Fiu Fiu Flautería

Restaurantes Roma
Recomendado
4 de 5 estrellas
Fiu Fiu Flautería
1/7
Foto: Alejandra Carbajal
Fiu Fiu Flautería
2/7
Foto: Alejandra Carbajal
Fiu Fiu Flautería
3/7
Foto: Alejandra Carbajal
Fiu Fiu Flautería
4/7
Foto: Alejandra Carbajal
Fiu Fiu Flautería
5/7
Foto: Alejandra Carbajal
Fiu Fiu Flautería
6/7
Foto: Alejandra Carbajal
Fiu Fiu Flautería
7/7
Foto: Alejandra Carbajal

Time Out dice

4 de 5 estrellas

¡Aviso amistoso! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, antes de salir verifica que los lugares siguen abiertos.

Flautas ahogadas, guacamole y pura buena onda. Pásale a Fiu Fiu Flautería

Los habitantes de la Ciudad de los Palacios nos debemos a las garnachas. Las freímos, las ahogamos, las sofisticamos y luego volvemos al inicio, a lo que nos hace sentir bien: el saborcito del maíz, el toquecito de salsa, la sazón del relleno, la textura crujiente. Ningún capitalino se salva de salivar al pensar en sus tlacoyitos, gorditas o sopecitos (así, en diminutivo porque es con cariño). Y al acervo garnachero de nuestra capital se le acaba de sumar un nuevo bien: Fiu Fiu Flautería, un nuevo lugar de flautas ahogadas en la Roma.

La onda de Fiu Fiu Flautería es súper sencilla, y por lo mismo es ganadora. Aquí solo hay flautas: de frijol con chorizo; calabaza con zanahoria; queso; papa; pollo o carne. La orden viene con tres flautas, fritas a la perfección, y, lo mejor: te las sirven en un vaso lleno de guacamole con crema y queso, ¡y qué guacamole!, receta secreta de la madre de uno de los fundadores.

El resultado es una mezcla súper sexy: lo crujiente de las flautas, lo cremoso y ligeramente picoso del guacamole —hay otra salsa más picosa, que le puedes poner a discreción— y el generoso relleno. Además, en Fiu Fiu Flautería te obligan a comer rico: hay que hacerlo con las manos, chopear la flauta en el guacamole para obtener la cantidad precisa por mordida y, al final, rascar el fondo del vaso con los pedacitos de tortilla doradita para no desperdiciar nada de nada.

Puedes acompañar tus flautas con un refresco, un agua o una caguamita Carta Blanca, sentarte en una de las mesas que tienen afuera del local y ser tan feliz como lo fuimos nosotros al conocer este negocio pequeñito, familiar y lleno de sabrosura y buena onda.

Este tipo de propuestas nos recuerdan por qué amamos lo de siempre, los platillos con los que crecimos: porque es la cocina que tenemos en nuestra memoria y que evocamos con cariño. Todo bien con los grandes restaurantes y las cocinas sofisticadas que se pavonean por volver elegante a un tlacoyo, pero lo que nos llega al corazón son propuestas como esta, que reviven lo que conocemos y amamos y nos hacen sentir como en casa.

Te recomendamos: ¿Nuestra ciudad será una de las mejores de 2021? ¡Ayúdanos a averiguarlo!

Por Andrea Vázquez

Publicado

Detalles

Dirección Tonalá 36
Cuauhtémoc
Ciudad de México
06700
Transporte Metrobús Durango
Precio $150 por persona
Horas de apertura Jue-sáb 1-8pm, dom 1-6pm
También te puede gustar