Edificios con historia literaria

La casa de Ramón López Velarde, el lugar donde Burroughs mató a su esposa y un regalo a Pedro de Alvarado están en el DF

Por Time Out
Advertising
Biblioteca Ignacio Cubas
Marianela Trueba

Casa del Poeta

Inspiración y biblioteca

“La Patria es impecable y diamantina”, escribió Ramón López Velarde, mientras habitó esta casona porfiriana. Cuando uno la visita, es fácil imaginar de dónde sacó la inspiración.

Además de llevar el nombre y resguardar libros y fotografías del autor de La suave patria, es casa del acervo de Salvador Novo y Efraín Huerta. Organizan lecturas, presentaciones de libros y conferencias.

Teatro La Capilla
Foto: Alejandra Carbajal

Teatro La Capilla

4 de 5 estrellas
Teatro Experimental Del Carmen

Novo te invita a comer

La capilla de la antigua finca de El Carmen fue adaptada a la vida histriónica en 1953 por un hombre de letras, vecino de Coyoacán: Salvador Novo.

Actualmente continúa como uno de los baluartes de la vanguardia teatral. El restaurante Novos es algo que nadie debe perderse.

Advertising
Roma
Ariette Armella

La escena del crimen de Burroughs

O de por qué no jugar con fuego

Los seguidores de Burroughs conocen este sitio como “el lugar de la leyenda”. Fue aquí donde el escritor estadounidense mató a su esposa, Joan Vollmer, de un tiro en la cabeza mientras jugaba a ser Guillermo Tell. El lugar fue popularizado en las notas de prensa de la época, después del incidente que llevó a Burroughs a escribir, años más tarde y después de pisar la cárcel de Lecumberri.

Fonoteca Nacional
Foto: Alejandra Carbajal

Fonoteca Nacional

4 de 5 estrellas
Lugares de interés Bibliotecas, acervos y fundaciones Santa Catarina

El sonido de la historia nacional

Según la leyenda, Pedro de Alvarado, el capitán de Hernán Cortés responsable de la matanza del Templo Mayor, habría recibido esta mansión como pago por sus servicios. Por esto se conoce como Casa Alvarado. Esta construcción de estilo morisco del siglo XVIII también perteneció a la arqueóloga estadounidense Zelia Nuttall, antes de pasar a manos del premio nobel Octavio Paz, quien murió ahí en abril de 1998. Hoy alberga la colección de sonidos del país.

Recomendado

    También te puede gustar

      Best selling Time Out Offers
        Advertising