Carlos Madrigal UNAM
Foto: Nin Muñoz

Entrevista a Carlos Madrigal por el regreso a clases en la UNAM

¿Cómo se vive la universidad hoy en día? Sin duda existe estrés y discriminación, pero también hay cosas buenas. Hablamos con Carlos Madrigal de esto.

Ángel Arroyo
Escrito por
Ángel Arroyo
Publicidad

Desde los primeros días de la carrera de Comunicación en FES Acatlán de la UNAM, Carlos destacaba. Respondía con voz fuerte y fluidez. No era fortuito, durante 10 años Carlos participó en Modelos de la ONU en México y EEUU. Así mismo estuvo en el foro permanente para cuestiones indígenas en la sede principal en Nueva York. Y es que Carlos pertenece a la comunidad indígena Crescencio Morales, una comunidad mazahua en Zitácuaro, Michoacán. En agosto se incorpora al último semestre de la carrera, y concluye un camino tan gratificante como retador, donde sufrió discriminación pero también donde forjó relaciones importantes en su vida. Hablamos con él sobre el regreso completo a clases presenciales en la UNAM, después de más de dos años con clases en línea (aunque en Acatlán realmente iniciaron desde febrero del 2022), sobre su experiencia y con lo que se queda de estos cuatro años y medio de carrera.

¿Qué es lo más difícil que ha representado para ti el regreso a las aulas y a la modalidad presencial?

Ha sido inesperado. La FES Acatlán fue una de las 2 instituciones que  dijo: “Vamos a regresar a las aulas”. Otras instituciones terminaron este semestre de manera virtual. Facultades como ingeniería, que en su mayoría todo es práctico, términó gran parte de su semestre de manera virtual, igual la facultad de química. A nosotros el 14 de febrero nos dijeron que regresábamos a las aulas. Y esperábamos que se hubiera frenado este regreso de alguna manera porque no había las condiciones. Se hablaba de convocar a que nosotros lleváramos nuestros cubrebocas, jabón y gel; que los profesores se tenían que hacer cargo de la propia desinfección, pero que iba a haber protocolos sanitarios. Protocolos que personalmente yo nunca vi. El salón siempre estuvo sucio, desordenado, lleno de inmobiliario viejo. Y difícilmente las autoridades tenían una cooperación.

Personalmente [el regreso] fue bueno. Yo comencé justo en enero a ir a la Conferencia Interamericana, que está por San Jerónimo. Por las mañanas iba allá y en las tardes regresaba a las clases, me resultaba más cómodo, pero entendía que esta realidad era la propia y no la de todas mis compañeras y compañeros. Entonces, al ser un grupo pequeño tratamos de siempre ser empáticos y cuando se podía convocarnos a estar en línea o no ir a la facultad, se trató.

¿La relación con sus compañeros era buena? ¿Durante la pandemia empeoró o incluso mejoró?

Tuve un panorama nuevo. Antes, durante y después de la pandemia yo estuve en el turno vespertino. Y se sentía un ambiente de colectividad, de cooperación, de empatía. La verdad es que muchos compañeros y compañeras con los que desde el primer semestre tomé clases, los mantengo como amigos y amigas. Sin embargo, al llegar este último año, con la especialidad, pues se mezclaron personas del turno vespertino con personas del turno matutino, y alguien del turno matutino me contaba que -mientras para mi comunicación se sentía como un espacio seguro, un espacio bastante cooperativo y constructivo- para esta persona el turno matutino era totalmente distinto, un entorno un poquito más competitivo, un poquito más individual, que no siempre existía este nivel de empatía.

¿Has tenido alguna dificultad que vuelvan dificil el entorno escolar?

Uno espera volver al entorno más amable posible. En mi caso no fue así. Tenía profesores que no estaban capacitados, ni tampoco tenían empatía para impartir ciertas materias. Más en comunicación política, que creo que es una pre especialidad retadora para muchos profesores de comunicación porque llevamos materias como ética y derechos humanos, derechos de grupos vulnerables, de sociología de los derechos humanos., etc. Y de repente ves a un profesor que da géneros periodísticos tratando de enseñarte de grupos vulnerables. No demerito el trabajo porque la verdad como periodista debe sensibilizarse con esos temas e indagar sobre ello, pero difícilmente el docente sale de su zona de confort para dar nuevas materias e investigar.

¿En algún momento has sufrido o te has sentido vulnerado? ¿En la escuela has sufrido bullying ya sea de profesores o compañeros?

Sí. Fíjate que ese es un tema recurrente que me ha pasado. Cuando tú dices que eres indígena la gente te asocia con que debes ser una persona sin acceso a la educación superior; que debes vivir en extrema pobreza o que no debes estar en los estándares de desarrollo. Cuando llegas a la universidad destacas, intentas dar lo mejor de ti y luego le dices a alguien que eres indígena y te dicen “No es cierto, los indígenas no van a la universidad.” Yo lo viví en este último año. Hubo un profesor que lo dijo así tal cual, que como los pueblos indígenas no van a la universidad, nosotros, como estudiantes universitarios, tenemos la tarea de darles voz. Como si no tuviéramos la capacidad nosotros de organizarnos y realizar cosas. Desde ahí vienen estas cargas simbólicas en el lenguaje, viene la invisibilización y descalificación.

La gente crea que estos espacios culturales y cree que la academia es salvadora de todo, en especial de aquellos grupos a quienes han vulnerado y robado su protagonismo, y que han descalificado saberes y conocimientos. 

¿Qué es lo que más disfrutas de la vida escolar?

Yo creo que la convivencia con compañeras y compañeros, la verdad. Esas charlas entre pasillos, esperas de la clase, el cotorreo. Es la parte más bonita. Estar con mis amistades y seguir creando momentos interesantes que terminan con dolor de estómago por las risas, o lo que sucede esperando entre clases

Lugares favoritos para salir cerca de FES Acatlán

Pues mira, los que eran para divertirse ya lo cerraron tristemente. Este regreso verdad es que no he experimentado los nuevos. Y la verdad es que la comida no es buena [Risas] Pero hay unas pizzas bastante ricas subiendo por Echegaray (Queridos Pizzas Gonzales, Av. Jardines de San Mateo 165). Dentro de la escuela pues el Cuais, creo que mi referente de comida, pese a lo que la gente piense o diga, es de lo más económico, decente y rico que tenemos.

Recomendación. Entrevista con Devin Way y Johnny Sibilly de Queer as Folks

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad