Sostenibilidad
Foto: Istock

5 acciones para llevar una alimentación sostenible

¿Sabías que la producción de alimentos representa el uso de 48% de los recursos de la tierra y 70% de los recursos de agua a nivel mundial?

Por Andrea Vázquez
Advertising

Alimentarnos es necesario, pero la forma en que lo hacemos es un problema: los sistemas alimentarios que seguimos ponen en riesgo la producción actual y futura de alimentos porque en el camino se generan emisiones de gas invernadero (entre 20 y 33% en la escala mundial); ocasionan conversión de tierras —se talan bosques para poner, en su lugar, campos de cultivo—; causan deforestación y también pérdida de biodiversidad.

Al mismo tiempo, y mientras los recursos naturales se agotan, 820 millones de personas se van a dormir con hambre todas las noches porque no tienen alimentos suficientes para garantizar su seguridad alimentaria. En contraste, alrededor de un tercio de la producción anual y mundial de alimentos, se va a la basura cuando todavía está en buen estado para su consumo.

Entonces existe una necesidad urgente de proponer sistemas alimentarios saludables, de bajo impacto ambiental y que sean económica y socioculturalmente aceptables para todos; es decir, que todos tengan acceso a una alimentación sana y suficiente.

Desafortunadamente, son ciertos los posts que dicen que mientras tú llevas tus contenedores al mercado, las grandes transnacionales están produciendo toneladas de basura. Pero los cambios individuales son muy poderosos, pues se pueden derivar en cambios colectivos y, posteriormente, masivos. Y si tomamos en cuenta las predicciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que dicen que para 2050 la población mundial será de nueve mil 700 millones de personas, el impacto ambiental será insostenible si no cambiamos nuestros hábitos.

Por eso, y a propósito del Día de la Gastronomía Sostenible —designado el 18 de junio, por la ONU— te proponemos cinco acciones fáciles y gratuitas para llevar una alimentación sostenible en tu vida cotidiana.  

Te recomendamos: Restaurantes de la CDMX que recurren a la pesca sostenible

5 acciones para llevar una alimentación sostenible

La Hortaliza, frutas y verduras a domicilio en la CDMX
Foto: Cortesía La Hortaliza

Reduce tu consumo de proteínas de origen animal

Lo sentimos, pero es cierto: el ganado libera metano, un gas con efecto invernadero. Además, aún es muy común la deforestación para expandir las tierras para ganadería. Para ponerlo en números, de ese 20 a 33% de gases invernadero que se generan cada año son por la producción de alimentos que te comentamos antes, 58% de esos viene de la ganadería, y más de la mitad de ese porcentaje viene de ganado vacuno y ovino.

Además de la emisión de gases invernadero y la deforestación, tenemos que pensar en el transporte; ¿te gusta que tu carne venga de Sonora, Estados Unidos o Argentina? Eso implica producir combustible y quemarlo en los traslados.   

Eso no quiere decir que tengas que dejar de comer carne por completo; todavía puedes echarte tu hamburguesa y tus taquitos. Pero sí hay que cambiar el hábito de comer carne a diario, sobre todo si lo haces más de una vez al día. Parece poco, pero ayuda; dice Greenpeace, el consumo de carne en España se redujo 5% de 2016 a 2017. Eso fue suficiente para ahorrar casi dos millones de toneladas de CO2.

Si te cuesta bajarle a la carne, aquí te va un tip: no la dejes del todo, ve reduciendo tu consumo paulatinamente. Intenta comerla solo una vez al día, luego éntrale al meatless Monday, y si extrañas la consistencia de la proteína, intenta con sustitutos veganos y vegetarianos.  

Prueba: Veganlabel.mx

Comida fresca en la CDMX
Foto: Alejandra Carbajal

Evita el desperdicio de alimentos

Te tenemos una noticia: al tirar comida estás tirando recursos como tierra, agua, energía e insumos, y también tu dinero. Y lo peor es que muchas veces nos deshacemos de ella aunque esté en perfecto estado. De acuerdo con la revista National Geographic, la superficie de tierra utilizada para producir alimentos que terminan en la basura sería el equivalente en tamaño al segundo país más grande del mundo, que es Canadá, con nueve millones 984 mil 670 kilómetros cuadrados; y según la FAO, los alimentos que se desperdician alcanzarían para alimentar de manera suficiente y sana a dos mil millones de personas, aproximadamente.

Ahora, es cierto que los alimentos se desperdician a lo largo de toda la cadena productiva: desde la producción, recolección, el transporte y el almacenamiento. Es decir, hay cosas que no están en las manos del consumidor, sino de las empresas productoras. Pero sí hay acciones que podemos emprender para reducir el desperdicio en nuestra casa.

Anímate a comprar frutas y verduras con algunas imperfecciones, la verdad es que saben igual. Y si ves que alguna que tienes en tu casa ya se está pasando, úsala para hacer agua, jugos, licuados, mermeladas o gelatinas. También planifica tus compras para que no termines llevándote más de lo que necesitas y, cuando te sirvas la comida, procura no servirte en un plato más de lo que vas a comer.

¿Otro tip? evita los buffets.

Advertising
mercado el 100, mercado local de productos orgánicos
Foto: Alejandra Carbajal

Compra local y de temporada

El comercio local y de temporada es más justo, equilibrado y sostenible. El principal beneficio es el ahorro energético y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, así como la reducción en la basura y los materiales de un solo uso, porque al consumir local, se ahorra en embalaje.

El consumo local y de temporada también significa una cadena de agroalimentación corta, es decir, menos transporte. De hecho, esta forma de consumo es una realidad en comunidades alejadas de los centros comerciales. Las compras locales significan una menor intermediación; se reducen los costos y se disminuyen los contaminantes que se usan para los traslados.

Llevar a cabo esta práctica es relativamente fácil: ve a tu tianguis local. En la CDMX ya hay una gran oferta de tianguis y tiendas que ofrecen exclusivamente productos locales y de temporada, en algunos de ellos hasta puedes hacer trueque. Así que elige estas opciones o las que quedan cerca de donde vives en vez del supermercado. Tu cartera también te lo va a agradecer. Y recuerda llevar tus bolsas y contenedores.

Prueba: Mercado el 100. Orizaba s/n, Roma. Dom 9:30-2:30

Centro de Acopio de Nopal-Verdura
Foto: Elmer Gavito

Elige productos agroecológicos

Los productos agroecológicos son aquellos que están diferenciados desde su origen. No usan contaminantes, buscan la conservación de la diversidad biológica de los ecosistemas, el uso saludable del suelo, el reciclaje y en uso mínimo de recursos no renovables. Además, esta manera de cultivo busca la sostenibilidad a largo plazo; toma en cuenta los efectos de las intervenciones agrícolas a futuro.

Las producciones agroecológicas se distinguen de las orgánicas porque las segundas ya se han comenzado a producir en terrenos más extendidos y porque, para que un producto pueda ser comercializado como orgánico, debe de tener una certificación que es, sobre todo, costosa. Pero también los productos orgánicos se preocupan por la biodiversidad y el uso de recursos no renovables, así que ambos son buenas opciones.

Como las prácticas agroecológicas, orgánicas o sostenibles son parte del valor agregado de los productos que compramos, normalmente esta característica se indica en las etiquetas. Así que para saber que estás comprando un producto agroecológico, solo debes informarte acerca de la marca o ir a alguna de las tiendas especializadas de la CDMX.

Prueba: elbuencampo.com

Advertising
Café Villarías
Foto: Alejandra Carbajal

Compra a granel

Cuando compras tus frutas o verduras empacadas, estás usando una bolsa, un contenedor de unicel o cualquier otro empaque que tendrás en tus manos, a lo mucho, por unos días; ese empaque tardará cientos de años en degradarse. Y si piensas que cada cinco minutos se generan dos millones de toneladas de basura a nivel mundial, verás que el asunto sí es preocupante.

Lo que podemos hacer es preferir las compras a granel, ya sea en alguna tienda especializada en ventas de este tipo o en nuestro mercado o tianguis de confianza. Así que prepara tus contendores, tus bolsas de tela y tu lista. Este modo de comprar también te ayudará a desperdiciar menos, porque puedes comprar solo lo que necesitas y también gastarás menos.

Es cierto que mientras nosotros nos esforzamos por ahorrar una bolsa, las grandes refresqueras, productoras de agua o fábricas de comida chatarra tiran cantidades absurdas de basura. Pero si poco a poco los consumidores vamos cambiando nuestros hábitos y eligiendo las opciones más sostenibles, las grandes empresas tendrán que hacer lo mismo. La realidad es que cada compra es un voto: eliges la sostenibilidad y la mejora del tejido social o la degradación del medio ambiente.

Botica Granel. Fernando Montes de Oca 96, Condesa. Lun-vie 10:30-6pm, sáb y dom 10-4pm.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising