Las Muñequitas de Sololoy
Las Muñequitas de Sololoy

Las Muñequitas de Sololoy: reivindicando el bolero y el son cubano.

Tres mujeres cantantes talentosas reúnen sus poderosas voces y nos llenan los oídos con su melodiosa sinfonía.

Escrito por Daniela Quintana Mares
Publicidad

Las Muñequitas de Sololoy son una agrupación conformada por Julia Larson, Brenda Ruano y Susana Serralde. Tres mujeres cantantes que con sus magníficas voces toman el son cubano y el bolero rescatando la tradición mestiza latinoamericana y también transformándola y modernizándola con una mezcla de jazz y blues a través de arreglos hechos para sus rangos, formando así un trío vocal de mujeres.

 El bolero, está plagado de discursos machistas de conquista a la mujer, por supuesto que las composiciones musicales son preciosas, sin embargo las muñequitas no dejan de lado que en nuestro siglo esos discursos ya no tienen cabida, y en ocasiones se permiten modificar aquella letra que resultaría inadmisible en nuestros días.

Relegadas

Las Muñequitas de Sololoy, al ser un grupo de tres mujeres encuentran una fuerza conjunta y se posicionan con seguridad. Sin embargo, fuera de esta agrupación las cantantes han identificado diferentes formas de discriminación a las que se han enfrentado.

Ellas consideran que están atravesadas por dos aspectos, el primero es ser cantantes y el segundo ser mujeres. El trabajo del cantante es menospreciado pues se considera que no hay un mismo esfuerzo al ser instrumentista, por lo que no se toma en cuenta como un papel importante y como mujeres sus opiniones no son respetadas en la toma de desiciones dentro del grupo musical.

Exigencias

Las muñequitas nos comparten que a lo largo de su carrera ha percibido que para las mujeres músicas existen muchas exigencias sobre el físico, con la justificación de que al pararte sobre el escenario tienes que verte bien. En cambio pueden notar también que no importa que tan descuidada sea la apariencia del hombre, ellos no tienen ninguna obligación de lucir bien.

Es lamentable, se exige llenar cánones de peso, talla y facciones. Tener el cabello y el rostro bien peinado y maquillado respectivamente, usar ropa llamativa o pequeña para poder subirse al escenario, y muchas veces ante la necesidad de trabajar “no te puedes dar el lujo de rechazarlo”, nos comparte Susana Serralde.

 Reconocimiento, apropiación y confianza

Brenda Ruano nos comenta que al compartir un espacio con mujeres en las que confía puede sentirse segura de que, si en algún momento cualquiera no se siente bien, será comprendida y que sus compañeras serán flexibles y harán las adecuaciones para que ella se sienta cómoda y apoyada mientras trabajan.

Bajo este entendido, nos comparten que en eventos de mujeres para mujeres han podido sentirse en comunidad y libres, por lo que vislumbran la necesidad de continuar incentivando espacios en donde se abran caminos para todas las músicas.

La perspectiva general de las muñequitas es que las mujeres deben crear sus propios proyectos musicales y ser sus jefas dentro de ellos, apropiarse de su música y estilo, y por supuesto transmitir mensajes propios a través de sus canciones; aprender a confiar en si mismas y en su talento, estar seguras de su valor, elegir a colegas respetuosos y sobre todo crear temple porque seguirán habiendo personas que querrán pisotearte y tienes que aprender a hacerles frente.

 Las Muñequitas de Sololoy se presentan constantemente en diferentes recinto con música de calidad, para estar al tanto de sus eventos síguelas en sus redes sociales.

 Recomendación. María Centeno, una mujer música que tiene algo que decir. 

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad