Aiko

  • Restaurantes
  • Polanco
  • precio 2 de 4
  • 3 de 5 estrellas
  1. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  9. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  10. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  11. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  12. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  13. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  14. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

3 de 5 estrellas

La nueva pizzería del grupo restaurantero Edo Kobayashi con siete estilos de pizza diferentes entre masa roja y blanca.

Parece muchas cosas: un laboratorio con horno de leña, una selva neón, una casa de ladrillos y madera. En concreto, es una pizzería. Este nuevo elemento del grupo Edo Kobayashi aterriza en lo que era el Hard Rock Café con el chef portugués Filipe Neves (Can Can Bar y Bar Oriente).

El recibimiento lo dio la extensa barra de cocina y una mesa al centro con infinidad de botellas desorganizadamente ordenadas en el piso. Las luces colgantes y el mural del artista visual Erin D. Garcia manifiestan que en Aiko, el detalle lo merece cada rincón.

Carta concreta, ingredientes complejos, hay una peculiar convergencia entre gastronomía japonesa e italiana pero con mayor influencia europea. Al inicio llegaron las arancini de dashi de hongo y pimiento: muy crujientes por fuera, con salsa de pimiento morrón predominante aunque tierno al interior por la frescura de los hongos.

La pizza margarita– nos contaron– a descripción del chef es “sencilla, clásica y bien preparada”, insignia de la casa. Pero desobedecimos órdenes y pedimos la okonomi; llegó con el saladito y ahumadito katsobuoshi moviéndose al son del calor (son finísimas escamas de atún), acompañado de salchicha italiana que otorgó acentos ahumados, salsa okonomi para tonos agridulces y una increíble mayonesa karashi (hecha de semillas de brassica y rábano picante).

La coctelería tiene un giro sensorial, donde hay carajillos con avellana y bourbon + hinojo y oliva. Bautizado como el propio licor italiano con el que se prepara, el rosolio juega con un distinguido sabor de hierbas aromáticas y muchas flores, rematado con limón para enaltecer aromas en nariz y paladar. Una grata sorpresa fue el vino naranja, se fermenta con pieles de uva blanca bajo la técnica de un tinto; entra con amargor y en medio es dulce, el retrogusto se parece al de frutas maduras.

Abrazos de masa madre y retos para el paladar, Aiko sí es la pizzería de muchas cosas al mismo tiempo, pero también la propuesta deslindada de lo común que ya le hacía falta a Polanco.

Escrito por
Regina Barberena

Detalles

Dirección
Campos Elíseos 290
Polanco
Ciudad de México
11550
Contacto
4398 2001
Transporte
Metrobús Auditorio
Precio
Consumo promedio por persona $250
Horas de apertura
Lun-mié 1pm-12am, jue-sáb 1pm-2am, dom 1-10pm.
Publicidad
También te puede gustar