Tacos de suadero en la CDMX
Istock Tacos de suadero

Los mejores tacos de suadero de la CDMX

¡Larga vida al taco! Estos son los tacos de suadero que más nos gustan

Por Andrea Vázquez
Advertising

¡Uff! El suadero, esa carne de res que proviene de entre el costillar y la piel de la vaca, nos ha hecho la noche en más de una ocasión. Prácticamente, hay tacos de suadero en cada esquina de la CDMX, y cada quien tiene sus favoritos: los de la taquería de confianza o los que preparan las abuelas los domingos —y si los acompañamos con cervezas artesanales de la CDMX, mejor—.

Por eso resulta tan difícil valorarlos, porque comer suadero siempre implica subjetividad, apego y memoria. Para decirlo en otras palabras, le tenemos cariño a nuestros tacos. Y con ese cariño armamos esta lista de los que para nosotros son los mejores tacos de suadero de la CDMX.

Recomendado: Los 10 mejores lugares para tomar cerveza artesanal en la CDMX. Los mejores tacos al pastor de la CDMX.

Tacos al pastor en la CDMX
Foto: Bernardo Robredo

Taquería La Roma

Restaurantes Torterías Roma

Por casi siete años, esta taquería montada en la esquina de Chiapas y Yucatán era la parada obligada por unos tacos al pastor y de suadero, su nueva ubicación no ha cambiado las cosas. Los tacos son buenos cualquier día ya que diario se termina la carne, lo que los hace muy frescos y apreciados por los vecinos de la colonia. El lugar es higiénico, el servicio bien encarado y los precios justos.

El secreto es pasar a cenar los miércoles ya que los tacos sencillos al pastor están al 2X1, aunque es el día más concurrido el servicio no es nada tardado, despachan rapidísimo. La primera vez que comí en un miércoles comencé por pedir cuatro tacos, esperando que al momento de pagar me cobraran sólo dos. Me entregaron un plato con ocho tacos repletos de carne dorada y humeante con cebolla y cilantro picados. Ignoraba que la modalidad es pedir, por ejemplo, dos si quieres cuatro. Tienes que decirle al taquero “dos para cuatro”, y así en múltiplos de dos, de esa manera te darán exactamente los que quieres. Cada uno cuesta ocho pesos.

Además del pastor, lo que más se vende es el suadero y los campechanos, la longaniza la sirven bien dorada y puedes pedir unas cebollitas sin costo extra. También hay gringas y los tacos con queso los sirven con aguacate. La lengua al vapor se acaba rápido así que aparta los tuyos temprano.

La salsa verde es la tradicional finamente licuada y la roja –anaranjada– es de una mezcla de chiles que la vuelven la más picante de la barra, aún no sé si le ponen vinagre, pero es deliciosa. Combínalas en tu taco, pero al de lengua ponle sólo de la verde. Me gusta que las salsas tengan poca sal, así tú puedes ajustarla.  

No hay donde sentarse pero no importa, comer un taco de pie tiene el encanto que sólo en México sabemos disfrutar. Si vas con un grupo grande, hay una persona que te puede tomar la orden sin necesidad de que te formes y así se estorbas menos y se hace más eficiente el servicio. 

Los Cocuyos
Foto: Erika Miranda

Los Cocuyos

5 de 5 estrellas
Restaurantes Mexicana Cuauhtémoc

No tiene sillas, uno come parado –debiéramos decir: arrimado– en la banqueta. El maestro taquero orquesta un micro circo de dos pistas: en la primera hierven, en aceite, el suadero, la tripa, la longaniza. En la otra se cocinan, al vapor, la cabeza y sus derivados: el cachete, la lengua, la trompa, el ojo. Este lugar es una leyenda secreta de los tacos callejeros. Sólo para cerciorarnos de su poderío, volvimos a probarlos para esta ocasión: son indiscutibles. El suadero es jugoso, suave, perfectamente sazonado. El cachete está en su punto. La longaniza es un poema. Las salsas pican pero no ofenden, realzan el sabor de la carne, no lo sepultan. Quizá el mejor suadero del DF.

Tip: Entra a la cantina de junto, Los Portales de Tlaquepaque, bebe a placer y, como botana, pídete unos tacos de suadero con todo. Te los traen de aquí.

Advertising
Tacos al pastor El Rey del Suadero
Foto: Bernardo Robredo

El Rey del Suadero

Restaurantes Mexicana Polanco

Cuando alguien pregunta por unos buenos tacos en Polanco, el 90% de los conocedores recomiendan el Rey del Suadero. Es una taquería que apenas se asoma sobre Horacio, a unas cuadras de Mariano Escobedo.

