Cassandra Ciangherotti, tensión y un golpe de realidad en Blackbird

Platicamos con la actriz sobre uno de los papeles que más trabajo le ha costado

Cassandra Ciangerothi protagoniza la obra de teatro Blackbird
Foto: Cortesía de la producción
Por Orianna Martínez |
Advertising

La actriz de 32 años está imparable. Este año Cassandra Ciangherotti protagonizó la película Solteras y recibió dos nominaciones a los premios Ariel por su actuación en Las niñas bien y El club de los insomnes, además tiene un papel estelar en Los Espookys (serie que actualmente se transmite por HBO). Este mes estrena Blackbird, una adaptación de la obra de teatro del dramaturgo escocés David Harrower, traducida por Jerónimo Best y Camilla Brett.

Nos colamos a los ensayos de la puesta dirigida por la también cineasta Katina Medina Mora para platicar con Cassandra sobre su personaje Uma, una joven de 27 años con una herida muy profunda causada por Ray (Alejandro Calva), un hombre de 55 años con quien mantuvo una relación cuando era adolescente y con quien debe volverse a enfrentar.

“Es una de las obras más complejas y profundas a las que me he enfrentado… ni Shakespeare me ha costado tanto trabajo (protagonizó la versión de Romeo y Julieta de Mauricio García Lozano en 2017). Uma se enamora a los doce años de Ray pero no tiene las herramientas para superar una ruptura. Ella sigue pensando que ahí hubo mucho amor y… eso es lo que la ha tenido atrapada en un lugar del que no puede salir”.

Sobre el escenario hay una confrontación entre Ray y Uma que te engancha y mantiene la tensión; te prepara para una explosión cruda y dolorosa. Reclamos, gritos y llanto se mezclan en un careo que va más allá del amor y la pasión, pues 15 años atrás él abusó sexualmente de ella.

“La obra habla de las complejidades del abuso, puesto que no solamente es violento, a veces, tiene capas muy profundas y son esas capas en las que ella está sumergida. Los abusadores tiene máscaras, generalmente son ganadores sociales, es gente poderosa y simpática, son como encantadores de serpientes”.

Blackbird llega justo en una época marcada por un despertar femenino, miles de mujeres han roto el silencio para evidenciar la violencia y los abusos que han sufrido en sus vidas a través de plataformas no convencionales de denuncia como lo son las redes sociales. “Me platicó Katina que al principio las chavas al ver la obra se sacaban de onda, porque muchas de ellas están pensando que vivieron una historia de amor. Y no”. 

Si bien, el teatro no puede cargar una responsabilidad tan grande como la de salvar vidas por sí solo, sí puede ayudar a sensibilizar a la audiencia sobre su propia realidad que a veces es igual de cruda y dolorosa que la ficción. “Creo que el universo femenino no es un universo que se pueda transmitir con palabras con tanta facilidad como el masculino, es un universo de emociones y sentimientos que hablan por sí mismos”, concluye Cassandra.

Blackbird Teatro Helénico Vie 8:30pm, sáb 5 y 7:30pm, dom 6pm. $340. A partir del 9 de agosto.

Recomendado: 15 obras de teatro increíbles que debes ver en agosto en la CDMX.

Advertising