0 Me encanta
Guárdalo

Recorrido por Aragón

En una primera mirada, es un territorio enorme contiguo al aeropuerto. Visto a detalle, es un lugar con personalidad: las mejores canchas y ligas de beisbol, zoológico e iglesias históricas

Foto: Alejandra Carbajal

En una primera mirada, es sólo un territorio enorme contiguo al aeropuerto, poblado masiva y caóticamente, con una apariencia gris y una eterna capa de polvo en el aire. Pero visto a detalle, no se trata de la Siberia del DF desolada y peligrosa que algunos señalan, sino de un lugar con personalidad sui generis repartido a lo largo de cuatro estaciones de la Línea B del Metro.

Su constante son los espacios deportivos. Un defeño soberbio tal vez nunca lo sepa, pero Aragón tiene algunas de las mejores canchas y ligas de beisbol en la ciudad, por ejemplo. El ícono de la estación Deportivo Oceanía lo dice todo. Después de cruzar Oceanía y ver un canguro, te encuentras con un koala que abraza un balón. Esto parece dejar en claro dos cosas: que el futbol es común en esos llanos y que estás lo suficientemente lejos como para que los símbolos locales sean animales australianos.

Además, Aragón tiene uno de los mejores zoológicos del país, con habitantes improbables para su paisaje modesto.

Años de plantar árboles para controlar el polvo salitroso que dejó el desecamiento de los últimos resquicios del lago de Texcoco, ha dado espacios interesantes como el Bosque de Aragón, un Chapultepec del oriente que, aunque más modesto, sirve exactamente para lo mismo. Entre sus casas modestas puedes encontrar un ocasional puesto de gorditas que bien le da una lección de sazón y originalidad a muchas cocinas de autor. Cuando visites este lugar, deja a un lado los prejuicios y disponte a entender a esta otra ciudad, que está dentro de otras ciudades.

Bosque de Aragón

Si alguien te hablara de un lugar en el DF repleto de árboles, donde los visitantes se relajan con una camina alrededor del lago, comen en los puestos de hot dogs y los niños se pintan la cara, seguro pensarías en un sitio muy al poniente, al final del Paseo de la Reforma. Pero esta descripción no es otra que la del Bosque de Aragón, que con sus 162 hectáreas es la segunda área verde más grande de la ciudad. Aunque el contraste con Chapultepec también es evidente. El arbolado en Aragón es mucho más joven (para el tiempo en que Moctezuma plantaba ahuehuetes en el cerro del Chapulín, este espacio aun estaba aun en el fondo del Lago de Texcoco). De hecho, el propósito encomendado por Lázaro Cárdenas al ingeniero Loreto Fabela para este lugar en la década de 1930 no fue crear un bosque, sino un parque recreativo para las unidades habitacionales de la zona. Ese propósito ha funcionado de distintas formas en los últimos años en este bosque, desde los conciertos masivos de Rigo Tovar a fines de los setentas, hasta la instalación de esculturas de artistas de la talla de Helen Escobedo. Un sábado por la mañana, se pueden hallar con poco espacio entre sí a boy scouts realizando duros ejercicios, parejas jóvenes paseando a sus hijos en ponis y danzantes invocando la lluvia con toda la parafernalia azteca. Además de los servicios clásicos como la pinta de caritas (hacer el ridículo pintándote la cara de mariposita para acompañar a tu hija o tu sobrina es algo que todo deefeño hace alg