Por fuera y del lado izquierdo verás el enorme trompo de carne al pastor y del lado derecho la freidora especial para el suadero, en donde se aglomeran los oficinistas de Polanco a partir de las 2pm. Todo el día hay movimiento en esta taquería, y no es para menos pues aunque su nombre es muy claro, el suadero no es lo único deleitoso que te ofrecen.

La carne al pastor la sirven dorada y sabe mejor en tortilla de maíz con cebolla y cilantro; la lengua es suavecita y justa en sal, con salsa verde; el suadero también es otro tema, la carne es jugosa, poco grasosa y con sabor y textura característicos que le da la fritura. También hay longaniza, cabeza, costilla y chuleta, que puedes pedir en tortilla de harina o torta. También preparan birria, puedes pedir desde media orden (45 pesos) o para abrir el apetito un consomé.

No dejes de probar la especialidad: la creación del rey. Se trata de un pan árabe –pita– tostado con carne de suadero, tienes que pedirlo con queso y bañarlo la carne en salsa roja. Para beber, el mejor acompañante del suadero es la cerveza, con clamato, michelada o chamoy; ideales para la cruda.

Una vez que pruebes los tacos del Rey del Suadero serás tú mismo quien decida si son dignos de rendirles tributo. 

Páramo

5 de 5 estrellas
Restaurantes Mexicana Roma

Conclusión: ya no queremos salir por la noche a ningún lugar que exprese abiertamente lo que es. Nos gustan los lugares ocultos o speakeasies y ahora los restaurantes se suman a la tendencia.

Estuve cazando durante meses la apertura de un bar que abriría justo arriba de El Parnita, la taquería de “onda alternativa” de la Roma, o “los tacos hipsters”, como escuché a alguien llamarlos. Un hit que nunca llegó porque nació Páramo, un restaurante que sólo abre de noche y te deja campante.

Llegué buscando un letrero, bullicio o alguna señal de la existencia de un nuevo comedor. No la hubo y por poco me voy; entonces apareció un mesero y me guió por una puerta emparejada justo al lado de El Parnita. Tras subir las escaleras apenas iluminadas llegué a lo que hubiera sido el segundo piso de una casa muy acogedora, con cuadros pintorescos y luz amarilla.

Me encaminé hasta un patio techado y muros de ladrillo, algunas plantas en las paredes, estantes de madera con velas y una serie de luces de colores que colgaron de un lado a otro, el toque festivo. Lograron fusionar un ambiente de fiesta de vecindad y una terraza clásica, con efectiva refinación.

Comencé con la única entrada, las pellizcadas petatlán de pescado esmedregal –de Campeche– salteado en mezcal y mezclado con panceta, frijoles y granos de elote, todo sobre tres suaves frituras de maíz. Échales salsa verde tatemada, roja estilo adobo o de hierbas con aceite y cebolla, un gran tino los sabores de este platillo.

Seguí con los tacos y me recomendaron la muñeca, un taco de chamorro de cerdo confitado con sabor a carnitas tiernas y calientes; luego un emalaura, un estímulo de camarones, manchego, rajas con crema y mantequilla. El confite xochimilco de suadero tenía trozos duros, sin embargo, con el de flor de jamaica salteada con queso Oaxaca recuperamos altura. Es terminante, el mejor que probé fue la poblana, un chile relleno de queso Oaxaca con una salsa de mango (agridulce) sobre una tortilla hecha a mano; tan sencillo y exquisito.

Tienen una barra galante y horarios nocturnos, me decepcionó no encontrar cocteles de la casa.

Llegado un grupo de comensales se juntaron varias mesas, pidieron cazuelas de los mismos guisados de los tacos y jugaron dominó, en las bocinas sonó la canción "Iko Iko" de Zap Mama, luego un rock and roll de los setenta y la barra se comenzó a agitar hasta que el restaurante estaba completamente lleno. Haz reservación.

Taquiza, tragos, música retro y juegos de mesa en un restaurante nocturno, me suena a juerga. Páramo es el restaurante desvelado y semi oculto que nos hacía falta para ir hasta en domingo. 

Advertising
Las Barricas
Foto: Alejandra Carbajal

Las Barricas

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Cantinas San Rafael

Los “tiempos” de las botanas están divididos en su menú en sublistas con 10 o 15 platos; es decir, hay para escoger, y escoger bien. Basta con beber 4 tragos (pueden ser cervezas) para comer como si no existiera el mañana, pues la cocina es casera y generosa.

Lo ideal es llegar hacia las 2pm, pues más tarde es complicado encontrar lugar y se pueden acabar algunos platillos. Si vas con un grupo grande, lo ideal es reservar.

El rumbo bien vale una caminata posterior.

Los Tacos
Photograph: Noah Fecks

Tacos Manolo

Es uno de los favoritos de la Narvarte, en un local espacioso donde el precio y calidad de sus productos se ve reflejado en la abundante afluencia nocturna.

