Love of Lesbian presenta su álbum Viaje Épico Hacia La Nada
Foto: Cortesía Warner Music

Love of Lesbian hace un Viaje épico hacia la nada en su nuevo disco

Platicamos con el vocalista de la banda Santi Balmes y con el baterista Oriol Bonet, sobre la historia detrás de V.E.H.N.

Por David Sánchez
Advertising

En 2016, Love of Lesbian presentó su octavo álbum El Poeta Halley, disco que nos regaló himnos musicales como “Bajo el Volcán”, “Contraespionaje” y “El Poeta Halley”, rola en que colaboró Joan Manuel Serrat. Con esta obra trataron de consagrar el oficio del músico y le dieron más importancia a las letras que a la música. Dos años después, la banda presentó El gran truco final, un álbum en vivo que se filmo en el WiZik Center en Madrid, España a propósito de su gira Espejos y Espejismo. Esta obra recopila éxitos que han tenido a lo largo de su carrera artística como “1999/2009”, “Nadie por las calles”, “Oniria e insomnia”, por mencionar algunas rolas.  

Ahora, la banda presenta Viaje épico hacia la nada, disco en el que colaboran con Enrique Bunbury y la banda El Columpio Asesino, y anunciaron con el sencillo “Cosmos (Antisistema Solar)” motivo por el que buscamos a Santi Balmes y Oriol Bonet miembros de la banda, para que nos contarán sobre el significado del disco y su recuerdo más memorable que tienen de México.

Hubo rumores de que el nuevo disco se iba a llamar El paso, ¿por qué cambió el título? ¿Qué significa para Love of Lesbian, Viaje épico hacia la nada?
Oriol Bonet: El significado que tiene Viaje épico hacia la nada, llega en el mejor momento para nosotros, ya que para estar en este punto, tomamos una serie de decisiones que han afectado para bien, en lo que hoy en día se ha convertido Love of Lesbian; desde despedir a un miembro de la banda entre el Poeta Halley y V.E.H.N; hemos cambiado las oficinas, el managment y estos pasos nos han conducido hasta la grabación del disco. También significa toda la rabia que tenemos de vivir en Cataluña, ya que no ha sido fácil desde los últimos seis años.

Anunciaron el álbum con “Cosmos (Antisistema Solar)", ¿por qué eligieron este sencillo?
Santi Balmes: Es un tema que sirve de puente, ya que une al Poeta Halley con V.E.H.N. Es una canción que no hubiera surgido de no haber experimentado con el último disco. Además, es una rola bastante desesperada, ya que tiene ese punto de grito existencial en la parte final y que coincide como punto reflexivo que ha estado viviendo el mundo. Consideramos que esta pieza fue una buena manera de presentar el disco.

Este es su primer disco colaborativo, en el que aparece Enrique Bunbury y El Columpio Asesino, ¿por qué decidieron hacer un disco de colaboraciones? ¿Cómo eligieron a los invitados?
Oriol Bonet: Es un disco en el cual hay más colaboraciones. (Antes) En la rola “El Poeta Halley”, participó Joan Manuel Serrat, pero en este álbum son dos colaboraciones distintas; por una parte esta Enrique Bunbury y veíamos muy claro que su presencia era muy necesaria, porque nos llama mucho la atención su actitud, su manera de ser, de cantar y principalmente de vivir la música. La canción ya estaba lista, si Enrique hubiera dicho que no, esa rola no hubiera salido en el disco.

Y por otra parte, le dijimos a El Columpio Asesino que teniamos la canción “Catalunya Bondage”, una rola muy alborotada. Cuando la grabamos nos pareció buena idea darle prioridad a la voz de Cristina Martínez, ya que cuando canta parece que tiene un punto de decidia. Buscamos llevar la rola a un lugar colaborativo, donde Cristina y Alvaro pudieran darle su estilo.

La portada del disco es un trampolín hacia la nada, ¿me podrían contar más sobre con quién trabajaron el arte?
Santi Balmes: El arte lo hizo el diseñador de Barcelona, Javier Jaén, alguien que me llamó la atención en Instagram, ya que tiene una manera de juntar todos los elementos a priori contradictorios y generar un efecto muy llamativo con poco. Queriamos llevarle la contraria al diseñador Sergio Mora, queien hizo la portada de El Poeta Halley y con la que ganó un Grammy Latino. Además, quisimos cambiarle el giro, ya que no queríamos que quedara como el hermano feo de nuestro último disco.

Ofrecieron el primer concierto presencial en el Palau Sant Jordi de Barcelona. ¿Cómo se sintieron de volver a los escenarios? ¿Qué diferencias hay entre un show antes y después de la pandemia?
Oriol Bonet: Nuestro último concierto fue el 28 de noviembre de 2019 y nuestro regreso fue el 21 de marzo de este año, a lo cual hay un diferencia de año y medio entre ambos conciertos. La verdad es que fue un rencuentro increíble, porque volvimos a ver a nuestro público y en una circunstancias semi normal, ya que ibamos con mascarilla y de esta manera sí había un cierto sentido de responsabildad; desde que el show saliera bien, hasta que nadie diera positivo a las pruebas de antígenos y que esto prohibiera dar el concierto. Pero todo esto se olvidó hasta que comenzamos con la intro del show.
 
Este concierto fue muy emocional, pero a la misma vez teníamos que dar ciertos mensajes a nuestro público, principalmente que no se quitaran la mascarilla. La verdad es que nuestros fans se comportaron de manera ejemplar, porque no hubo nadie que hiciera caso omiso a las medidas sanitaras.

Sabemos que las letras de las canciones ya estaban escritas antes de que comenzará la pandemia. ¿Qué podrían decirme de “El mundo”? ¿Cuál es la historia de esta canción?
Santi Balmes: La escribí estando en mi casa, derrepente estaba en el jardín, empezó a soplar el viento. Para serte sincero, estaba más fumado que una rata y pensé que efectivamente son los árboles los que derrepente se ponen de acuerdo y empiezan a mover las hojas. Es ahí cuando se genera el viento. Además, no creo que gane un novel la canción, porque es una teoría que no puedo comprobar, pero me pareció una manera bonita de comenzar una canción. Ya se la había cantando a mi esposa y a Julian en repetidas ocasiones, desde hace seis años, pero nunca había encontrado el momento para meterla en un disco.

Recomendado: La CDMX en portadas de discos.

Foto: Cortesía Warner Music 


A lo largo de su trayectoria musical, México se ha convertido en un país muy especial para Love of Lesbian, ¿cuál es el recuerdo más memorable que tienen de México?
Santi Balmes: La verdad es que tenemos muchísimos, pero uno en específico es de 2013, cuando tocamos en el Caradura; tuvimos que cruzar los camerinos y pasar por en medio de la gente para subirnos al escenario. Nos dio la sensación que eramos estrellas del rock. Ya que para un grupo español ir a México, debe de ser lo mismo que un grupo inglés toque en Francia. Es decir, el hecho de salir de tus fronteras y ver que tienes un público, es básicamente el sentido de la internacionalidad lo que te da mucha confianza.
 
Oriol Bonet: Añoro tanto los restaurantes mexicanos; tienen una gastronomía increíbe. Además, en las zonas donde acabamos habitando, tenemos nuestros restaurantes favoritos, uno de ellos es Dulcinea.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising