Movilidad en la Nueva Normalidad

¿Cómo serán los traslados en la CDMX durante la Nueva Normalidad? Es la oportunidad de tener una movilidad más eficiente y a la vez amigable con el medio ambiente

Paisaje de la CDMX en Avenida Reforma con carriles llenos de carros
Foto: iStock

Las megaciudades, como Tokio, e incluso urbes más pequeñas, como París, se enfrentan a un nuevo desafío en la Nueva Normalidad: tener una movilidad segura para evitar nuevos contagios de Coronavirus y que, al mismo tiempo, la solución no sea contraproducente en términos de sostenibilidad. Al ser el quinto centro urbano más poblado del mundo, con 21.58 millones de habitantes —de acuerdo con un reporte de 2018 de la Organización de las Naciones Unidas—, el reto del Valle de México no es menor.

Y es que las aglomeraciones en el transporte público pueden convertirse en grandes focos de infección. Según la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México (Semovi), 82% de los pasajeros se trasladan en microbuses, autobuses y combis, lo que representa 11.54 millones de personas diarias, al menos de lunes a viernes. En el caso del Sistema de Transporte Colectivo Metro las cifras son menores, pero no dejan de ser a gran escala: mueve a más de cuatro millones de personas diariamente, registrando un número mayor de aglomeraciones en las famosas horas pico, cuando entramos y salimos de la vida “godín”, de 6-9am y de 6-8pm. Así que Susana Distancia difícilmente cabe ahí.

Tenemos la posibilidad de utilizar vehículos particulares y taxis para tener un óptimo distanciamiento social, pero habrá que hacerlo con moderación y mucha conciencia: además
de ser una de las ciudades más grandes del mundo, la CDMX es también una de las más congestionadas, con 7.29 millones de viajes en transporte privado y un incremento de 66% en el tiempo de traslados, señala El Economista.

A estoy hay que sumarle el impacto ambiental que el parque vehicular provoca en nuestra urbe. No por nada, mucho antes de tener el primer caso confirmado de Coronavirus en la capital, la Semovi presentó un Plan de Reducción de Emisiones del Sector Movilidad, que incluye acciones como la restricción de la circulación de placas foráneas, el programa de gestión del estacionamiento, coche compartido en algunas vías de acceso controlado y planes escolares, institucionales y empresariales de auto compartido. ¿Pero cómo aplica la sana distancia en estos últimos casos?

Resolver el tema de un transporte seguro y sostenible, es el gran reto para autoridades y ciudadanos, y encontrar la solución podría ser la oportunidad que tanto esperamos para vivir mejor nuestra ciudad. Las medidas más urgentes de tomar: sanitización de unidades y alternativas para descongestionar el transporte público. 

La 4S
En el plano federal, hay un plan de acción para restablecer la movilidad en la nueva normalidad, que corresponde a una Saludable, Segura, Sustentable y Solidaria —de ahí las cuatro “S”—. A partir de estos cuatro ejes principales, el documento desarrolla estrategias e indicadores para medir su eficacia.

“(Son) soluciones integrales que permitan alcanzar el bienestar de todas las personas en el corto plazo, esto ante la inminente necesidad de reactivar la economía, y dirigidas a la transformación de nuestras poblaciones y ciudades en entornos más saludables, seguros, sustentables y solidarios, en el mediano y largo plazo”, detalla el Plan de movilidad para una nueva normalidad.

El rubro de salud incluye estrategias como ciclovías emergentes, banquetas ampliadas, controlar el nivel de ocupación y sana distancia en el transporte público. En seguridad se habla de calles sin tránsito de paso, gestión de velocidad y entornos estratégicos seguros. Para la sustentabilidad se consideran control del uso del automovil y motocicleta, el escalonamiento de horarios y el trabajo vía remota. En el caso de solidaridad se retoman puntos como logística de carga de último kilómetro, uso de estacionamiento y calle para consumo local y aumentar
la frecuencia y oferta del transporte público.

Varias de estas medidas son tocadas en el plan de acción de la CDMX.

Prevención: sanitización del transporte en la CDMX

Sanitización del transporte público en la CDMX
Qué hacer

Sanitización del transporte público en la CDMX

En la nueva normalidad, el transporte público no dejará de ser una opción para movernos de un punto a otro de la ciudad. Con el objetivo de que los traslados en el Sistema de Transporte Colectivo sean seguros, el gobierno de la CDMX trabaja sobre dos medidas clave que iniciaron antes de comenzar con la Jornada Nacional de Sana Distancia y que continuarán en los nuevos protocolos: “la sanitización de trenes y vehículos, y la dosificación en las principales terminales de Metro y Metrobús, que quiere decir que la gente está entrando de forma ordenada y espaciada a las estaciones, para que haya menos aglomeraciones en trenes y autobuses”, detalla Andrés Lajous, secretario de la Semovi. El transporte público, además de Metro, Metrobús y RTP, se conforma de taxis, rutas de camiones y combis que son administrados por concesiones y cooperativas. Al no tener relación directa con las autoridades, ¿se ven obligados a sanitizar los vehículos? ¿Quién verifica que cumplan con las normas necesarias para trasladarnos seguros en la Nueva Normalidad? Ilustración: iStock “Le hacemos llegar capacitación a los conductores y se hacen verificaciones”, explica Andrés Lajous. Y es algo en lo que no se puede quitar la dedo del renglón, pues todos los operadores deberían estar en su labor para que no haya una reducción de la flota y, por ende, no afecte al número de personas que utilizan el servicio. “Entonces creo que eso es clave, porque en las revisiones que hacemos, sobre todo en los principales n

Sanitización de servicios de transporte privado en la CDMX
Qué hacer

Sanitización de servicios de transporte privado en la CDMX

En la Nueva Normalidad, seguramente habrá momentos en los que, en lugar de viajar en transporte público, prefiramos recurrir a aplicaciones para trasladarnos de un punto a otro. Al usarlas, debemos considerar que: no utilizaremos el ser vicio si tenemos síntomas de COviD 19, deberemos llevar cubrebocas durante todo el viaje, máximo podremos ir dos personas y procuraremos tener las ventanas abier tas para que haya ventilación. Además, cada app tomará distintas acciones como: BeatRecién activó un sistema de prepago, orientado a las empresas y sus colaboradores. “Lo que buscamos es que ahora, que se están reactivando las actividades económicas y la Nueva Normalidad, queremos que las compañías puedan ofrecerles a sus empleados una manera accesible y segura de viajar. Con Beat prepago las empresas compran crédito en la aplicación y funciona como un beneficio para ofrecer a sus colaboradores una manera accesible y segura de viajar”, cuenta Marissa Hurtado, gerente de relaciones públicas de Beat. Asimismo, recomiendan evitar el pago en efectivo. UberLa próxima vez que entremos a la aplicación, nos encontraremos con “una tecnología que, a través de selfie, valida que el socio conductor tenga cubrebocas, y al usuario le llegará una notificación que le indica que efectivamente se cumplió este proceso. También el usuario tiene esa responsabilidad y cualquiera de las dos partes puede cancelar el viaje si la otra persona no trae mascarilla, y eso no afecta a las tar

Alternativas de movilidad en la Nueva Normalidad

Movilidad activa en la CDMX
Qué hacer

Movilidad activa en la CDMX

Seguramente no alcanzaremos aún escenarios de ciudades como Ámsterdam, que a pesar de moverse en dos ruedas, igualmente está reinventando su movilidad debido al Coronavirus, apostándole con todo al uso de autos eléctricos y que éstos sean una alternativa al transporte público. Pero sin duda, los pasos que se tomarán en la CDMX son una gran oportunidad para transitar por nuestra ciudad de una forma más consiente y hasta rápida: la gran apuesta del gobierno local es una movilidad no motorizada, motivando al uso de bicicletas y monopatines. Para conseguir este objetivo, las primeras semanas de junio se instauraron dos ciclovías emergentes, una que va sobre la línea uno del Metrobús, en Insurgentes, y la otra de formaparalela a la línea dos, en el Eje 4 Sur. “Es para darle a la gente una opción de transporteindividual y que eso también nos permita descongestionar el transporte público; que cada vezmás personas puedan hacer viajes en bicicleta, que sea una opción para quienes no cuentan con coche y que normalmente usan el transporte público”, explica el titular de Semovi, Andrés Lajous. El secretario explica que ese par de nuevas ciclovías representan alrededor de 54 kilómetros y que esperan ejecutar otros 70 para abarcar más zonas. Además, se buscará ampliar las unidades de Ecobici para llegar a 10 mil y se construirán dos biciestacionamientos, uno en El Rosario y otro en Iztapalapa. Recomendado: Tendencia: ciclismo urbano y también checa Paseo dominical muévete en bici.

Hacia una movilidad verde en la CDMX
Qué hacer

Hacia una movilidad verde en la CDMX

Hablar de un sistema devtransporte público más eficientevpara facilitar una movilidad sostenible, no es tema nuevo, es algo que nuestra ciudad necesita desde hace mucho tiempo y la situación que vivimos ahora podría ser determinante para llegar a ese sueño. “Si nos regresamos en el tiempo, a hace 40 años, notamos que Ámsterdam era una ciudad infestada de automóviles con problemas de tráfico. Justamente una crisis —la del petróleo de finales de los 70—, replanteó la forma en que los tomadores de decisiones gestionaban la ciudad: el uso de la bicicleta tenía que impulsarse como una alternativa a la carencia de combustibles. Aquí nos pasa algo similar, esta coyuntura es ideal para empezarnos a replantear el modelo de ciudad en los que vivimos”, explica Carlos Samayoa, especialista en transporte y ciudades sostenibles de Greenpeace México. Los primeros pasos son optimistas, como la apertura de las ciclovías emergentes, “pero hace falta impulso y un trabajo prolongado y sostenido a lo largo del tiempo, porque las buenas intenciones siempre pueden esta ahí, pero si no hay una agenda de trabajo sería difícil ver cambios mucho más profundos y completos de acuerdo a las necesidades de las personas. Pero creo que sí es un escenario posible”, dice el representante de Greenpeace. Y además de esta movilidad activa —que incluye el uso de bicicletas e incluso caminar a nuestros destinos si es posible hacerlo de una forma segura—, hay que considerar una modernización del transporte público.