1. Foto: Victor Santacruz
    Foto: Victor Santacruz
  2. Foto: Victor Santacruz
    Foto: Victor Santacruz
  3. Foto: Victor Santacruz
    Foto: Victor Santacruz
  • Museos y centros culturales
  • Miguel Hidalgo
  • Crítica de Time Out

Reseña

Museo Tamayo Arte Contemporáneo

5 de 5 estrellas

Actualización de la reseña: 13-04-2015

Publicidad

Time Out dice

El Museo Tamayo Arte Contemporáneo es uno de los preferidos de los amantes del arte, gracias a que siempre aloja exposiciones de vanguardia y por resguardar la impresionante colección de Rufino Tamayo, donada por el artista para la creación del museo y que abarca obra internacional de los años sesenta y setenta.

El recinto, que abrió sus puestas en mayo de 1981, actualmente goza de una popularidad notable, después de que a finales de 2014 alojara la exposición Obsesión Infinita de Yayoi Kusama. Gracias a este acontecimiento, se consolidó como un punto de referencia en el arte contemporáneo.

En enero de 2015 asumió la dirección del museo Juan Gaitán, joven colombiano con una amplia carrera como curador, relevando a Carmen Cuenca Carrara, directora que fungió su cargo en la etapa de la remodelación.

En agosto de 2012 finalizó un arduo trabajo de renovación que duró un año y cuyo resultado fue el crecimiento del edificio en un 30%. El arquitecto encargado de realizar la transformación no podía ser otro que Teodoro González de León, quien junto con Abraham Zabludovsky, desarrolló el proyecto original. Con un espacio más amplio e instalaciones nuevas y remozadas, se ha logrado aumentar notablemente la afluencia de gente que asiste al museo.

La oferta de actividades es basta para niños, jóvenes y adultos, a quienes se dirige la formación de una experiencia transformadora en torno al arte contemporáneo.

Gracias al departamento de Educación del museo se organizan talleres inspirados en las exposiciones temporales. Todas las actividades tienen la intención de ampliar los conocimientos de los asistentes de una manera interesante y lúdica.

Como una experiencia complementaria a la visita del museo, cuentan con visitas guiadas a las exposiciones y recorridos arquitectónicos para conocer más sobre la historia del edificio y el antes y después de la remodelación.

Otro de los atractivos del recinto es su tienda, en la que puedes adquirir publicaciones del museo, de editoriales nacionales e internacionales, y productos de diseño mexicano.

La arquitectura del edificio sigue acoplándose a su contexto natural, situado en la primera sección del Bosque de Chapultepec: no es un elemento ajeno a la geografía del bosque, sino que se integra orgánicamente al entorno. Lo notarás sí comes en el Restaurante Tamayo que se encuentra a un costado, con un menú internacional con fuerte influencia mexicana.

Detalles

Dirección
Reforma 51
Bosque de Chapultepec
México, DF
11580
Esquina con
Gandhi
Transporte
Metro Chapultepec
Precio
$60; dom, estudiantes y adultos mayores entrada libre
Horas de apertura
Mar-dom 10am-6pm

Qué ocurre

Casts / Nina Beier

3 de 5 estrellas

A la artista Nina Beier no le atemoriza decir que es acumuladora. Colecciona ropa interior, huevos de mármol y semillas gigantes. Esta obsesión por los objetos parte de un interés por cuestionar el valor, el trabajo y la mercancía. ¿Qué hace valiosas a las cosas para nuestra sociedad? Ahora su obra llega al Museo Tamayo en la exposición Casts, que trae una serie de performances que nos han sorprendido y que creemos deben desatar algunas conversaciones.  Te puede interesar: Ángeles. Las huestes celestiales en la tierra.  Los performances La parte fascinante de Casts es que busca romper con los límites tradicionales de la escultura y la performance. Integra obras en el muro y en el suelo que dialogan entre sí, la exposición crea un espacio dinámico donde la interpretación y la interacción cobran vida. Por ejemplo, verás desde un hombre llorando sobre el muro de la escalera; a gemelas que se copian los movimientos, y maestros de yoga que hacen su rutina en medio del espacio sobre unos tapetes persas.  Pero sin duda el performance más llamativo (y controversial) será “Tragedy”, donde un grupo de perros entran desde el parque Tamayo hasta la sala de exhibición y se hacen los muertos sobre los tapetes durante 10 minutos. Se presenta los martes, viernes, sábados y domingos al mediodía.  Estos performances no son meros actos de entretenimiento, son elementos críticos que explotan la funcionalidad (y valor) de los objetos expuestos, transformándolos en parte de una escenografía viva.

  • Arte contemporáneo
Publicidad
También te puede gustar
También te puede gustar