"Me siento bendecida con la comprensión y la curiosidad de los mexicanos", Björk

Después de las ocho fechas agotadas en Nueva York, la cantante visita la CDMX para presentar Cornucopia en el Parque Bicentenario

Björk presenta Cornucopia en la CDMX
Foto: Cortesía Santiago Felipe / Björk
Por Gil Camargo |
Advertising

Debido a su entorno familiar, Björk debutó a los 11 años con Björk (1977), un disco en islandés con covers de The Beatles, Edgar Winter y Stevie Wonder. Gracias a que The Sugarcubes, agrupación con la que experimentó con el rock y el pop, fueron invitados por U2 para ser lo teloneros en su gira Zoo TV Tour, Björk se dio a conocer en todo el mundo, así que buscó suerte como solista con Debut (1993), un disco pop con trazas de techno y dance.

Desde entonces, Björk ha mostrado su versatilidad artística y no deja de sorprendernos; desde sus videos en realidad virtual hasta sus aplicaciones científicas. Su ingenio es único. Emocionado, hablé con ella sobre la construcción de Cornucopia, su proceso creativo y la manera en la que replicará esto en la CDMX.

Desde las primeras ideas hasta tu presentación en The Shed, en Nueva York, ¿qué tan satisfactoria ha sido la experiencia creativa de Cornucopia?
¡Extremadamente satisfactoria! Hace unos años traté de describir este teatro digital a mis colaboradores visuales, entusiasmada con el sonido con 15 altavoces de 360 grados, con sonidos volando entre el público. Es como una continuación de Vulnicura (2015). Tuvimos que programar un software de masterización 360 porque no existía y después de trabajar en eso durante un par de años, me entusiasmó dar el siguiente paso y hacer que el entorno virtual sea “real”, al ponerlo alrededor de la audiencia en un entorno teatral.

Después de tantos años, ¿aún sientes nervios antes de una presentación?
Todavía siento que después de cada show nunca podré volver a hacerlo. De alguna manera, en la psicología del intérprete, tienes que hacerlo porque acumulas nuevas emociones, energía, ángulos en las improvisaciones, experiencias en vivo y cuando llega el próximo espectáculo, incluyes todo esto en lugar de repetirte a ti mismo. Puede parecer que exagero, pero en realidad demuestra que en el fondo tienes mucha fe. Estoy hablando emocionalmente, pero así lo hago.

Foto: Cortesía Santiago Felipe / Björk.

Muchos críticos te consideran una de las artistas más innovadoras. ¿Cómo te gustaría que tu trabajo sea recordado?
Es muy halagador. Supongo que, en general, no pienso mucho en esto, pero una cosa que hago cada vez es asegurarme de que mis arreglos de coro, arpa, cuerdas, flautas y viento existan de la manera en que sea fácil interpretarlas. Muchas de las grabaciones originales se realizaron con varios ensayos y otras cosas se cambiaron verbalmente y por oído, así que hago mi mejor esfuerzo para transcribirlo y ponerlo en partituras.

¿Qué tan difícil fue desarrollar y adaptar los instrumentos que utilizas en Cornucopia?
Las flautas son el elemento más importante. Hace casi tres años comenzamos a reunirnos, moldear y ensayar las partituras. Estoy muy contenta de cómo lo hemos capturado en vivo. Para el disco Utopia hubo 12 flautistas, pero siete es un número más equilibrado para una actuación en vivo con beats y todos los instrumentos. La cámara de reverberación fue un largo viaje con un experto en acústica. Tomó un año de llamadas por Skype y pruebas antes de hacer click. Los tubos de órganos de ocho metros de largo también fueron divertidos; fueron construidos en Islandia por un fabricante de órganos. La flauta circular, el aluphone y los beats acuáticos tardaron un poco en programarse, mientras que la mezcla de sonido de 360 grados llevó un par de meses el invierno pasado. Alquilé un faro en Islandia y lo hice allí.

Tus atuendos son una parte integral en tus conciertos. ¿Cuándo sabes qué quieres usar en el escenario?
Es un largo proceso de eliminación. El tema de Cornucopia es el sonido; en lugar de que las cosas se vean bien, primero intentas hacer que suenen bien. Por ejemplo, la cámara de reverberación se ve de la forma en la que da la reverberación más exuberante y después la decoramos. La inspiración para muchos de los vestuarios y las máscaras son las ondas sonoras. La palabra moodboard que utilicé fue “esqueleto de orquídea”; me imaginé que si quisiéramos una resonancia máxima en nuestro cráneo, querríamos otro cráneo fuera del nuestro y luego se doblaría para obtener una mejor reverberación. Así que terminó pareciendo una orquídea. La Sydney Opera House fue otra referencia; es muy “esqueleto de orquídea”.

Recopilas sonidos de la naturaleza para usarlos en tu música. ¿Cómo te gustaría explorar más a fondo esto?
Cada álbum tiene un tema diferente. Para Vespertine (2001), coleccioné microruidos en mi computadora e hice beats de insectos, rasguños y sonidos silenciosos que tuve que hacer más ruidosos para transmitir el sentimiento de que te decían un secreto. En Utopia (2017) utilicé sonidos de uno de mis vinilos favoritos de los setenta, un disco de David Toop lleno de cantos de aves venezolanas, esto en honor a Arca. Uno de los temas del álbum fue que las aves se convirtieran en plantas y las flautas en sintetizadores de aves. ¡Y esas aves suenan como sintetizadores de todas las aves que he escuchado! Para mi próximo álbum no he planeado nada, pero estoy segura de que terminaré con algunos ruidos grabados de “objetos sonoros que encontré”.

Foto: Cortesía Santiago Felipe / Björk.

En los conciertos es imposible controlar el uso de teléfonos. ¿Cómo lidias con ello?
No ha cambiado realmente, pero siento que los músicos en general están de acuerdo conmigo. Es difícil de explicar. Después de haber viajado por todo el mundo y haber reunido tiempo y energía con amor para dar algo real y vivo, y sobre todo NO tocar el disco de la manera en la que puedes escucharlo en línea, en el momento en que estás en el escenario, los fans quieren convertir este momento inmediatamente en una grabación. Tanto los músicos, como los escuchas, han hecho un gran esfuerzo por tratar de abrirse el uno al otro, reunirse en el momento y filmar con los teléfonos cancela esa intimidad de una manera muy agresiva. El público que hace eso se siente distante.

Según Spotify, la CDMX es la ciudad que más te escucha. ¿Qué recuerdas de México?
Tengo que decir que escuché rumores sobre esto. Me siento muy halagada, ¡me encanta la Ciudad de México! La pasé muy bien la última vez, en ambas presentaciones con la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de México, haciendo el festival con Arca y el dj set en la exposición VR en el Foto Museo Cuatro Caminos. Me siento muy bendecida con la comprensión y la curiosidad que los mexicanos han mostrado hacia mi música después de todo este tiempo. No lo doy por sentado.

De tus presentaciones en la Ciudad de México, ¿cambiará el set list o escucharemos lasmismas canciones en todas las fechas?
No estoy segura. En este momento estoy buscando un coro mexicano. Tal vez no tendrá la misma textura y timbre del coro islandés con el que toqué en Nueva York, pero me adaptaré a esto. ¡Vamos a improvisar!

Advertising