Casi Transilvania

Teatro, Comedia
4 de 5 estrellas
Casi Transilvania de Barbara Colio en La Teatreria
Foto: Cortesía de la producción

Time Out dice

4 de 5 estrellas

En esta obra los personajes no son propiamente vampiros, pero no le piden nada al conde Drácula en cuanto a su habilidad para alimentarse de la sangre. Una comedia sobre el deseo de ser otro o por lo menos tener un doble; lo que sea para escapar de una realidad casera y profesional avasallante, para huir de aquellas criaturas que chupan la energía hasta agotarla.

Tras varios montajes exitosos como Latir e Instinto, Bárbara Colio lleva por primera vez a escena uno de sus primeros textos, el cual ella misma dirige. Los últimos momentos del matrimonio entre la guionista Julia y el cineasta Hugo y su relación con una actriz y una mesera son expuestos con humor ácido en un montaje sobrio que contrasta con el egoísmo, el cinismo e ingenuidad con la que se manejan estos cuatro personajes.

La ambición y el arribismo permean la filmación de una película que pretende ser un legado, pero termina por convertirse en una maldición, en un espejo que deja de reflejar la imagen, en un árbol talado que elimina cualquier posibilidad de sombra y deja paso a la luz más clarificadora y, por ello, lacerante. La escenografía e iluminación de Matías Gorlero y, sobre todo el vestuario de Estela Fagoaga, contribuyen a lograr esa oscuridad que poco a poco es vencida.

Más que una ciudad europea o un referente literario, la Transilvania de Bárbara Colio es una metáfora perfecta sobre la habilidad para despojar al otro de algo, de la vida si es preciso, con tal de alcanzar el éxito, la fama, la eternidad. La dramaturga echa luz a los vicios y complejidades del ser humano y los torna en una comedia delirante y oscura con fuertes reminiscencias de los clásicos vampíricos del cine nacional.

Un tono que poco a poco se asienta para finalmente permitir un duelo actoral entre Lumi Cavazos (ojalá tuviera una presencia más constante en nuestros escenarios) y Sophie Alexander-Katz. No se queda atrás Martha Mega, en el que probablemente es el personaje más difícil de todos. Las tres chupan la sangre del espectador, al que no le queda de otra que reír de sus desgracias y volverse uno con ellas.

Recomendado: Las mejores obras de teatro en cartelera en la CDMX.

Por Enrique Saavedra

Publicado

Detalles

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
1 person listening