Margarita

Restaurantes Narvarte
3 de 5 estrellas
Margarita
Foto: Juan Carlos de Anda

Time Out dice

3 de 5 estrellas

Conoce el nuevo lugar de hamburguesas honestas y sin pretensiones, en la Narvarte

Jamás les pasó por la mente a los mongoles del siglo XIII que la carne tártara derivaría en lo que hoy conocemos como hamburguesa. Esta civilización trituraba la carne de poca calidad llevándola debajo de su trasero en la silla de montar y la mezclaban con especias buscando que fuese más apetitosa. Sorprendentemente, eso daría como resultado lo que hoy conocemos como hamburguesa.

De ahí en adelante, los fanáticos de este sencillo platillo han crecido potencialmente y la formula se ha ido adaptando al paladar. No existe un solo lugar en el mundo donde no se conozca este pedazo de carne metido entre dos piezas de pan.

Ricardo, el creador de Margarita —al igual que los mongoles— tampoco imaginó que el ensayo y error de su fórmula lo llevaría a catapultar en plena pandemia su proyecto; antes de la contingencia planeaba irse de mochila a Europa por unos meses para reflexionar y decidir qué hacer con su futuro profesional.  

Esta sencilla pasarela de hamburguesas en la colonia Narvarte tiene una carta poco extensa pero van al grano, la fórmula es sencilla: productos de calidad bien combinados, mucho corazón en cada preparación y creatividad transformada en magia.

Ricardo comenzó su búsqueda con sabores de hierbas y especias pretendiendo que éstas fueran 100% caseras. Sin embargo, poniendo atención a los comentarios acertados de sus clientes, decidió combinar diezmillo, arrachera, short rib, rib eye y tan-tan (o sea, nada más).

Mientras Ricardo cocinaba mi pedido y me platicaba su historia, me percaté que en cada oportunidad que se acercaba a la plancha, tomaba una brocha, y le untaba algo que parecía mantequilla a la porción de carne de 135 gramos. El resultado: un producto de tamaño justo, con textura suave y jugosa al paladar.

El queso cheddar es muy diferente del estándar que encuentras en el supermercado. Este color de amarillo sí te transporta al de las hamburguesas de a deveras. Por cierto, yo pedí la que aparece en la carta con el nombre de Especial, que tiene entre sus haberes un par de gruesas y crujientes rebanadas de tocino y cebollas caramelizadas.

El pan esponjado hecho a diario en casa es un complemento estrella que permite que todo lo demás funcione. Según me contó Ricardo, lograr el pan perfecto fue un proceso difícil, porque ¡él nunca había hecho pan! Otro elemento no menos importante es el alioli que va untado en la parte superior de la carne y está hecho con ajo, cebolla y chile serrano tatemado.  

Si te gustan sabores más curiosos pero que también pegan chido, pide la Chilanga, que lleva queso manchego y guacamole Si es mucha cosa para ti, pide la Clásica con queso, y si te haces de la boca chiquita pero puede más tu antojo, la slider es para ti.

Las papas están cortadas en cubo, por fuera son crujientes y por dentro suaves, están servidas con una guarnición de queso derretido. Y si de plano no te preocupa la diabetes, hazlas especiales: cebolla caramelizada, pepinillo, tocino y el mismo queso que, por lo que alcancé a percibir, tiene una especia como paprika.

¿Lo malo? Solo abre de jueves a domingo (¡no nos hagan esto!), y si eres postrero, debes de saber que la carta de postres es algo reducida.

Te recomendamos: Dark kitchens de hamburguesas en la CDMX

Por Juan Carlos de Anda

Publicado

Detalles

Dirección Obrero Mundial 663
Narvarte
Ciudad de México
03020
Transporte Metro Lázaro Cárdenas
Precio Consumo promedio por persona $200
Horas de apertura Jue-dom 1:30-9:30pm
También te puede gustar