván y Gerardo lo vieron casi lloran, por ver su relación plasmada en la pantalla.

Michelle, hay una escena en el desierto en el que dan ganas de ir corriendo por ti y cargarte, ¿cómo fue filmarla?
Michelle Rodríguez: Hacia muchísimo frio, teníamos que chillar y correr. Todos tuvimos una conexión entre los personajes, sobre todo con el trabajo de Armando, a quien yo admiro, respeto y quiero mucho. Aunque el problema migratorio no es ajeno a nadie porque todos tenemos a alguien que se fue y no está, pero al hacer las escenas del desierto con miedo y llorar, yo decía: ¡No puedo creer que esto suceda cada día! Tanta gente, niños, papás que lo están pasando. Poderle dar voz a algo que sucede a diario, es un regalo y me siento muy feliz.

Iván y Gerardo dejan todo por perseguir sus sueños, ¿ustedes que han dejado para conseguir los suyos?
Heidi Ewing: Tener una vida normal para hacer cine. Hay mucho sacrificio en esta carrera, pero no me arrepiento.

Christian Vázquez
: A los 18 años dejé Guadalajara para irme a CDMX a buscar oportunidades en un medio donde no conocía a nadie. Dejar a la familia, amigos y empezar algo desde cero. Es fuerte. Estar en esta película es un gran regalo para mí y reafirma mi idea de que la vida te tiene siempre una gran sorpresa si trabajas y te entregas.

Michelle Rodríguez: Se me hizo un nudo en la garganta. Como dice Heidi, renunciamos a una vida normal por seguir nuestros sueños. Lo que nos llevamos con nosotros son los amigos del camino, los que se van sumando, los que te entregan algo y te hacen estar vivo. Cuando encuentras un personaje que te motiva, un ambiente que te cobija y una historia que te saca lo mejor de ti, vale la pena todo lo que dejamos.

Armando Espitia: Yo crecí en Iztapalapa y parece que este tipo de entornos determinan la vida que vas a tener. La mitad de los hombres se van o a Estados Unidos o tienen trabajos no tan legales. Entonces, para mí, fue salir de ahí y entender desde niño que mis sueños no estaban en este lugar.

Te llevo conmigo. Dir. Heidi Ewing. Estreno: Jueves 8 de julio.

Recomendado: Tinta Bruta: La juventud queer hoy puede expresarse libremente en internet.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad