1 Me encanta
Guárdalo

Fotogalería del Gran Tzompantli

Te mostramos las imágenes del descubrimiento del Huey Tzompantli en el Centro de la CDMX

El descubrimiento del Huey Tzompantli dedicado a Huitzilopochtli realizado por los arqueólogos del Programa de Arqueología Urbana del INAH es uno de los más importantes en décadas.

Debajo del edificio ubicado en Guatemala 24 se encontró la plataforma que integró al Gran Tzompantli, además de cráneos de hombres, mujeres y niños que fueron sacrificados en honor al dios más importante de los mexicas.

Visitamos el recinto y te dejamos un testimonio fotográfico de lo que pudimos observar.

Foto: Alejandra Carbajal
1/10

Al excavar un edificio ubicado en la calle de Guatemala para crear un museo del chocolate, se hizo uno de los hallazgos arqueológicos más destacados: el Huey Tzompantli.

Foto: Alejandra Carbajal
2/10

Un tzompantli es una construcción prehispánica en la que se exhibían los cráneos de personas sacrificadas a una deidad. Había de seis a siete en Tenochtitlán, entre ellos el Huey Tzompantli.

Foto: Alejandra Carbajal
3/10

El Huey Tzompantli o Gran Tzompantli era el más importante porque estaba dedicado al dios de la guerra Huitzilopochtli: la deidad tutelar de los mexicas

Foto: Alejandra Carbajal
4/10

El Programa de Arqueología Urbana trabaja en él desde 2015. Los arqueólogos han localizado 10,500 fragmentos de cráneos y mandíbulas.

Foto: Alejandra Carbajal
5/10

Se descubrió que además de las torres de calaveras, los mexicas utilizaban los cráneos como ladrillos.

Foto: Alejandra Carbajal
6/10

Se han contabilizado 400 cráneos en la exploración.

Foto: Alejandra Carbajal
7/10

Las restauradoras trabajan para estabilizar la temperatura de los cráneos, limpiarlos y armarlos.

Foto: Alejandra Carbajal
8/10

Vehelma Martínez-Garza es quien dirige al equipo de restauración. Dejan secar las calaveras extraídas y posteriormente, realizan el armado.

Foto: Alejandra Carbajal
9/10

El grupo de antropólogos físicos detectó restos de hombres, mujeres y niños. El más joven de los sacrificados tenía un año y medio. El promedio de edad era de 25 años y hay un gran porcentaje de adolescentes.

Foto: Alejandra Carbajal
10/10

El equipo del Programa de Arqueología Urbana, dirigido por Raúl Barrera, integrado por arqueólogos, antropólogos físicos y restauradoras. 

Comentarios

0 comments