15 años del Turn On The Bright Lights de Interpol

La banda neoyorquina liderada por Paul Banks celebra el aniversario de su álbum debut y sale de gira para tocarlo completo, por eso recordamos por qué es uno de los mejores discos de 2002
Foto: Cortesía Interpol/ Red Light Management
Advertising

Interpol es una banda neoyorquina que debutó con EP homónimo en 2001. Un año después lanzaron su primer LP Turn On The Bright Lights que en 2017 cumplió 15 años por lo que la banda se embarcó en una gira mundial para tocarlo en su totalidad, pero ¿qué tan importante es para el rock contemporáneo?

Turn On The Brigh Lights fue un trabajo que atrapó la atención de todos por su esencia oscura y líneas de bajo que cargan con gran parte del sonido de las canciones algo que caracteriza el trabajo de Interpol, a pesar la partida de su bajista, Carlos D. en 2010. Dicho sonido, sumado a la voz grave y lenta de Paul Banks, hizo que muchos los compararan con Joy Division, un lugar común si no se conoce a profundidad la discografía de la banda de Mánchester.

Con este material, Interpol creó un post punk fresco, por momentos agresivo, con solos de guitarras sumergidos en delays, reverberaciones y un bajo denso acompañado de la batería de Fogarino (la mancuerna perfecta). Canciones como “NYC”, “The New” y “Leif Erikson” nos enchinan la piel con letras feroces y ritmos oscuros.

Pero a lo largo de los años Interpol se acostumbró a repetir esta fórmula una y otra vez. La similitudes entre sus discos parecen algo esotéricas, todos empiezan con una canción oscura, que nos adentra a lo que escucharemos: “Untitled”, “Next Exit”, “Pioner To The Falls” y “Success” comienzan con un bajo, las notas entran con tanta fuerza que pareciera que te dan un golpe directo en la cara. Dan una gran bienvenida.

La segunda canción por lo regular suele ser un sencillo, lleno de fuerza y agresividad, con un sonido más divertido y en ocasiones menos oscuro como “Obstacle 1”, “Evil” y “No I In Threesome”. Rolas que levantan el ánimo después de sumergirnos en un lugar sombrío del que veníamos. Durante los tracks, las guitarras poseen riffs sencillos y chillantes con overdrives, delays y reverberaciones que crean cierta atmósfera. El bajo y batería bastantes pausados y sincopados siempre nos hacen mover el pie.

Tal vez Interpol ha perdido el poder de sorprendernos después de Antics. No quiere decir que sean malos, pero es momento de renovar su sonido, su mística, su forma de componer o hasta de grabar. 

Si bien Interpol fue una de las bandas que revivió al post punk a principios del siglo XXI con Turn On The Bright Lights, también mostró que el llamado indie rock podía tener muchas caras. La celebración de 15 años de su debut nos emociona y lo sentimos tan cerca, tan nuestro, como si nunca se hubiera ido, porque de cierta manera extrañamos al viejo Interpol, que nos puso la piel de gallina y nos dio palmadas en la espalda hasta que nos cansamos de llorar y nos quedamos dormidos.

Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com