Bugis Village in Singapore
Photo: Shutterstock

Los barrios más cool del mundo de 2020

Preguntamos a miles de personas y a expertos de cada ciudad para hacer un 'ranking' de los mejores lugares del mundo ahora mismo para disfrutar de la cultura, comer y crear comunidad

Por James Manning y Time Out editors
Advertising

Cada año, encuestamos a miles de personas de todos los puntos del planeta para descubrir los barrios más cool del mundo: esos lugares que representan el espíritu de las grandes ciudades de la Tierra. Estos son las zonas para estar en búsqueda de comida y diversión, de arte y cultura, de ambiente y personalidad. Cada año está lleno de debate y mucho amor. Pero en 2020, nuestros barrios han adquirido una importancia completamente nueva.

En los meses pasados, millones de personas se han visto pasando más tiempo cerca de casa. El aislamiento y las medidas de seguridad han vaciado las zonas de oficinas y comerciales, pero los vecindarios habitacionales han prosperado. Lugares que solían ser ciudades-dormitorio están en movimiento todo el día. La tiendida de la esquina y los restaurantes locales que solo tienen “para llevar”, se han convertido en elementos vitales. Los vecinos se han ayudado mutuamente en estos tiempos difíciles y se han sumado a las protestas de Black Lives Matter. El sentido de comunidad y los negocios independientes, siempre han aportan a la grandeza de un barrio, pero ahora esas virtudes son indispensables. Entonces, en un año tan particular, hacemos las cosas un poco diferentes.

Como siempre, nuestro top de los mejores vecindarios más cool del mundo se basa en las opiniones de los lugareños: los más de 38 mil citadinos que respondieron nuestra encuesta anual Time Out Index, nos dijeron qué zonas de su ciudad les encantan. Y una vez más, consultamos nuestra red global de editores Time Out y expertos para evaluar a los candidatos y elegir el hotspot de su ciudad.

Hoy más que nunca es cool ser amable. Los barrios más cool de 2020 siguen siendo aquellos que tienen una fascinante mezcla de personas; innovadora e inclusiva comida, bebida, arte y cultura; rentas habitacionales accesibles y ese de boca en boca difícil de definir, que atrae a personas de todo el mundo. Pero este año, más que nunca, son las áreas donde personas, comunidad y empresas han ayudado mutuamente a través de tribulaciones compartidas, lugares que representan el alma de la ciudad.

Desde las zonas periféricas que encuentran su lugar en el centro de atención, hasta los distritos creativos y contraculturales, incluso algunos centros de las ciudades que están experimentando renacimientos inesperados, estos son los 40 vecindarios más cool del mundo en 2020.

Comparte con nosotros tus barrios y lugares locales favoritos a través del hashtag #LoveLocal y sigue la campaña Love Local de Time Out, mientras celebramos y apoyamos los lugares independientes de comida, bebida y cultura que hacen de nuestras ciudades algo grandioso.

L'Esquerra de l'Eixample
L'Esquerra de l'Eixample
Foto: Maria Dias

1. L'Esquerra de l’Eixample, Barcelona

El extenso distrito de Eixample de Barcelona se divide en dos diferentes secciones, y aunque la Dreta de l'Eixample normalmente recibe toda la atención, con sus deslumbrantes tiendas de lujo y espectaculares edificios modernistas, en 2020 todos los ojos están puestos en L'Esquerra de l'Eixample.

Residencial y con los pies en la tierra, el lado izquierdo de Eixample tiene una arquitectura característica donde cada bloque de viviendas tiene su propio patio interior. Durante la estricta cuarentena de Barcelona, ​​estos espacios se convirtieron en puntos focales de la energía de la ciudad, como en las pop-up Hidrogel Sessions, en las que los residentes se disfrazaron y organizaron fiestas de baile masivas desde sus balcones.

Mientras tanto, se creó una Red de Apoyo Mutuo local para ayudar a los más vulnerables, y Ada Parellada —del conocido restaurante Semproniana— comenzó a cocinar para los trabajadores de la salud. Estas son solo algunas muestras de la humanidad de un auténtico barrio de Barcelona, ​​uno que fue pionero en brindar espacio a las empresas LGBTQ + (por eso se ganó el apodo de “Gayxample”).

Espacios comunitarios como la Fàbrica Lehmann, el huerto urbano del Espai Germanetes , el mercado de Ninot y el parque Joan Miró, entre muchos otros, es poco probable que los encuentres en guías turísticas. Este año es L'Esquerra de l'Eixample la que señala el camino hacia una Barcelona del futuro donde los lugareños, no los turistas, mandan.  Borja Duñó, Time Out Barcelona

Kobe Bryant memorial in XBox Plaza, Los Angeles
Kobe Bryant memorial in XBox Plaza, Los Angeles
Photograph: Michael Juliano

2. Downtown, Los Ángeles

Este año, quizás se hubiera hablado del resurgimiento del centro de la ciudad de Los Ángeles, mencionando solamente que MOCA, el Museo de Arte Contemporáneo, redujo las tarifas de admisión y el nuevo hotel de Hoxton presentó sus hotcakes de avellana. De cómo el codiciado espacio de trabajo conjunto NeueHouse se trasladó al entresuelo del hermoso edificio Bradbury mientras Donut Man preparaba sus legendarias rosquillas rellenas de fresa al otro lado de la calle en Grand Central Market .

Pero en cambio, este se convirtió en el año más doloroso en la historia reciente de Los Ángeles, y en una ciudad sin un lugar donde reunirse; el centro se convirtió en una alma solidaria. Tras la impactante muerte de Kobe Bryant, coronas de flores, velas y una tranquila unión se tragaron la plaza de L.A. Live. Cuando la pandemia nos mantuvo al borde del desastre en casa, el museo Broad nos trajo un poco de calma virtual en la Sala Infinity, mientras que el restaurante Broken Spanish, ahora cerrado, selló tamales al vacío y alimentó a trabajadores indocumentados de varios restaurantes.

Y cuando el asesinato de George Floyd hizo que la injusticia fuera demasiado ruidosa para ignorarla, el centro de la ciudad fue el lugar para que los angelinos hablaran. No estuvo exento de conflictos, pero hubo un giro palpable hacia la unidad el día en que miles de personas recorrieron las calles del centro. En un año de aislamiento, el centro de Los Ángeles, como ningún otro vecindario, nos ha acercado constantemente a nuestra comunidad. - Michael Juliano , Time Out Los Ángeles

Advertising
Colour Brown
Colour Brown
Photograph: Tatum Ancheta

3. Sham Shui Po, Hong Kong

Uno de los distritos más antiguos de Hong Kong, conocido por su industria textil, es Sham Shui Po y ha sido revitalizado recientemente por jóvenes creativos. Los vendedores ambulantes tradicionales, los edificios históricos y las tiendas de telas, frecuentados por diseñadores internacionales como Versace y Calvin Klein, siguen en pie, junto con los restaurantes recomendados por Michelin como Kung Wo Tofu Factory y la tienda de fideos de tercera generación familiar Lau Sum Kee Noodle. El vecindario se llena durante los fines de semana, ya que los habitantes de Hong Kong acuden en masa para comer, beber y disfrutar de la escena artística.

Los accesorios antiguos conviven armoniosamente con cafés contemporáneos y centros creativos como Phvlo Hatch; una antigua tienda de textiles de tres pisos que ahora alberga una cafetería sostenible Color Brown; Phvlo, una plataforma de diseño de moda que promueve la sostenibilidad a través del reciclaje de la moda; y Hatch, una ONG local dedicada al empoderamiento de los desfavorecidos.

En el centro de la revitalización del barrio se encuentra Wontonmeen, un albergue que normalmente alberga a turistas y artistas que exhiben en la zona. Desde la pandemia, se ha convertido en un estudio que permite a los músicos grabar videos y realizar conciertos en línea. Algunas partes del albergue también funcionan como refugio para las personas sin hogar gravemente afectadas por el brote, y su cafetería de la planta baja, Runners 'Foods, también cocina para ellos con regularidad. Tatum Ancheta, Time Out Hong Kong

Bedford-Stuyvesant, New York
Bedford-Stuyvesant, New York
Photograph: Time Out/Ali Garber

4. Bedford-Stuyvesant, Nueva York

Bed-Stuy es un vecindario envuelto en historia, con calles residenciales arboladas que vibran con un sentido de comunidad y tradición: conversaciones animadas entre vecinos en los escalones, bloques que se sienten como familias extendidas e hileras de antiguas casas victorianas. Sin embargo, este año, el área se convirtió en la mayor incubadora del futuro de Nueva York.

Durante mucho tiempo, esta área fue un centro cultural de la población afroamericana de la ciudad, y esta vez fue el punto principal para las protestas de Black Lives Matter. Ante la devastación provocada por Covid-19, dio origen a redes de ayuda mutua como Bed-Stuy Strong, para proteger a sus miembros más vulnerables.

Mientras tanto, las empresas locales han abierto sus puertas a las calles, fusionando el espacio público y privado y construyendo lazos de unión en un nuevo pacto social urbano. Peaches HotHouse sirve pollo frito caliente en un comedor al aire libre en Tompkins. Harold and Maude Vintage vende ropa vibrante para todos los géneros en un estante en Lafayette. El Billie Holiday Theatre presenta producciones teatrales brillantes con sana distanciadas para multitudes enmascaradas, manteniendo vivo el arte durante una pandemia. Las piedras rojizas de Bed-Stuy pueden ser del pasado, pero todas sus puertas se abren al mañana. - Will Gleason, Time Out New York

Advertising
Nornie Bero, owner of Mabu Mabu, Melbourne
Nornie Bero, owner of Mabu Mabu, Melbourne
Photograph: Mabu Mabu

5. Yarraville, Melbourne

Lo siento, Sydney: Melbourne siempre ha sido la capital cultural de Australia. Pero pasar por dos difíciles cuarentenas en 2020 ha significado que muchas de las piedras angulares de la ciudad (música en vivo, cultura de cafés, arte y restaurantes de clase mundial) se hayan interrumpido. Por otro lado, el espíritu comunitario de Melbourne nunca ha sido más fuerte, y el vecindario que mejor encarna ese es el suburbio del lado oeste de Yarraville.

Dos historias de encierro lo resumen. En primer lugar, el local Lee Smith-Moir de Yarraville comenzó a agregar adorables “letreros felices” en los senderos para caminar en el área y así animar a los lugareños durante el segundo encierro. Luego estaba la patinadora Belle Hadiwidjaja, que ha estado recorriendo las calles con diferentes disfraces para mantener a las familias entretenidas en su caminata diaria.

No solo eso, sino que para un suburbio relativamente pequeño, la sección transversal de comida, bebida y cosas que hacer aquí es bastante notable, desde el emblemático cine Art Deco Sun Theatre hasta restaurantes de propietarios indígenas como Mabu Mabu y el pequeño restaurante australiano contemporáneo Navi. Con un toque epicúreo y un equilibrio perfecto entre lo residencial y lo recreativo, ahora mismo no hay ningún lugar como Yarraville. - Rebecca Russo, Time Out Melbourne

Nordufer and Torfstrassensteg, Wedding
Nordufer and Torfstrassensteg, Wedding
Photograph: Dagmar Schwelle / VisitBerlin

6. Wedding, Berlín

Los barrios de Berlín como Neukölln, Kreuzberg y Mitte son conocidos por su carrusel de restaurantes y tiendas caprichosas, hoy y mañana; pero en Wedding llegó con un ritmo más lento para quedarse. Al noroeste del centro de la ciudad, su comunidad multicultural y multigeneracional se mantiene fiel a las empresas locales, desde tiendas de comestibles independientes hasta lugares advenedizos de comida callejera. Junto a los favoritos desde hace mucho tiempo como Asia Deli en Seestraße; los recién llegados como el italiano Sotto (apto para veganos), el local taiwanés casero Cozymazu y Ernst (que aprovechó el aislamiento para renovar sus instalaciones y menú con estrellas Michelin) se han establecido rápidamente entre los lugares de reunión locales más populares.

El barrio también está cambiando con los tiempos: después de años de campañas de activistas, las calles de Afrikanisches Viertel (el barrio africano) pronto perderán sus nombres de la época colonial. Te recomendamos reservar un tour de RevolutionaryBerlin desde la Puerta de Brandenburgo de Mitte hasta Wedding para comprender mejor cómo surgió Berlín y este vecindario con los pies en la tierra. - Nathan Ma

Advertising

7. Shaanxi Bei Lu / Kangding Lu, Shanghái

Hace 100 años, este tranquilo barrio del distrito de Jingan formaba parte del Acuerdo Internacional de Shanghai. Pero en estos días, se está transformando rápidamente en un destino animado de nuevos cafés, bares y restaurantes. Entre sus casas de calles bajas y tiendas de fideos de la vieja escuela, ahora encontrarás el pequeño bar de vinos naturales SOiF (que ya es un gran éxito, con largas filas los viernes por la noche para probar sus cosechas y platos de embutidos) y puré japonés-estadounidense de Lucky Diner, además de más aperturas programadas para los próximos meses.

Una de las novedades más emocionantes es la versión más reciente de la barra de patinaje sobre ruedas Riink. Es la creación de Ting Ting Liang, propietario del bar comunidad LBTQ + Roxie, y se inaugurará en el nuevo complejo de alimentos y bebidas Shankang Li. Anteriormente un mercado industrial de materiales de construcción, el complejo renovado será EL lugar de reunión de Shanghai este otoño, atrayendo marcas locales muy queridas como la pizzería al estilo de Nueva York Homeslice y la última versión del restaurante latinoamericano Azul. Aunque el Asentamiento Internacional desapareció hace tiempo, el área todavía se siente como una encrucijada cultural. Editores de Time Out Shanghai

East Coffee Company, Glasgow
East Coffee Company, Glasgow
Photograph: Niall Walker

8. Dennistoun, Glasgow

Bordeada por la Necrópolis, la M8 y las líneas de ferrocarril, Dennistoun se siente como una isla aislada en el East End de Glasgow. Durante la última década, la afluencia de jóvenes, principalmente estudiantes de la cercana Universidad de Strathclyde, ha alterado la demografía de este vecindario de bajo perfil, históricamente de clase trabajadora. Sin embargo, la marea de la reurbanización está llegando lentamente, y sus encantadoras viviendas de piedra arenosa rubia y roja siguen siendo asequibles para la mayoría.

East Coffee Company y Mesa luchan por el brunch a través de la bulliciosa arteria central Duke Street. El pub de Redmond se traduce a comida casera y cerveza artesanal. La pandemia ha interrumpido las exhibiciones en la Market Gallery dirigida por artistas, la música en vivo y la comedia en Drygate Brewery, pero la floreciente vida cultural de la zona algún día regresará.

El espíritu comunitario se fomenta con iniciativas como Zero Waste Market, una tienda de abarrotes que preparó prácticas cajas de alimentos básicos durante el encierro, y Food Forest de Alexandra Park, donde los lugareños de todos los orígenes se reúnen para plantar y cultivar para un futuro más sostenible. El tranquilo Dennistoun tiene un sentido de independencia como ningún otro rincón de esta ciudad. Ahora más que nunca, está prosperando. —Malcolm Jack

Advertising
Little Red Door in the Marais, Paris
Little Red Door in the Marais, Paris
Photograph: Aron Farkas, courtesy Little Red Door

9. Haut-Marais, Paris

Menos turístico que el Marais propiamente dicho, el Haut-Marais, justo al norte, ha visto una gran afluencia de direcciones súper elegantes en los últimos años.

Intercalada entre las estaciones de metro Rambuteau, Temple y Saint-Sébastien Froissart, la zona atrae a los amantes de la comida con restaurantes exclusivos como Enfants Du Marché , ubicado dentro de las murallas históricas del Marché des Enfants Rouges. Los visitantes también están preparados para la cultura, con galerías de arte contemporáneo líderes en el mundo como Suzanne Tarasieve, Emmanuel Perrotin y Thaddaeus Ropac que se instalaron aquí. Para regalos asequibles, la tienda conceptual en expansión Merci está eternamente a la moda. Pasa por la  boutique y café Jacques Genin, cuyo propietario donó 500 kg de elegante chocolate a los trabajadores de la salud a principios de este año.

Y de noche… bueno, es difícil elegir por dónde empezar. Para los parisinos, parece que este barrio prácticamente inventó el bar de cócteles. Little Red Door, Bisou, Candelaria: diríjase a cualquiera de las sinuosas calles del Haut-Marais y encontrará bebidas alucinantes que harán que cada salida nocturna se sienta como una ocasión. —Houssine Bouchama, Time Out Paris

Two Chaps in Sydney
Two Chaps in Sydney
Photograph: Daniel Boud

10. Marrickville, Sydney

Sydney puede ser una bonita ciudad tribal, con barrios específicos definidos por sus nichos culturales: China Town en Haymarket, Little Italy en Leichhardt, la burbuja de los mochileros en Bondi, el pueblo gay en Oxford Street. Marrickville, por otro lado, es un verdadero crisol, y esta diversidad es seguramente el factor X detrás de su ascenso como suburbio de tendencia de Sydney.

Es un lugar de dualidades sorprendentes, donde los panaderos artesanales de Two Chaps y los elegantes sommeliers de Where's Nick comparten la misma acera que una tienda de sándwiches vietnamita sin lujos como Marrickville Pork Roll (el más chingón bánh mì de la ciudad) y el antro-bar del Hotel Marrickville. Oleadas de inmigrantes portugueses, vietnamitas, italianos y griegos se han sumado a la riqueza de la cultura de Marrickville, encabezando el surgimiento de quizás la escena gastronómica más ecléctica de la ciudad. Calles bordeadas de casas de la era de la Federación y enclaves frondosos protegen la esencia de que todos son bienvenidos al suburbio.

De acuerdo con las reglas típicas de la gentrificación, los artistas y los creativos queer también han sido clave para convertir este rincón industrial de la ciudad en un código postal muy deseable, pero el giro es que estas comunidades se han mantenido incluso cuando las familias de clase media lo han hecho cada vez más, abrazando a Marrickville como su hogar. A pesar de su proximidad al centro urbano increíblemente caro, Marrickville ha logrado seguir siendo asequible e inclusivo, en gran parte gracias a la continua ausencia de desarrollos de gran altura sin alma y franquicias de hospitalidad gigantescas. Que dure mucho tiempo. —Maxim Boon, Time Out Sydney

Advertising
Urban beach in Verdun, Montreal
Urban beach in Verdun, Montreal
Photograph: Mathieu B. Morin

11. Verdun, Montreal

Cuando golpeó la pandemia, este distrito del sur de Montreal estaba a cuatro días de lanzar la décima edición de una de sus fiestas más importantes: el festival urbano de leñadores y chozas de azúcar Cabane Panache et Bois Rond. En cambio, se dejaron grandes carteles que anunciaban el evento colgando sobre las calles frías y vacías. Pero, ¿cuándo llegó el momento de que los lugareños se desempolvaran y salieran de nuevo? Los Verdunoises lo hicieron con una enorme muestra de orgullo local, aprovechando al máximo el lugar al que llaman hogar.

Las multitudes acudieron en masa cuando la calle principal de Wellington Street se convirtió en peatonal, lo que permitió examinar cómodamente los largos patios de los restaurantes y las gigantescas ventas al aire libre de los minoristas independientes durante todo el verano. La inauguración de la nueva playa urbana de Verdún la convirtió en un destino para que personas de toda la ciudad escapen de las abrasadoras olas de calor. Si llegaba un nuevo negocio, se abrazó con los brazos abiertos y, sorprendentemente, más abierto que cerrado. La organización de desarrollo económico sin fines de lucro de la calle invitó a músicos locales a tocar jazz y a artistas a bailar deslumbrantes marionetas de día y de noche. Incluso el estacionamiento público de la calle encontró espacio en su último piso para un lugar responsable de fiesta al aire libre.

Si no fuera por los cubrebocas, las estaciones de desinfección de manos en cada entrada y las personas que se mantenían a dos metros de distancia, un visitante nunca hubiera adivinado que estaba ocurriendo una pandemia en primer lugar. A pesar de las renovadas restricciones que afectaron a la ciudad en octubre, el continuo grito de Verdun de sabores, vistas y sonidos locales frente a la incertidumbre demuestra cómo Montreal, y las ciudades de todo el mundo, pueden superar esto y lo harán. — Jean-Pierre Karwacki, Time Out Montreal

Kalamaja in Tallinn
Kalamaja in Tallinn
Photograph: Shutterstock

12. Kalamaja, Tallin

Kalamaja es una parte curiosa de la ciudad. Las bonitas casas de madera y la industria postsoviética se mezclan en este vecindario junto al puerto que ayudó a colocar a Tallin firmemente en el mapa cultural de las escapadas urbanas. Todo se centra en Telliskivi Creative City, donde F-Hoone ofrece cocina báltica moderna brillante (y económica) y Sveta Baar organiza noches de música alternativa siempre furiosas.

Estonia tiene la reputación de ser una economía basada en la tecnología, por lo que no es de extrañar que los nómadas digitales se hayan apoderado de esta parte de la ciudad que alguna vez fue un pueblo, especialmente en espacios de trabajo conjunto como Palo Alto, ubicado en una antigua fábrica. Durante la primavera, una empresa llamada Garage48 organizó un evento en línea llamado Hack the Crisis que reunió a más de 800 trabajadores del sector tecnológico en todo el vecindario y áreas cercanas para ayudar al país a controlar la pandemia. Hablando en términos relativos, Estonia todavía ha tenido muy pocos casos, y eso es gracias en gran parte a este barrio joven y relajado. —Tom Tonks, Hidden Tallinn

Advertising
Hannam-dong in Seoul
Hannam-dong in Seoul
Photograph: Jung U / Shutterstock.com

13. Hannam-dong, Seúl

Con sus embajadas, museos de arte contemporáneo y tiendas de moda de lujo, Hannam-dong puede parecer solo brillo y glamour en la superficie. Pero si profundizas en este vecindario, que se extende por la ladera entre las estaciones Hangangjin y Hannam de Seúl, descubrirás una mezcla muy unida de casas familiares de ladrillo rojo, acogedores cafés de postres y una gran cantidad de tiendas de plantas y flores.

El área comenzó a atraer a artistas en 2015, cuando abrieron sus puertas tanto el centro de arte experimental del Museo D como el archivo de vinilos de la Biblioteca Musical Hyundai Card. Sin embargo, solo floreció adecuadamente en el último año, sin duda gracias al hecho de que celebridades del K-Pop como RM (de BTS) y G-Dragon se han mudado recientemente al área. Para la experiencia completa de Hannam-dong, querrás explorar la colección a un precio razonable en Still Books, cenar pollo asado sobre carbón de roble en Semegae y pedir un cóctel en el elegante bar con temática de aviones Pussyfoot Saloon. — Hahna Yoon

Senhora Presidenta, Bonfim, Porto
Senhora Presidenta, Bonfim, Porto
Fotografia: João Saramago

14. Bonfim, Oporto

Muchos lugareños sienten que la identidad genuina de Oporto está comenzando a desaparecer en áreas más céntricas de la ciudad, pero todavía está muy viva en Bonfim. Con un fuerte espíritu de comunidad y comercio local, ahora más importante que nunca, es un barrio cuyos pequeños cafés y tiendas incluyen algunos de los restaurantes más tradicionales de la ciudad (A Cozinha do Manel, Rogério do Redondo, Casa Nanda), pero también cocinas de vanguardia como Euskalduna Studio y Pedro Limão.

La presencia de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Porto y galerías como Senhora Presidenta y Lehmann + Silva hacen de Bonfim el submundo artístico de la ciudad. La música suena fuerte y orgullosa en CC Stop, un antiguo centro comercial transformado en estudios y salas de ensayo para cientos de músicos, desde jazz hasta heavy metal. Y ahora que Bonfim se está volviendo cada vez más peatonal, es más atractivo que nunca explorar el vecindario a pie, a través de calles repletas de arquitectura tradicional y hacia los jardines acuáticos de Nova Sintra, con sus elevadas vistas sobre el río Duero. —Ana Patrícia Silva, Time Out Porto

Advertising
Blk Girls Green House in Oakland
Blk Girls Green House in Oakland
Photograph: Samantha Tyler

15. Ghosttown, Oakland

Una vez fue parte de los terrenos de las Panteras Negras originales, este pequeño vecindario a poca distancia de la estación de BART MacArthur todavía ejemplifica el encanto punk por el que Oakland fue conocida una vez (y es cada vez más difícil de encontrar en el Área de la Bahía de San Francisco).

Nadie puede estar de acuerdo en cómo Ghosttown obtuvo su nombre, pero se siente cada vez más animado, y aunque la palabra gentrificación definitivamente ha asomado su fea cabeza (los victorianos renovados y los condominios recién construidos están apareciendo en MLK Boulevard), el ambiente sigue siendo amigable. Los lugareños se mezclan con los recién llegados con una cerveza barata y un juego de billar en el patio lleno de humo del Eli's Mile High Club; come pechuga ahumada en casa en Stay Gold Deli y nuevos libros en Marcus BookStores, la librería negra independiente más antigua del país.

La última llegada es Blk Girls Green House, un pequeño vivero de plantas, dulce y una tienda de artículos para el hogar hechos en color negro. Las calles residenciales están salpicadas de galerías de arte y granjas urbanas, y es mucho más probable que veas a punks montando patinetas o un residente de mucho tiempo invitándote a su fiesta de cumpleaños en el patio trasero (¡historia real!) Que encontrarte con el próximo Mark Zuckerberg. —Sarah Medina, Time Out USA

Chula-Samyan
Chula-Samyan
Photograph: waranon 8327 / Shutterstock.com

16. Chula-Samyan, Bangkok

El vecindario alrededor de la Universidad de Chulalongkorn solía ser un área en decadencia, medio olvidada, hogar de antiguos tenderos y puestos de comida y destartaladas tiendas de autopartes. Ahora, gracias a los esfuerzos de la agencia inmobiliaria de la universidad, sus espacios se han ordenado, las tiendas vacías se han remodelado en galerías y restaurantes vibrantes, y hay un nuevo parque público —enorme— diseñado por un arquitecto.

Un puñado de viejos establecimientos de comida callejera se ha trasladado a la línea de Ban Tad Thong , convirtiendo la carretera en un nuevo destino de comida barata. El nuevo y poco convencional centro comercial Samyan Mitrtown tiene una librería abierta las 24 horas, un cine dedicado a películas independientes y un jardín público en la azotea, y está adjunto a Triple Y: un hotel que promueve el arte y el diseño locales.

Toda esa actividad (más precios mucho más baratos que en áreas convencionalmente de moda como Ari y Thonglor) ha traído caras nuevas al barrio: los veteranos chinos y los estudiantes universitarios todavía merodean por sus calles en busca de todo lo barato, pero ahora se les une fans del arte, amantes del cine y amantes de la comida. Samyan está disfrutando de un resurgimiento que no ha visto en años, quizás décadas. Y aunque el Covid-19 ha golpeado bastante fuerte a este vecindario en ascenso, la comunidad se ha unido por el arte, ya que las galerías del distrito se han unido para exhibiciones y actividades bajo el lema de Pathumwan Art Routes. —Top Koaysomboon, Time Out Bangkok

Advertising
Alvalade, Lisbon
Alvalade, Lisbon
Photograph: Alex Sunderland / Shutterstock.com

17. Alvalade, Lisboa

Es cada vez más difícil encontrar habitantes de Lisboa desde hace mucho tiempo en el centro de Lisboa, pero en Alvalade, todavía se puede sentir el pulso de la vida del vecindario: rostros familiares, eventos comunitarios y espacios.

El ambiente acogedor de la zona es evidente en A Mariazinha, un especialista en té y café de delicioso aroma con más de 60 años en su haber, y en el tradicional Mercado de Alvalade, donde los artistas afectados por la pandemia han estado trabajando en residencias rotativas desde agosto. Pero también lo encontrarás en The Wave Factory, un restaurante, bar y espacio de trabajo conjunto con una ola interior real en la que puedes surfear.

Luego está la historia del rock 'n' roll de Alvalade: este fue el centro de la escena del rock de Lisboa en los ochenta, y sus ecos aún se escuchan en Popular Alvalade, el RCA Club y el lugar gótico Noir Clubbing, que se mudó aquí desde el centro de la ciudad en marzo. Esa es solo una parte de una escena cultural burbujeante que también incluye un festival literario y el ciclo de películas Traça, que muestra cintas caseras perdidas hace mucho tiempo filmadas en Lisboa. —Vera Moura, Time Out Lisbon

Noord in Amsterdam
Noord in Amsterdam
Photograph: fokke baarseen / Shutterstock.com

18. Noord, Amsterdam

En el bullicioso barrio de Amsterdam-Noord, los astilleros se han convertido en patios de recreo culturales y los espacios abiertos atraen a familias jóvenes, artistas, cerveceros y empresarios. Súbete al ferry gratuito desde la estación Centraal, en la dirección opuesta a la mayoría de los visitantes internacionales, para llegar a NDSM Wharf: el centro de la escena del arte callejero de Ámsterdam y hogar del mercado de pulgas mensual más grande de Europa en IJ-Hallen (estos días con más puestos distanciados y rutas unidireccionales).

En este lado del río IJ, los jóvenes creativos de Noord han construido una comunidad floreciente de negocios de múltiples conceptos, como el restaurante cinema con vista al río en FC Hyena (ahora con autocine adicional), SkateCafe, donde puedes comer para bajarte el monchis y tomar una copa de vino, y la playa urbana de Pllek, con su espacioso restaurante orgánico construido con viejos contenedores de envío.

El angular Eye Filmmuseum, el edificio moderno más emblemático de Noord, se encuentra a un corto paseo en bicicleta de los pueblos tradicionales bordeados de casas de madera de dos aguas. Luego, para una dosis de adrenalina (además de una vista impresionante de todo el vecindario y el resto de Ámsterdam y más allá), desafía el columpio más alto de Europa, montado en lo alto de la torre A'DAM. —Christina Newberry

Advertising
SESC 24 de Maio, Centro, São Paulo
SESC 24 de Maio, Centro, São Paulo
Photograph: SESC 24 de Maio

19. Centro, São Paulo

Durante la última década, el Centro de São Paulo ha pasado de ser un vecindario accidentado que debe evitarse a ser, sin duda, el rincón más fresco de la ciudad más grande de América del Sur. Los edificios decadentes de la era del boom de los sesenta ahora están llenos de espacios culturales de vanguardia, como la Casa Elefante (una tienda de discos que se ha convertido en una librería, café, sala de conciertos y tienda vintage, todo en uno) y SESC 24 de Maio: un centro comunitario diseñado por Paulo Mendes da Rocha que cuenta con un museo, un teatro y una pintoresca piscina en la azotea.

El renacimiento del barrio fue liderado por el galardonado bar de sándwiches de cerdo de Jefferson Rueda, A Casa do Porco, y una gran cantidad de restaurantes y bares de primer nivel que pronto echaron raíces aquí también. All, dirigido por mujeres, Fel es posiblemente la coctelería más elegante de este lado del ecuador, mientras que el restaurante Estadão, abierto las 24 horas, es un rito de iniciación en cualquier salida nocturna.

Este año ha golpeado duramente a la ciudad, pero Centro está volviendo a la normalidad, con aceras en todo el vecindario transformándose en espacios para comer al aire libre. En el centro de São Paulo de 2020, se sintió casi inevitable. Cómo cambian los tiempos. —Euan Marshall

Holesovice in Prague
Holesovice in Prague
Photograph: Lukas Najman / Shutterstock.com

20. Holešovice, Praga

Un poco alejado del centro histórico, el barrio de Holešovice de Praga está repleto de bares, cafeterías, lugares culturales y algunos de los espacios verdes más queridos de la ciudad, incluidos muchos bares al aire libre desbordados. Impulsado por una mezcla de artistas, familias jóvenes e incluso un grupo de ciberpunks, el reciente resurgimiento de la zona se produce gracias a un gran paquete de apoyo del gobierno local progresista y su cambio de nombre como el “distrito de arte” oficial de la capital checa.

El parque Letná, el punto focal del barrio, alberga la cervecería al aire libre más pintoresca de Praga y un enorme complejo cultural que prospera en verano, así como un metrónomo funcional de 75 pies de altura que marca el lugar donde una vez estuvo la estatua de Stalin más grande del mundo. No se pierda DOX, una impresionante galería de arte contemporáneo de 3,000 metros cuadrados, con su propio zepelín de madera. Y para obtener puntos adicionales de novedad, toma un café en Paralelni Polis, el primer café del mundo en aceptar pagos utilizando únicamente bitcoins. —Amanda Bell

Advertising
Calle del Oso, Embajadores, Madrid
Calle del Oso, Embajadores, Madrid
Photograph: Shutterstock

21. Lavapiés, Madrid

Nombrado en esta lista como el mejor barrio del mundo hace un par de años, el céntrico Lavapiés aún es querido por los Madrileños —y más recientemente gracias a su renovado espíritu solidario que emana de sus grupos comunitarios. Durante estos tiempos complicados, las asociaciones de ayuda a migrantes —como Inmigrantes Senegaleses de España y Valiente Bangla— continúan brindando ayuda a quienes lo necesitan, migrantes o no.

Y a pesar de que se avecina un segundo encierro, Lavapiés se ha esforzado por volver a la normalidad, inundando de nuevo con el olor a café del moderno Hola Café, los famosos sándwiches zapatillas cocinados a la parrilla en Melo's y el telón volviendo a levantarse en el Teatro Pavín Kamikaze; aunque con aforo reducido, distanciamiento social y uso obligatorio de cubrebocas. Así, Lavapiés es el reflejo más evidente de la Nueva Normalidad en Madrid, donde una vibrante vida cultural atraviesa los problemas y los vecinos hacen todo lo posible por ayudarse mutuamente. —Marta Bac, Time Out Madrid

Opebi, Lagos
Opebi, Lagos
Photograph: Hannah Ajala

22. Opebi, Lagos

El distanciamiento social no es fácil en Lagos, pero en el barrio de Opebi, parte del distrito de Ikeja, lejos del ajetreo y el bullicio de la isla de Lagos, el tiempo se siente un poco más lento y las cosas un tanto más tranquilas. La gente amable, las casas y apartamentos espaciosos y los puestos de frutas y verdudas en cada esquina, provocan que Opebi te haga sentir de inmediato en casa.

Durante el aislamiento, vecindarios como Opebi se quedaron quietos: casi nadie se aventuraba a salir, el tráfico era inexistente e incluso los estafadores con mentalidad empresarial —que suelen verse a diario en toda la ciudad— estaban ausentes. Pero a medida que la ciudad regresa a la vida, este barrio vuelve a tener ambiente; ya sea que vayas al finísimo Barrel Lounge por un coctel y algunos bocadillos (como papas fritas, pescado fresco y cabra) o a disfrutar de las tentadoras especialidades locales de Mama Cass, donde dos personas pueden pedir una mesa llena de comida tradicional por menos de 200 pesos. Todo esto le otorga a Opebi un barrio amigable, económico y sorprendentemente tranquilo en medio de una bulliciosa ciudad. —Hannah Ajala

Advertising
Alamanegra in Mexico City
Alamanegra in Mexico City
Photograph: Gabriel Monroy

23. Narvarte, Ciudad de México

Si vas caminando por la Ciudad de México y de repente notas un delicioso olor a pan recién horneado, a café molido y a lúpulos de cerveza, probablemente estés en Narvarte: ese barrio que desde hace unos años está emergiendo como uno de los mejores lugares de la CDMX para vivir y visitar. Siguiendo tu olfato, descubrirás el pan artesanal de Costra, el café de especialidad de Almanegra y las cervezas de La Perdida —y ten presente que Narvarte es la mecca para los cazadores de tacos.

Pero esta área no solo es tendencia por sus credenciales gastronómicas. Si la buena voluntad, la simpatía y la solidaridad tuvieran una fragancia, esas también serían parte de Narvarte. Notamos el espíritu comunitario del área después del terremoto de 2017 y nuevamente este año, cuando el aislamiento comenzó. El favorito para comer BBQ, Pinche Gringo, animó a los lugareños con transmisiones en vivo desde su página de Facebook —dj set, clases de yoga, drag bingo y más— bajo el nombre de #StayAtPincheHome. Al mismo tiempo, el taproom local Hop The Beer Experience 2 unió fuerzas con otras cervecerías de la capital mexicana para entregar cerveza fresca y deliciosa al personal de salud.

Mientras tanto, un hospital cercano —el 20 de Noviembre, en la Del Valle— estuvo en la mira de todos cuando presentó a Harley: un pug de un solo ojo vestido con EPP, que se volvió virar por sus esfuerzos para animar a quienes estuvieron en la primera línea de lucha contra el famoso virus. Así es: el sentimiento fraternal de Narvarte se extiende incluso al reino animal. —Anaid Ramírez, Time Out México

Green Mill, Chicago
Green Mill, Chicago
Photograph: Neal O’Bryan

24. Uptown, Chicago

Camina hasta el cruce de Broadway y Lawrence Avenue, en el vecindario Uptown de Chicago, y verás las fachadas descastadas de teatros que datan de los años veinte y el letrero neón de un club de jazz que alguna vez fue frecuentado por Al Capone. Cerca de ahí, en Clifton Avenue, el mural Black Lives Matter, creado por 18 artistas locales, cubre el pavimento. Eso resume bastante bien la yuxtaposición cronológica que encarna este barrio.

La perseverancia ha sido un tema definitorio en la historia de Uptown, y ahora el barrio está retomando poco a poco sus actividades desupés del cierre, con el bar de honky-tonk Carol's Pub y el club drag Baton Show Lounge ofreciendo de nuevo presentaciones en vivo. El restaurante etiope Demera y el lugar de BBQ chino Sun Wah continúan alimentando tanto a la comunidad local como a quienes padecen de hambre en otras comunidades.

La vibrante escena de restaurantes de Argyle Street y el impresionante paisaje frente al lago te atrapan, pero es la mezcla de culturas y los vestigios tangibles de la historia de esta zona lo que hace que Uptown se sienta como una parte del pasado de Chicago y, al mismo tiempo, una zona vital para el guturo de la ciudad. —Morgan Olsen, Time Out Chicago.

Advertising
Little Five Points, Atlanta
Little Five Points, Atlanta
Photograph: 4kclips / Shutterstock.com

25. Little Five Points, Atlanta

Un barrio artístico donde los creativos y los espíritus libres viven junto a excéntricos salones de tatuajes y animados bares de buceo; los habitantes de Atlanta aman Little Five Points por su vibrante e íntima comunidad. Tiene todas las ventajas de la vida en la ciudad —accesibilidad para peatones, por ejemplo—, sin los altísimos precios de estacionamiento y el tráfico vertiginoso de la vida en el centro.

L5P es donde coexisten lugares excéntricos de música y diversos proveedores de ropa, de modo que un paseo por Euclid Avenue podría revelar a una estudiante universitaria vestida con ropa de calle que se dirigía a la atrevida boutique Wish ATL para comprar un par de Yeezys, a una banda emergente que fuma afuera del Aisle 5 antes su primera actuación pública, a una pareja hippie tomando un batido en Arden's Garden después de una exitosa noche de ahorro o a un rapero local grabando un video en Moods Music, una gran tienda de discos.

Aunque la expresión individual parece fluir por las venas de cada residente de Little Five Points, esta también es una comunidad rica y unida, cuyo epicentro, el cruce de cinco vías en la esquina de Euclid y Moreland, regularmente alberga bares, ventas de arte y improvisadas sesiones de improvisación en la acera. — Joshua Robinson

Wynwood
Wynwood
Photograph: Felix Mizioznikov / Shutterstock.com

26. Wynwood, Miami

Halemos de contrastes. Wynwood cerró 2019 con la celebración del décimo aniversario de su museo al aire libre Wynwood Walls, reconocido mundialmente, y este año comenzó a albergar las mejores fiestas y conciertos del Super Bowl LIV de la ciudad. Y luego llegó el encierro. El bullicioso vecindario se quedó en silencio mientras sus galerías se cerraban, los Muros cerraban sus puertas y los turistas dejaban de llegar. Durante un tiempo, lo único emocionante que sucedió en el distrito de las artes de Miami fueron los manifestantes que marchaban por NW Second Avenue, en apoyo del movimiento Black Lives Matters.

Sin la afluencia de los foráneos y una comunidad local fuerte para sostenerla, los dueños de negocios de Wynwood dieron un paso al frente para mantener viva la misión cultural del barrio. SWARM, la productora de eventos detrás de las principales fiestas y festivales anuales de Wynwood, lanzó una estación de radio en junio como una forma de mantener al público involucrado y a su lista de DJs empleados. 

Casi al mismo tiempo, el Wynwood Business Improvement District ayudó a los restaurantes a convertir las calles en asientos al aire libre, siendo pionero en el programa KYU, aclamado por la crítica. Y el arte floreció en todas partes. Desde divertidas opciones como el mural de Tiger King en el noroeste de la Quinta Avenida, hasta grafitis serios que invitan a la reflexión en honor a BLM y exposiciones de actualidad que destacan los efectos del cambio climático en el Museo del Grafiti. La creatividad y la innovación demostraron ser el antídoto local para una crisis global. —Virginia Gil, Time Out Miami

Advertising
Phibsboro, Dublin
Phibsboro, Dublin
Photograph: 4H4 Photography / Shutterstock.com

27. Phibsboro, Dublin

Después de ser derrumbado por el vecino Stoneybatter el año pasado, Phibsboro vuelve a la cima en 2020, y con razón. Si bien la pandemia ha vaciado partes del centro de la ciudad de Dublín, esta zona del lado norte ha resistido valientemente estos tiempos realmente extraños.

Phibsboro, que combina el encanto de la vieja escuela y el ajetreo contemporáneo, se siente a la vez vivido y animado. Los lugareños tienen de donde elegir: una gran cantidad de cafeterías, restaurantes y pubs justo en la puerta de su casa. El café del vecindario Bang Bang es una ventanilla única para hamburguesas de brunch y políticas tote bags. El bar deportivo The Back Page sirve pizzas que llevan el nombre de algunos de los mejores atletas de Irlanda, mientras que el borracho victoriano The Hut ofrece "pintas" (de Guinness) generosamente.

Pero si hay elementos locales que distingue a Phibsboro, esos sin duda son los murales del Bohemians FC, los salones de billar, los colectivos punk y el gigante brutalista que es el centro comercial Phibsboro. Si estás buscando señales de que el corazón de Dublín aún late, no busques más allá de esta parte de la ciudad, que brilla tranquila y sin adornos. —Amy O’Connor

Nørrebro, Copenhagen
Nørrebro, Copenhagen
Photograph: Monica Goebel / Shutterstock.com

28. Nørrebro, Copenhagen

Una comunidad diversa y multiétnica existe justo al norte de los famosos lagos de Copenhague; Nørrebro tiene un ambiente que nunca duerme, donde las caminatas a través de los mercados de pulgas de fin de semana se mezclan con las comidas de los prósperos restaurantes de Oriente Medio y África y remata con un sencillo bar.

En una ciudad conocida por su excelencia culinaria, esta es el área donde los lugareños vienen a comer y beber. Las vinotecas naturales como Pompette están revolucionando el consumo de vino consciente del medio ambiente. Grim —que significa "feo"— es un servicio de entrega de verduras orgánicas que trabaja para eliminar el desperdicio de alimentos —y en verdad que lo logró durante el encierro—. Selfish es tu mejor opción para el sushi, Ma’ed ofrece excelentes platos etíopes para compartir, y Ranee’s tiene que ver con los sabrosos platos del norte de Tailandia llenos de pescado.

En un año normal, las celebraciones callejeras, incluida la fiesta anual de música dance Distortion y el festival de jazz de la ciudad, se apoderarían de plazas como Balders Plads; mientras que el Pride y las marchas por la justicia social también suelen ir bien aquí. Para la reflexión perfecta del día después, querrá dirigirse al cementerio Assistens, donde descansa el rey de los cuentos de hadas Hans Christian Andersen. Tenemos la sensación de que en este momento le encantaría este mágico vecindario. — Alexandra Pereira

Advertising
Gelam Gallery in Bugis
Gelam Gallery in Bugis
Photograph: Dewi Nurjuwita

29. Bugis, Singapore

Antes de que Singapur fuera una metrópolis moderna con rascacielos, la gente vivía en pequeñas aldeas conocidas como kampungs. Se reunían para compartir comida, reunirse alrededor de un solo televisor y vigilar a los hijos del vecino. No había puertas cerradas, solo una comunidad unida viviendo junta, tratando de llegar a fin de mes. Si bien estos pueblos ya no son un espectáculo común en la ciudad, el "espíritu kampung" sigue vivo en Bugis.

En Haji Lane (el nombre proviene de los inmigrantes musulmanes que se establecieron aquí por primera vez durante el siglo XIX), Good Luck Beer House ha estado ayudando a otros negocios de alimentos y bebidas en la calle: dejó que su página de delivery sirviera a otros locales, como Blanco Court Prawn Mee, un vendedor ambulante que de otra manera no habría sobrevivido al aislamiento. La Galería Gelam abrió sus puertas el año pasado y es la primera de arte al aire libre de Singapur, un complemento oportuno de todas las demás galerías independientes y de arte callejero repartidas por el barrio.

El arte también llega al plato cuando pintas un lienzo de arroz en uno de los muchos puestos nasi padang de la zona o pides un sorprendente trago en Atlas, ubicado en un espacio igualmente impresionante inspirado en el Art Deco. Son sitios como Bugis los que demuestran que Singapur es mucho más que rascacielos. —Dewi Nurjuwita y Nicole-Marie Ng, Time Out Singapur

Street food in Gongguan, Taipei
Street food in Gongguan, Taipei
Photograph: pornprapa66 / Shutterstock.com

30. Gongguan, Taipei

Puede parecer extraño este año, en el que tanta vida en la ciudad se ha detenido, pero el área estudiantil de Gongguan nunca se había sentido tan viva. Taiwán controló la situación prácticamente desde el principio gracias a la rápida acción del gobierno y la proactividad de la población para quedarse en casa y usar cubrebocas, haciendo que cualquier encierro sea prácticamente innecesario.

Sin embargo, naturalmente, las atracciones al aire libre han demostrado ser populares en los últimos seis meses. Gongguan gana aquí, ya que limita al este con el frondoso campus de la Universidad Nacional de Taiwán de la era japonesa, y al oeste con el parque ribereño con su mezcla de ciclistas, paseadores de perros y una serie de animados bares al aire libre (para tu información, The Poutinerie & Snack Shack sirve un inigualable Capitán Morgan con refresco de cola).

Las colas se forman alrededor de la cuadra para Mo Chao, un negocio familiar de venta de té con burbujas en la pared, mientras que grupos grandes llenan los numerosos y asequibles restaurantes tailandeses y lugares de estofados sobre la calle principal. Si tiene dificultades para elegir, va el tip: Sara Thai sirve algunos de los mejores curry de coco de Taipei. Y después de que se pone el sol, las cosas suben de temperatura en el mercado nocturno, en las calles aledañas a la estación de metro de Gongguan. — Dinah Gardner

Advertising
Soho
Soho
Michael Ting / Shutterstock.com

31. Soho, London

En el centro de Londres, hay de nuevo un montón de mesas sobre las aceras del Soho. ¿La razón de este repentino renacimiento? Un desastroso cambio de la fortuna a manos de la pandemia.

Ningún lugar de Londres ha sufrido como Soho. Para el segundo mes de aislamiento, sus calles —conocidas antes por su sordidez, luego por albergar a medios de comunicación y tiendas de discos— se tambaleó al borde de la extinción: cerrada y sin vida. Después salieron las mesas y con ellas el espíritu bohemio corazón dark de Londres.

El neón del barrio rojo pudo atenuarse desde su apogeo (ya no encontrarás a personas como Francis Bacon, tambaleándose después de un largo almuerzo), pero este año ha revelado el gran amor que los londinenses sienten por sus restaurantes, bares, tiendas y personalidades, mismas que llenan de vida a Soho. Los bares gay de Old Compton Street tienen una nueva identidad callejera; los lugareños y visitantes recaudaron £80,000 para que el antiguo pub French House siguiera sirviendo sus pintas; el legendario club de jazz Ronnie Scott's ya reactivó sus espectáculos (con su respectiva sana distancia).

¿Puedes vivir allí con poco dinero? Por supuesto no; es Soho, LOL. Pero sin el Soho, Londres, y probablemente muchas otras ciudades en esta lista, no sabrían cómo debería ser un "barrio cool". Ahora merece que redescubramos sus encantos. — Editores de Time Out London

Tartine in Ho Chi Minh City
Tartine in Ho Chi Minh City
Photograph: Tartine

32. Binh Thanh, Ho Chi Minh City

El inmersivo, local y céntrico Binh Thanh es un llamativo rincón de la frenéntica ciudad Ho Chi Minh. Es fácil perderse en su laberinto de callejuelas, pero eso es bueno: el ambiente es eléctrico, los lugareños son amigables y los turistas pocos.

En la calle Phan Van Han, una franja en la frontera con el Distrito 1, los puestos de comida callejera se frotan contra lugares de alto nivel como SuShi Nhí, Captain Phook y Here and Now. Del mismo modo, la cultura saigonesa del café callejero comparte espacio con opciones de alto nivel como Café Tartine, Café Cơ y Nhà Saigon.

La escena gastronómica también prospera cerca de Landmark 81, el rascacielos más alto de HCMC; diríjete al piso 75 para pasar el rato en el bar cafetería Blank Lounge. Hay más diversión nocturna en Birdy y Nong Trai Khoai en Pham Viet Chanh y en el atmosférico bar de cócteles Cọ. Y para la mañana siguiente, Van Thanh Park es un oasis verde bienvenido. — Zoe Osborne

Advertising

33. Melville, Johannesburg

Melville es un lugar alegre en el que todos conocen a todos. Justo al norte del centro de la ciudad, la carretera principal cerca con árboles este barrio, en gran parte residencial, está repleto de cafeterías, restaurantes y bares tendidos sobre la acera. Las antigüedades se despliegan frente a las tiendas familiares. Los artistas pregonan sus creaciones en las esquinas. De hecho, muy pocas partes de Johannesburgo son mejores para un mood casual que su principal zona comercial, 27 Boxes; alguna vez fue Faan Smit Park, ahora un complejo comercial de 51 tiendas que comprende coloridos contenedores apilados.

Desde el inicio del aislamiento, los básicos del vecindario (y personalmente nuestros favoritos) Xai Xai y Nuno's se han fusionado para servir sus distintivos platos de inspiración portuguesa y mozambiqueña en un solo establecimiento más grande. Mientras tanto, Kwoffee Shop ha entregado algunos de los mejores cafés de la ciudad.

Sin embargo, para tener una idea más clara de este barrio completamente amigo y centrado en la comunidad, basta con conocer el programa de paquetes de alimentos Melville de la Fundación Viva. Dirigida por Melvillians Tanya y Sean Gardiner, esta excelente iniciativa involucró a una red de voluntarios locales que repartieron 300 mil comidas a los menos pudientes durante los cuatro meses de "cierre estricto". Así es el espíritu sociable y solidario de Melville. Si vivieras aquí, es casi seguro que también querrías quedarte encerrado. — Iga Motylska

K5 in Nihonbashi
K5 in Nihonbashi
Photo: K5 / Yikin Hyo

34. Kabutocho, Tokyo

Nihonbashi está acostumbrado en ser el centro de atención: fue tanto el bullicioso centro comercial como el corazón cultural de Tokio hasta mediados del siglo XX. Después de un declive que se prolongó por décadas, hoy está renaciendo con una mezcla distintivamente japonesa de tradición y modernidad.

Dentro de su laberinto de callejuelas, salpicado de majestuosos edificios neobarrocos y humildes tiendas tradicionales, encontrarás una tienda de papel washi histórico dentro de un cubo negro geométrico; un centenario restaurante de anguilas que se ha convertido en un bar de cerveza artesanal; y un santuario de 1200 años que ha permanecido en silencio a la sombra de una lujosa tienda departamental. Y todos los años, en verano, puedes asistir a uno de los festivales tradicionales más animados de Tokio: el Nihonbashi-Kyobashi Matsuri, con miles de bailarines con deslumbrantes atuendos desfilando por la avenida principal de Chuo Dori.

Pero el centro de la reinvención de Nihonbashi es el área de Kabutocho, donde el Proyecto de Revitalización de Kabutocho está inyectando entusiasmo y mentes frescas en un área congestionada que alguna vez se conoció como el "Wall Street de Tokio". La antigua sede del primer banco de Japón se ha transformado en K5, un hotel boutique con una interesante gama de nuevos restaurantes, cafeterías y bares. Sin embargo, a pesar de toda esta nueva energía, Kabutocho aún conserva su ambiente relajado. Es difícil ser genial sin ser ostentoso, pero Kabutocho (y Nihonbashi en general) lo logra sin esfuerzo. —Editores de Time Out Tokio

Advertising
Street in Porta Venezia, Milan
Street in Porta Venezia, Milan
Photograph: Shutterstock

35. Porta Venezia, Milan

Milán fue una de las primeras y más sólidas ciudades europeas. El único cambio significativo que verá en las calles de Porta Venezia son las mesas al aire libre recientemente legalizadas. Al ser una capital regional que prospera como el aperitivo al atardecer, eso ha hecho que el distrito LGBTQ + de la ciudad, con su enorme arcoíris que te da la bienvenida al salir del metro, sea tan ruidoso y animado como de costumbre en los últimos meses.

Para un trago de 3 €, el lugar ideal es la tabaquería y el bar de billar de gestión familiar Picchio. Después de la pasta a la boloñesa en la Trattoria Sabbioneda Da Romolo o los platos vegetarianos de Alhambra, los milaneses van a Bar Basso para disfrutar de la decoración de los años 60 y el famoso Negroni Sbagliato, inventado aquí mismo por el padre del actual propietario, Maurizio.

Justo al lado de la principal calle comercial de Milán, con las bocinas de los autos, las risas y las campanas de las bicicletas, este vecindario del norte es donde los lugareños se dirigen a las mejores antigüedades de la ciudad (Seconda Vita) y ropa vintage (Bivio). La hora del té ocurre en La Teiera Eclettica y la hora del helado en Out-of-the-Box. ¿La dolce vita? Nunca desapareció de esta ciudad de bolsillo. — Isobel Gooder

Ilaika in Kuala Lumpur
Ilaika in Kuala Lumpur
Photograph: Ilaika

36. Taman Paramount, Kuala Lumpur

Mientras que las zonas más prósperas de Kuala Lumpur, como Damansara y Taman Tun Dr. Ismail, se esfuerzan por impresionar con sus altísimos edificios y lugares hiper-estilizados, el lado más fresco de KL se encuentra en Taman Paramount: un pequeño vecindario pintoresco donde los lugareños van a desahogarse.

A pesar de su distancia del centro de la ciudad, la gente ha comenzado a visitar Taman Paramount en busca de una dosis de nostalgia. El emblemático cubo que hasta hace poco albergaba al suepermercado Giant, fue una vez un cine muy querido; los restaurantes de décadas de antigüedad y los puestos de vendedores ambulantes son los favoritos desde hace mucho tiempo y sirven comidas típicas de Malasia como nasi lemak y Sarawak laksa. Al mismo tiempo: las diversas tiendas familiares son una característica reconfortante del barrio, sus estantes están llenos de bocadillos infantiles, productos secos y artículos para el hogar.

A la par, el tramo local de Jalan 20/13 está ganando rápidamente el favor de los jóvenes creativos y emprendedores de buen ojo: en los últimos años se han visto una serie de grandes aperturas como Ilaika (una tienda conceptual que selecciona 'aleatoriamente' de diseñadores y fabricantes locales), el bar de cerveza artesanal Monster and Beer, el laboratorio de cine integral Zontiga, espacios de galería que albergan exhibiciones y mercados emergentes y, por supuesto, algunos excelentes cafés y restaurantes. — Ng Su Ann

Advertising
Street in Allston, Boston
Street in Allston, Boston
Photograph: Akram Habibi / Shutterstock.com

37. Allston, Boston

Dado que los viajes internacionales de Estados Unidos prácticamente han cesado, los bostonianos tienen la suerte de que solo necesitan viajar a Allston para ver el mundo. Si bien el vecindario siempre ha estado lleno de energía juvenil gracias a una gran población de estudiantes y posgraduados, las recientes oleadas de foráneos han inyectado al área un nuevo espíritu, como lo demuestran los restaurantes de migrantes que continúan apareciendo año tras año.

En este paraíso de comida barata, hay algo para lo que anhelas. Tal vez te apetezca el Medio Oriente en Garlic'n Lemons o el coreano en Coreanos, o posiblemente quieras comer junto a los hipsters en Lone Star Taco Bar, o fiestar con estudiantes extranjeros con cervezas frías en Shabu-Zen.

Una cosa es segura: este vecindario desgastado y duradero siempre albergará una variedad ecléctica de personajes únicos. Simplemente pasa por uno de los lugares más antiguos como Silhouette Lounge, Model Café o Carlo's Cucina Italiana para verlos en acción. — Eric Grossman, Time Out Boston

38. Bandra West, Mumbai

La mayor parte de 2020, todo movimiento no esencial estuvo prohibido en Mumbai. Las calles habitualmente bulliciosas de esta encantadora zona histórica se sentían mucho más tranquilas de lo normal.

Pero los negocios de Bandra West, conocidos por su elegante arquitectura del siglo XVII y sus restaurantes súper chic, encontraron formas de vivir en esta Nueva Normalidad increíblemente extraña. Si bien los restaurantes en estas partes permanecieron cerrados, los chefs convirtieron sus hogares en cocinas improvisadas. Hena Widhani, residente de Bandra, vendió comidas preparadas, y las ganancias se destinaron a una organización benéfica que alimenta a los menos afortunados. Seefah Ketchaiyo de Seefah, Rohan Mangalorkar de Pack-A-Pav y Anand Morwani de Brewbot se unieron para que su creatividad culinaria siguiera fluyendo en medio de toda la locura. Y entre los bebedores que faltaban en el bar o pub del barrio, las cervecerías encontraron un mercado floreciente entre los productores de cerveza artesanal.

Es posible que las calles se hayan vaciado, pero como era de esperarse, en Bandra todavía es fácil divertirse, aunque en gran medida dentro de los límites de nuestras casas. — Kasturi Gadge

Advertising
Arnavutköy, Istanbul
Arnavutköy, Istanbul
Photograph: Shutterstock

39. Arnavutköy, Istanbul

Lejos del ajetreado centro de la ciudad de Estambul, el barrio del pueblo costero de Arnavutköy ha cobrado vida este año. Ya era conocido por su legendario espíritu comunitario: hace algunos años, sus habitantes protestaron con éxito contra ser el eje de un puente nuevo. El mismo espíritu de lucha le ha permitido a sus habitantes salir relativamente ilesos este 2020, y la oleada de nuevos restaurantes y tiendas que se han instalado en sus calles secundarias en los últimos años, también retomaron donde se quedaron.

El clásico local Antica Locanda sirve sabores italianos a su leal clientela, mientras que el impresionante menú de A Bit of Eggo lo convierte en uno de los mejores lugares para desayunar de toda la ciudad. Para el té de la tarde está Chado Tea Shop, con su selección global de chai, desde formosa oolong taiwanés hasta té hojicha de Japón. Para algo con mejor ambiente, siempre está el Alexandra Cocktail Bar con su emocionante menú de cócteles y su encantadora terraza.

Pero la mayor fortaleza de Arnavutköy en 2020 es su eterna tranquilidad junto al agua. Tras el cierre de Estambul, un paseo saludable por el Bósforo se siente más vital que nunca. — Seda Pekçelen y Leyla Huysal, Time Out Istanbul

People in Banjar Nagi, Ubud, Bali
People in Banjar Nagi, Ubud, Bali
Photograph: Edward Speirs/NOW! Bali Magazine

40. Banjar Nagi, Ubud

No es ningún secreto que la economía de Bali depende en gran medida del turismo. Entonces, ¿qué le sucede a un pequeño vecindario a unos minutos del centro de Ubud, cuando los visitantes dejan de llegar? Se cuidan unos a otros.

Con sus campos de arroz ondulados y el sonido de los grillos llenando el aire, Banjar Nagi es una alternativa moderna y discreta a los clubes de playa en auge de Kuta. A raíz de las restricciones de viaje de este año, complejos turísticos como Viceroy Bali contrataron a personas que viven en la zona y apoyaron financieramente a la comunidad. Apéritif, el restaurante europeo-indonesio del hotel, trasladó al personal de la hostelería a trabajar en jardinería e hizo más reformas para que nadie pierda su trabajo.

Muchos en la comunidad se unieron para donar arroz, huevos, fideos indomie y jabón a quienes más lo necesitaban. Los lugareños también continúan apoyando sus warungs favoritos (negocios familiares) como Warung Sunda para karedok, una ensalada cde vegetales crudos con salsa de maní, y Warung Surabaya para ayam bakar: el icónico pollo indonesio a la parrilla con arroz al carbón.

Banjar Nagi sigue siendo el escape sereno y secreto de Bali, pero lo que es más importante, sigue siendo un oasis seguro para quienes viven allí. — Nicole-Marie Ng, Time Out Asia

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising