¡Ojo! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, siempre verifica antes de salir.

Portada del libro Vuelta prohibida
Foto: Cortesía Atrasalante

LA INDIEPEDIA: Nunca para atrás, siempre hacia adelante; Atrasalante

Tras haber fallecido a los 42 años, el 14 de enero, este es el gran legado del poeta y editor Iván Trejo.

Por Enrique Saavedra
Advertising

El 2021 arrancó con una lamentable pérdida para la edición independiente: el 14 de enero partió a los 42 años el poeta, traductor, editor y promotor Iván Trejo, quien deja un hondo vacío en el ámbito de la poesía y la edición en todo el país, pero concretamente en la zona noreste. Nacido en Tamaulipas, desde finales del siglo XX Trejo fincó su residencia en Monterrey, desde donde formó a nuevos poetas y promotores y dirigió dos sellos editoriales: Posdata y Ediciones Atrasalante.

Es Atrasalante la más clara síntesis de la visión cultural y apuesta literaria de Iván Trejo. Y es, por supuesto, su legado. Desde Nuevo León y desde 2014 nos llega uno de los proyectos más bellos y sobrios del actual ámbito editorial. Conformado por un breve y delicado catálogo que privilegia a importantes autores del norte del país, Atrasalante se especializa en cuento y poesía contemporáneos.

En domingo no es amargo de Patricia Laurent Kullick, La nariz roja de Stalin de Imanol Caneyada, Okgibo vs las transnacionales y otras canciones de protesta de Luis Felipe Lomelí, Retrovisor de Luis Panini y los dos tomos de Vuelta prohibida de Joaquín Hurtado Pérez son algunos de los compendios de relatos, mientras que Oscura de Julián Herbert, Un hervidero de pájaros marinos de María Baranda, Ya sabes que no veo de noche de Claudina Domingo, así como Por boca de la sombra y Contramilitancia de Luis Jorge Boone, son algunos de los títulos de poesía.

Foto: Cortesía Ediciones Atrasalante

El propio Iván Trejo seleccionó las piezas para la antología de poesía sobre la violencia México - Colombia. Y fue Trejo quien, tras conocer la vasta investigación de la narradora y ensayista Liliana Pedroza sobre el cuento mexicano escrito por mujeres, decidió abrazar el proyecto para convertir el estudio Historia secreta del cuento mexicano 1910-2017, editado por la UANL, en una reunión de 100 cuentos de autoras mexicanas repartidos en tres tomos.

Liliana recuerda que Trejo le dijo: “este trabajo tuyo no se puede quedar en una investigación, hay que ir a los cuentos para que lleguen a los lectores. Hace tres años nos lanzamos él y yo a esta aventura. Estas 100 cuentistas demuestran la buena literatura que siempre se ha hecho, pero que el cánon no ha recogido”.

A golpe de linterna es el título de esta antología que llega en un momento fundamental de la revalorización del trabajo literario de las autoras de México e Hispanoamérica. De las mil páginas divididas en tres volúmenes, la mayoría están habitadas por escritoras que se han —o las han— mantenido en la periferia, hay presencia de autoras chicanas y de escritoras en lenguas originarias. Se trata de un recorrido descentralizado a lo largo de más de 100 años de literatura breve que, además de privilegiar a las autoras apartadas del cánon, pondera el papel de las pequeñas editoriales e, incluso, de la autopublicación, como aliados perfectos de estas mujeres plenas de luz y de tinta.

Ojalá que las dimensiones de esta publicación sean un aliciente para que Atrasalante continúe su proyecto y, lejos de dar marcha atrás, siga hacia adelante. Sería el mejor homenaje para su fundador, una de las figuras más queridas del actual panorama editorial mexicano.

De la libreta: Ahí vienen las novedades con las que los sellos indies harán frente a este 2021. Para seguir con cuentos y relatos, Paraíso Perdido anuncia las impresiones de sus títulos Cuando las luces aparezcan de Roberto Abad, Los días animales de Jorge Zúñiga, Respirar bajo el agua de Olivia Teroba, Nadie encontrará mis huesos de Enrique Urbina, Quiltras de Arelis Uribe y Los pequeños macabros de Yesenia Cabrera, además de las novelas Principio de incertidumbre de Cecilia Magaña y Esto no es una canción de amor de Abril Posas. Gris Tormenta está sacando del horno el cuarto título de la colección Editor: Ilegible de Pablo Duarte, un ensayo narrativo sobre el proceso de creación de un texto literario perfecto.

Lee más de La INDIEpedia, la columna de Enrique Saavedra

Portada del libro Vindictas
Foto: Libros UNAM

De vindictas y sátiras

Qué hacer

A principios de 2019, la escritora Ave Barrera viajó hasta Xalapa para buscar, sin éxito, un ejemplar de El lugar donde crece la hierba, primera novela de Luisa Josefina Hernández, extraordinaria novelista, dramaturga y teórica teatral a quien Sergio Galindo le publicó este título en la Universidad Veracruzana, en 1956. La imposibilidad de hallar el libro en el siglo XXI llevó a Barrera a proponer una nueva edición; su deseo tuvo eco en la escritora Socorro Venegas, directora de literatura de la UNAM, quien aceptó reeditar esta y otras cuatro novelas de autoras del Siglo XX que no han gozado del justo reconocimiento y elogio que su obra merece.

Así, a finales de 2019, junto a Luisa Josefina Hernández, las mexicanas Marcela del Río, María Luisa “La China” Mendoza”, Tita Valencia y la argentina Tununa Mercado regresaron a las mesas de novedades de las librerías, dispuestas a recuperar terreno, a conquistar a una nueva generación de lectores y a insertarse en una conversación que mucho ha cambiado —o lucha por seguir cambiando— desde los tiempos en que publicaron sus novelas. Las cinco son las primeras integrantes de la colección Vindictas de Literatura UNAM, que en pleno confinamiento ha sumado a la argentina Vlady Kociancich y la costarricence Yolanda Oreamuno.

Estas Vindictas son narradoras, periodistas, dramaturgas, investigadoras y, junto a otras mujeres ya rescatadas por otras editoriales —como Inés Arredondo, Amparo Dávila, Guadalupe Dueñas y Josefina Vicens por el Fondo de Cultura Económica o, aunque no están disponibles en México, la colombiana Marvel Moreno y la chilena Marta Brunet por Alfaguara— conforman un canon alterno o un anti-canon, o más bien una nueva ruta para entender la literatura mexicana y latinoamericana del siglo XX, la cual, lo sabemos, estuvo dominada por escritores.

Novelas como La cripta del espejo de Del Río, La octava maravilla de Kociancich, De Ausencia de “La China” Mendoza, La ruta de su evasión de Oreamuno y Minotauromaquia de Valencia, abordan universos que hoy resultan plenamente vigentes en sus temáticas y recursos narrativos. Obras femeninas y feministas que trascienden épocas y latitudes. Destacamos la inclusión de En estado de memoria de Mercado, editada originalmente por la propia UNAM, pero ya descatalogada: anunciada como novela, lo que resguarda sus páginas es un exquisito libro de relatos que son a su vez memorias o crónicas autobiográficas fascinantes.

El impacto del proyecto fue tal que pronto encontró resonancia más allá de las letras impresas y llegó a la televisión en una serie dedicada a explorar la trayectoria de importantes artistas de diversos ámbitos. Ahora, trasciende fronteras y hace alianza con la editorial española Páginas de Espuma: Vindictas, cuentistas latinoamericanas, que está saliendo ya a librerías, es la reunión de otras veinte autoras del Siglo XX reivindicadas como imprescindibles, entre ellas la uruguaya Armonía Sommers, la puertorriqueña Rosario Ferré y las arriba mencionadas Moreno y Brunet.

La riqueza de leerlas es doble al hacerlo a través de la mirada de sus pares jóvenes: Jazmina Barrera, Gabriela Damián Miravete, Nora de la Cruz, Claudina Domingo, Lola Horner y las propias Barrera y Venegas, autoras mexicanas cuya obra es un recordatorio de que la literatura ha cambiado y será difícil que intenten silenciarlas o relegarlas. Por cierto, la presencia en este grupo de la ecuatoriana Natalia García Freire hace desear que pronto se pueda tener en México su novela Nuestra piel muerta. Y es de desear que las Vindictas sigan recuperando el lugar que les corresponde en las librerías, bibliotecas y en los estantes de los lectores de hoy, de este y muchos lares.

Sirva esta Indiepedia dedicada a las reivindicaciones para celebrar la reaparición de Sátira, libro entre lo clandestino y lo sublime que recoge la poesía más experimental y corrosiva de Salvador Novo, ese controvertido arquitecto de nuestra cultura que dedicó sendos sonetos, décimas y coplas para bocabajear a figuras como Frida Kahlo, Diego Rivera, Pita Amor, Xavier Villaurrutia y, por supuesto, a sí mismo.

Publicada por Alias Editorial y editada por Jaime y Pablo Soler Frost, esta Sátira no es solamente una evocación sin tapujos del Novo maledicente, ese de las anécdotas que aún se relatan de boca en boca; es también un homenaje a la etapa como editor del escritor y periodista Alberto Dallal, cuya edición de 1970 fue el punto de partida de esta que llega a las librerías en pleno 2020, enmedio de una situación en la que seguramente Novo tendría mucho qué decir y, más aún, satirizar. Dallal ya no edita. Por fortuna, Alias, bajo la dirección del artista Damián Ortega, sí.

Mostrar más
Recomendado

    También te puede gustar

      También te puede gustar

        Advertising