Leer más
Magdalena Mixhuca

Deportivo Los Galeana

Un ícono de la concepción setentera de los espacios públicos. Casi todos sus espacios huelen a los tiempos del Departamento del Distrito Federal y del viejo PRI. Una placa arriba de las oficinas del lugar recuerda que fue inaugurado en 1964 por el presidente Adolfo López Mateos y el regente Ernesto P. Uruchurtu. El lugar es simplemente impresionante por su proyecto original; es prácticamente una ciudad deportiva. Atletismo, basquetbol, alberca, hockey, box… tú nombra la disciplina y seguro estará ahí. El pequeño estadio de béisbol es particularmente bueno y también hay opciones más enfocadas al ocio como ajedrez, tenis de mesa. En un espacio local se ofrece asesoría en nutrición y medicina del deporte. Desgraciadamente, el descuido de este deportivo lo ha convertido en uno de los mejores ejemplos de las ruinas de la modernidad en la ciudad. Esto se ve fácilmente en las graderías caídas de sus canchas de futbol, en la hierba crecida de sus arenales para niños y los murales inconclusos que han tratado de revitalizar sus viejas oficinas. Y aunque da buenas fotos, esto no es ninguna nostalgia inocente. Los juegos infantiles derruidos de metal sólido son un peligro para los niños en ese estado y un raspón de rodillas en el asfalto crudo de sus canchas de voleibol no se lo deseo ni a mi peor enemigo. Si todo sale bien, este lugar podría salir pronto decadencia. Un proyecto de restauración de la delegación Gustavo A. Madero contempla una inversión millonaria para arreglar las cancha

Leer más
Aeropuerto

Zoológico de San Juan de Aragón

De nueva cuenta la comparación con Chapultepec se vuelve inevitable. Pero en cuanto a animales, es más pareja. Con casi 600 ejemplares, tiene casi la mitad de los que habitan en Chapultepec, pero con algunos casos mejor logrados. Uno de los programas consentidos de este lugar es el de reproducción del lobo mexicano, una especie originaria de México y Estados Unidos de los cuales existen solo unos 400 ejemplares. Aragón fue en 1987 el primero de los zoológicos del DF en recibir parejas de estos caninos para ayudar a recuperar la población y apenas fines de 2013 nacieron cuatro cachorros. Pero claro, todos se pueden llevar una decepción como la mía, que llegué exclusivamente a visitar a los famosísimos lobos aragoneses y ellos nunca se dignaron a salir. Entre las 126 especies del zoológico también se encuentra el jaguar, el águila real, el hipopótamo, distintas focas… una colección de biomas del mundo que uno nunca se imaginaría cuando circula en los horribles peseros del Eje 4 Norte, Talismán. La entrada del zoológico es mi favorita. Tras descubrir que es gratis, encontré un centro educativo donde los niños escuchaban de animales que tal vez nunca conocerán en estado silvestre y, a unos pasos, un jardín demasiado bien cuidado resultó ser de plantas medicinales. Otro lugar formidable (ok, para algunos aterrador) de este zoológico es el herpetario, que tiene una vasta colección de escamas y colmillos. Es el lugar perfecto para admirar una anaconda y sacudirse los prejuicios que

Leer más
Aeropuerto
Advertising

Parroquia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón

En un lugar con casas de un nivel y de acabados austeros o edificios multifamiliares acomodados aburridamente como fichas de lego, esta es una de las pocas construcciones originales de Aragón (sin llegar al exceso estrafalario del templo mormón que está sobre Talismán). Está sobre la avenida Acapulco, que por alguna razón, tal vez por el bullicio en sus banquetas, sus palmeras ocasionales a la naturalidad de su gente, me recordó algún punto de la costera Miguel Alemán.Aunque en términos arquitectónicos no nos podemos poner exquisitos en Aragón, esta iglesia tiene estilo: torres de suficiente altura, un vitral de la Virgen del Sagrado Corazón en el centro y el detalle kitsch del estacionamiento en el atrio. Sus feligreses no son tan pintorescos como la iglesia de San Juan Crisóstomo, la mera mera del pueblo de San Juan de Aragón que se encuentra a 10 minutos a pie, pero igual abarrotan el templo en los días de fiesta, compran cocoles y buñuelos con miel en la puerta principal y suben a sus hijos a los juegos mecánicos que se instalan en mayo.

Leer más
Aeropuerto

Comentarios

0 comments