Mdou Moctar presentó su disco, Afrique Victime
Foto: Cortesía Mdou Moctar

Los mejores discos en lo que va del año

Desde el proyecto de Nick Cave y Warren Ellis, hasta el regreso de Godspeed You! Black Emperor, aquí los mejores discos del año

Gil Camargo
Escrito por
Gil Camargo
Publicidad

Aunque la primera mitad de 2021 nos dejó un sabor agridulce y la pandemia se alargó más de lo que esperábamos, la industria musical no se rajó y fuimos testigos de nuevos lanzamientos que musicalizaron nuestras largas horas de home office. Por lo que es momento de ir ordenando los discos que llegarán a la lista de los mejores del año.

Llegó la hora de elergir las nuevas producciones que nos volaron la cabeza y nos dejaron ese sentimiento de querer más, obligándonos a ponerle play de nueva cuenta. Desde el regreso de la banda de post rock Godspeed You! Black Emperor, hasta el proyecto de danza y música ambiental del mexicano Murcof, esta es la lista de los mejores discos en lo que va del 2021.

Recomendado: Los mejores 30 discos de 2020.

Los mejores discos de 2021

El Madrileño
Foto: Cortesía C. Tangana

El Madrileño

C. Tangana

Esta obra maestra del madrileño Antón Álvarez es una bomba que toma lo mejor de los ritmos iberoamericanos para formar una obra elegante, homogénea y brillante que te hará poner el disco en repeat. Tal cual alhajero, El madrileño cuenta con 14 joyas que añoran amores pasados, reflexionan sobre la fama y lame las heridas del corazón que nos reconfortan. Y es que Antón canta casi susurrando, tranquilo, sin filtros ni arreglos; nos tranquiliza con su serenidad.

El madrileño luce por la manera tan elegante en que usa ritmos como el bolero, el flamenco, la cumbia, la salsa, incluso norteño y rock. Los ritmos se complementan sin pisarse, se degustan con los oídos sin confundirnos. Además, cuenta con un batallón de colaboradores; entre ellos, Jorge Drexler, José Feliciano, La Húngara, Toquinho, Ed Maverick, Carin Leon, Adriel Favela, Kiko Veneno y Andrés Calamaro.

CARNAGE
Foto: Cortesía Nick Cave

CARNAGE

Nick Cave & Warren Ellis

Nick Cave se ha convertido en Rey Midas y todo lo que toca se convierte en oro. Sus últimos dos discos, Skeleton Tree (2016) y Ghosteen (2019), se nos clavaron en el corazón; mientras que sus materiales en vivo, el EP Distans Sky (Live in Copenhagen) (2018) y el LP que grabó durante la pandemia, Idiot Prayer (Nick Cave Alone at Alexandra Palace) (2020) solo han demostrado que el cantante australiano está en su mejor momento.

Ahora, junto a su mano derecha, el músico Warren Ellis (parte de The Bad Seeds), presenta CARNAGE oficialmente como un dúo, a pesar de antes trabajaron juntos en la banda sonora de películas como The Proposition (2005) y The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford (2008).

Grabado durante la cuarentena y siguiendo con la tendencia de trabajar con lo mínimo, Ellis y Cave entregan un disco con letras salvajes, pero con un espíritu cinematográfico (¿será por todos los soundtracks que han hecho juntos?) que nos lleva por melodías sencillas pero bien orquestadas.

Publicidad
G_d's Pee at State's End
Foto: Cortesía Godspeed You! Black Emperor

G_d's Pee at State's End

Godspeed You! Black Emperor  

La mega banda de post rock de Montreal, Canadá (tal vez una de las bandas más importantes del género) regresó para seguir sembrando la semilla de la revolución en la cabeza de sus escuchas, a través de piezas caóticas y hermosas de larga duración.

G_d's Pee AT STATE'S END! Fue anunciado el 3 de marzo por la disquera Constellation Records. El anuncio del nuevo disco de GY!BE fue lanzado con cuatro peticiones: Vaciar las cárceles; Tomar el poder de la policía y dárselo a los vecindarios que han aterrorizado; Ponerle fin a la guerra y a todas las formas de imperialismo; y Subirle los impuestos a los ricos hasta que se vuelvan pobres.

Esta vena revolucionara no es nueva. La banda sigue la línea de sus primeros trabajos F♯ A♯ ∞ (1997) y Lift Your Skinny Fists Like Antennas to Heaven (2000), solo que en lugar de hundirnos en la miseria y dejarnos agonizando por la eternidad, su nuevo disco nos da esperanza y nos hace saber que después de la tormenta, viene la calma.

Vulture Prince
Foto: Cortesía Arroj Aftab

Vulture Prince

Arooj Aftab

La cantante paquistaní se mudó a Nueva York y presentó en 2014 Bird Under Water, una colección de piezas minimalistas inspiradas en canciones populares, con estructuras del género lírico de idiomas como el árabe, turco y persa. Este viaje la dejó con una espinita que la hizo trabajar en Vulture Prince, segunda parte o continuación de su debut.

Tristemente, mientras trabajaba en las nuevas piezas, Arooj perdió a su hermano menor, lo que hizo que el proyecto tomara otro rumbo, ahora uno más melancólico y totalmente desgarrador. Tal y como lo hizo Radiohead con “Morning Bell” y sus diferentes versiones en el Kid A y el Amnesiac, la cantante abre con “Baghon Main”, pero ahora con una versión llena de lamentos. 

En siete piezas, Vulture Prince recorre un trayecto doloroso, pero de vez en cuando tiene chispas de luz que se cuelan por la oscuridad, como en “Last Night” que nos trae ofrece un reggae bastante minimalista, pero alegre.

Publicidad
Cavalcade
Foto: Cortesía Arroj Aftab

Cavalcade

black midi

Geordie Greep, vocalista y guitarrista de black midi tenia 19 años cuando su banda debutó en 2018 con el sencillo “bmbmbm”. Su carta de presentación Schlagenheim fue un golpe de frescura. Los críticos, los eruditos, los que iban pasando y los que tienen al rock como religión voltearon a verlos y aplaudieron. Cuatro jóvenes adultos, casi niños, hicieron uno de los discos más emocionantes de 2019.

A dos años de esto, la banda presenta su segundo plato, Cavalcade, un trabajo caótico, que transita entre el acid jazz y el rock estridente y cierra con una orquesta. Sé que no se escucha bien, pero cuando se escurre por tus oídos no puedes dejar de cabalgar está feroz y retorcida bestia llamada black midi. El disco que muchas bandas de 2000 siempre quisieron hacer y nadie pudo.

Blue Weekend
Foto: Cortesía Wolf Alice

Blue Weekend

Wolf Alice

Al igual que lo hizo Rina Sawayama con SAWAYAMA, la banda británica Wolf Alice vuelve con un disco de rock alternativo con una mezcla de géneros que van del country al pop, pasando por algo de metal. Blue Weenkend brilla por su versatilidad. A Pesar de recurrir a tantos géneros (que podría ser contraproducente) aquí, las letras y la voz de Ellie Rowsell funcionan como pegamento para que todo sea cohesivo, para que todas las piezas se sientan parte de, en lugar de caer por su cuenta. 

Con una producción bastante redonda, Wolf Alice se preocupa por temas que los jóvenes comienzan a analizar. Aquí se desmenuza la humanidad, el vacío del trabajo, el síndrome del impostor y por supuesto, la misoginia. “Last Man on Eart” literalmente exhibe el protagonismo del género masculino: “You were the first person here, and the last man on the Earth”.

Publicidad
OH NO
Foto: Cortesía Xiu Xiu

OH NO

Xiu Xiu

Jamie Stewart y Angela Seo dejaron atrás los hechizos de brujas y el caos musical de Girl With a Basquet of Fruit (2019) y reanudaron el camino del pop junto a sus amigos. OH NO es un disco de duetos con invitados que van desde Sharon Van Etten y Chelsea Wolf (con un espectacular cover a “One Hundread Years” de The Cure), hasta Drab Majesty y Liars.

Si bien no fue pensado como un disco de duetos, Jamie invitó a todas estas personalidades a manera de celebrar la amistad y la relación entre las personas. Grabado a distancia durante la pandemia, OH NO presenta canciones más apegadas a estructuras pop, aunque como es costumbre en el trabajo de Xiu Xiu, llegan momentos de éxtasis en los que todo el sentimiento solo puede ser expresado con ruido. Después de esuchar “Rumpus Room” con Angust Andrew, de Liars, no dejarás de bailar. ¿Cómo es posible que una canción que habla de Takis Fuego y Hot Cheetos sea tan pegajosa?

The Alias Sessions
Foto: Cortesía Murcof

The Alias Sessions

Murcof

El mexicano Fernando Corona lleva más de 30 años haciendo música, transitando como una sombra entre proyectos, que van desde el Colectivo Nortec (del que es miembro fundador) hasta su trabajo como solista bajo el alias Murcof, con el que experimenta con microsonidos para expandirnos en composiciones enormes, casi como piezas orquestales, que coquetean con el minimal techno. 

The Alias Sessions es una colaboración de Murcof junto al coreografo brasileño Guillherme Botel. Mientras experimentó con pedales (drones) e instrumentos de cámara para crear piezas oscuras, Alias (la compañía de baile de Botel) interpretó las piezas en el terreno de la danza. Claustrofóbico, bailable y minimalista, este es uno de los mejores trabajos de Fernando.

Publicidad
Afrique Victime
Foto: Cortesía Mdou Moctar

Afrique Victime

Mdou Moctar

Mahamadou Souleymane es un músico nigeriano de la cultura tuaregs, un grupo de pueblos nomadas de África. Con solo una guitarra y una producción sencilla, “debutó” en 2008 con Anar, disco que no vio la luz oficialmente, pero las canciones se fueron popularizando en las tocadas locales de Mahamadou.

Este año presenta una obra maestra, Afrique Victime, cantada en su lengua materna, el tamasheq, en el que habla del amor, los derechos de las mujeres, la violencia del imperialismo y el islam. El disco abre con “Chismiten”, que te lleva directamente a un amanecer, con gallos cantando mientras el sol se levanta. Casi puedes sentir las piedras en tus pies, mientras entra la mágica guitarra de Mahamadou y las percusiones, que nos llevan por un trayecto psicodélico y brillante, donde solo queremos ir bailando.

Promises
Foto: Cortesía Floating Points

Promises

Floating Points, Orquesta Sinónica de Londres & Pharoah Sanders

El productor inglés Sam Shepher es conocido por sus trabajos como Floating Points. Debutó en 2015 como Elaeni, pero en 2019 nos entregó Crush, un disco hipnotizante que apareció en las listas de lo mejor del año. A dos años de esto, presenta Promises, un disco ambient de nueve movimientos en colaboración con la Orquesta Sinfónica de Londres y la leyenda del saxofón, Pharoah Sanders.

A pesar de ser un proyecto impulsado por Floating Points, aquí quien luce es Sanders, que a sus 80 años logra robarse la atención y nos entrega un disco íntimo, que en momentos baja tanto el ritmo que parece un susurro, pero cuando entra el “Movement 6”, todo se torna emocionante y nos lleva por paisajes más digitalizados, en los que las máquinas se integran para soportar a las cuerdas, en lugar de opacarlas. Un disco hermoso, que nos pone la piel de gallina.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad