0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Tania Libertad

A propósito de su show en el Teatro de la Ciudad Esperanza Irís, platicamos con la cantante peruana sobre su carrera

Foto: Cortesía Teatro de la Ciudad Esperanza Irís

En las fiestas de cumpleaños de sus amigos, Tania Libertad canta durante toda la noche. Luego de confesarlo y reír abiertamente, explica que esa es una de las razones por las cuáles su voz sigue en plenitud, tras casi 70 años de una trayectoria musical que principió a los cinco años de edad en su natal Perú. “La voz me sigue respondiendo porque me gusta mucho cantar y en lugar de ir a clases de canto, voy y le canto a mis amigos: en sus fiestas, en sus cumpleaños, les canto durante ocho horas y allí la garganta hace un gran ejercicio”, comenta.

Si algo refleja la cantante que llegó a México para quedarse a principios de la década de los ochenta, es vida. Y desde allí emprende su más reciente proyecto: un homenaje a la compositora chilena Violeta Parra, quien se suicidó en 1967, a los 50 años de edad y dejó un legado de canciones fundamentales del repertorio latinoamericano. Al ser una figura medular para su generación, el tributo que le rendirá Tania Libertad era de esperarse. De hecho, durante muchos años, no ha habido concierto en el que no interprete “Gracias a la vida”, la canción más conocida de la cantautora.        

El marco del homenaje será en dos celebraciones de cumpleaños: el primer centenario de la propia Violeta Parra y el 99 aniversario del Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. Para la ocasión, la cantante prepara un concierto en el que incluirá un segmento con varias canciones de la chilena como: “El rin del angelito” o “Que vivan los estudiantes”, además, la cantante incluirá un par de piezas pertenecientes a un ciclo de canciones A los motivos de la muerte de Violeta Parra compuesto por Chabuca Granda, otra de sus autoras fundamentales. El homenaje será acompañado por el repertorio de costumbre de la cantante, que abarca compositores tan diversos como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat, Armando Manzanero, Juan Gabriel y, por supuesto, José Alfredo Jiménez, entre otros.

Volviendo a Parra, Tania aclara que prefiere el repertorio luminoso de la compositora y no el que refleja los momentos oscuros de su vida: "Canciones como “Gracias a la vida” y “Volver a los diecisiete” corresponden a la época en la que ella estaba enamorada de un joven músico. Después de eso, cuando él la deja, ella hace canciones muy tremendas, como “Maldigo del alto cielo”, pero esas no las he tomado porque no me gusta recordar esa parte de sufrimiento en Violeta: una mujer de cincuenta años enamorada de un joven de veinte, con muchas dudas, con muchas cosas en su cabeza y en su corazón, debe haber sufrido mucho", mencionó.

A esa plenitud vocal que posee, contribuye el que es una de las pocas artistas que ha permanecido por varios años con el mismo grupo musical. En éste caso, su trío base está conformado desde 1999 por las multiinstrumentistas Sonia Cornuchet y Caridad Herrera y el percusionista Juanchi Vázquez. “Todos quisieran tener a estos músicos, pero es que yo les doy de comer: les preparo sus tamalitos, su ceviche. Los apapacho”. Y remata: “Ellos ya me conocen, han estado en todos mis proyectos, con ellos hago mis arreglos, las juntas. Somos un equipo, conocen mi buen y mi mal humor, mis miradas en el escenario. Hay mucha complicidad.”

Nombrada Artista por la Paz por la UNESCO en 1997, ganadora del Grammy Latino a la Excelencia Musical en 2009 y designada Embajadora Iberoamericana de la Cultura en España en 2010, Tania Libertad sigue preocupada porque la música pueda mitigar un poco la situación de violencia, racismo e intolerancia que ha vuelto a privar en el mundo. Y entre las acciones que emprende desde su trinchera destaca el rigor con el que aborda cada una de las canciones que interpreta: no importa que se trate de una canción excesivamente conocida, ella se encarga de tratarla como si fuese nueva, recién salida de la inspiración del compositor.

Por eso los principales escenarios del mundo siguen abriendo sus puertas para recibirla. Por eso, para celebrar el 99 aniversario del recinto construido por la máxima vedette de principios del siglo XX, la invitada de honor es Tania Libertad, quien tal vez no cantará durante ocho horas en esta fiesta de cumpleaños, pero sí lo suficiente para que con su canto enlace todos los tiempos, evoque espíritus –como el de Alfonsina, el de Chabuca o el de Violeta– y complazca a los vivientes.

Teatro de la Ciudad Esperanza Irís Donceles 36, Centro. Metro Allende. Viernes 26- sábado 27 8:30pm. $400-$1,200.

Comentarios

0 comments