Taco: la carne es grasosa, pero nadie en su sano juicio se preocuparía por eso. Cada mordida tiene abundante sabor a carne bien asada y especiada. Van con doble tortilla.

Extra: Puedes pedirlo con pan árabe y abundante salsa de cacahuate. 

Tacos Manolo Luz Saviñón 1305, Narvarte. Lun-vie 4pm-3am, sáb 2pm-3am, dom 4-11pm. $100.

Advertising
Taquería Gabriel: tacos, burritos, tortas y cerveza fría en la Cuauhtémoc
Foto: Alejandra Carbajal

Taquería Gabriel

Restaurantes Mexicana Cuauhtémoc

Un espacio de comida rápida para eso de las prisas y que por las noches recibe a aquellos que necesitan un poco de alimento después de la fiesta. Taquería Gabriel llegó a lo que antes era Bravo Lonchería, conserva un ambiente bohemio, tipo cantina de luchas, donde el mobiliario son de lámina y la música en español de los ochentas y noventas está bajo la batuta de una rockola.

Con el lema “Tacos bien ricos, cerveza bien fría”, los meseros conservan esa amabilidad al recibirte y atenderte. Tostaditas enchiladas de entrada y cinco salsas de la casa para acompañar la comida: habanero con piña, cebolla con habanero, cuatro chiles, la tradicional verde con aguacate y la macha, hacen que el paladar te pida una cervecita o un vaso de agua fresca del día (aunque el vaso está muy pequeño).

Sobre la carta: hay opciones básicas en tacos (suadero, tripa, carne asada), burritos, volcanes y tortas; eso sí, tortillitas recién hechas a mano. El burrito ($99) es la opción indicada para llenarse, bien servido pero la carne se siente muy pellejuda. Échale salsa para alargar su sabor.

Los tacos de suadero y tripa ($39 c/u) son cumplidores, y aunque la tortilla taquera es de buen tamaño, el contenido es poco; por los precios estaría bueno llenarlo más de proteína. Tendremos ojos puestos en este nuevo sitio de oda a las delicias callejeras.

Teresa López

pastora casa de trompos con tacaos al pastor
Foto: Alejandra Carbajal

Los Güeros de Boturini

Los tacos más cumplidores. Aquí, el suadero es suave, delicado y con una proporción de grasa ideal: se siente, pero no predomina. Las salsas que preparan son el acompañamiento perfecto para el sabor tan goloso del suadero. 

Cada taco, servido con su debida copia, tiene el tamaño perfecto para que te lo eches con dos o tres mordidas, como a los chilangos nos gusta. Además van muy bien servidos, así que no necesitarás comerte muchos para sentirte satisfecho. 

Los Güeros de Boturini:  Lorenzo Boturini 4354, Aeronáutica Militar, dom-vie 4-1am, sáb 16-4.30am

Advertising
Los mejores tacos de suadero en la CDMX
Istock

Tacos Excélsior

Estamos acostumbrados al suadero doradito y sin más ingredientes sobre la tortilla. En este lugar lo encontrarás en una versión un poco distinta, pero perfecta para cuando sales del Milán, el Valiant Club o cualquier otro bar de la zona: suadero guisado en salsa verde, con base de arroz —si así lo prefieres— y guarniciones para acompañar —como frijoles de la olla, nopales y papas—.

La salsa que acompaña la carne tiene gran sabor y enchila poco, así que éntrale con confianza y no dudes ponerle cebollitas desflemadas para agregarle a tu gusto ese toque de picor que seguro necesitas.

 

Tacos Excélsior: Bucareli 21, Juárez. 6pm-6am. $20

Tacos de suadero en la CDMX
Istock

Tacos Tony

En el cuadrante de la Narvarte donde ocurren los mejores encontronazos entre trompos al pastor, el cruce entre Universidad, Petén y Torres Adalid —la ubicación de El vilsito, Juan Bisteces y La taquiza  al carbón—, está un paraiso para los noctámbulos que prefieren la carne no adobada. En Tacos Tony, un puesto al centro de un pequeño camellón, es una de las taquerías más emblemáticas de la colonia y también la sede del mejor suadero de la CDMX.

Aquí el suadero se cuece en su propia grasita y siempre está al punto: dorado por fuera y suave por dentro, perfecto para esa hambre canija que llega después de las fiestas. La pregunta del millón, ¿las salsas pican? ¡Sí, y mucho! Todas las preparan con habanero en diferentes medidas; la roja es la que a mí me enchila menos.

 

Ahora también tienen servicio a domicilio.

 

Universidad y Torres Adalid, Narvarte. 552759 8869. 8-5am. $20.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising