Charlie y la fábrica de chocolate

  • Teatro, Musicales
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Charlie y la Fabrica de Chocolate Obras imperdibles de abril
Foto: Cortesía PinPoint
Publicidad

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Charlie y la fábrica de chocolates llega desde Broadway a la CDMX en el Centro Cultural Teatro I. Tiene pocas fechas y te decimos razones para ir, o no, a verla

Con una gran producción, fechas limitadas y directo desde Broadway, llega Charlie y la fábrica de chocolate a la CDMX, una obra musical que cuenta la historia que ya muchos conocemos, de un niño con el sueño de saber cómo se hacen los dulces y quizá hasta hacer él los suyos.  Retoma ideas de las películas de 2005 y 1971, pero que además le imprime un humor más acido. Las lecciones que nos deja son más o menos las mismas pero el tono, la música y, como mencioné, el humor, cambian lo suficiente para hacer de esta producción interesante y digna de visitar.  Tiene solo 7 funciones en la CDMX durante 4 días, y te platicamos lo que debes de saber para verla o no.

Si no conoces la historia de Charlie y la fábrica de chocolate, te platicamos brevemente que nos muestra a un niño (o niña) muy pobre, de nombre Charlie. Su familia apenas logra comer a pesar de los increíbles esfuerzos de la madre. Charlie es noble, no pide mucho y lo da todo. Sueña constantemente con crear sus propios dulces, y adora las historias que su abuelo le cuenta de sus años trabajando en la fabrica de Willy Wonka. Un día, Wonka anuncia un concurso: los 5 niños que saquen un boleto dorado de sus chocolates, podrán visitar la fábrica donde se hacen todos estos manjares. Y debido al enorme secretismo que ahí se guarda, todos se vuelven locos por conseguir uno. Y así inicia la aventura.

De forma general se puede ver y sentir el enorme trabajo de producción en escena. Los decorados, visuales y sonidos, ayudan mucho a crear este mundo fantástico de enormes contrastes. Por un lado la familia pobre de Charlie que vive en una casa que se cae a pedazos, y por otro la fábrica que intenta simular estar creada de dulce y ser un lugar perfecto para la imaginación y la creación. Se siente como que cada peso que pagas se ve bien remunerado en escena.  

El reparto tiene altas y bajas, pero Cody García, que hace de Wonka, es asombroso. Tiene carisma, gran lenguaje corporal y te hará reír más de una vez con sus chistes ácidos, a veces un poco crueles, pero muy efectivos. No es solo una copia de las versiones fílmicas, es algo distinto. Se nota tanto en Charlie como en los personajes. Eso sí, su crítica a los padres y las madres que malcrían a los niños, se puede sentir algo añeja, por mucho que intentan adaptarla a nuestros días.

Pero el balance en general es positivo, se siente como una obra de muy buena calidad, con grandes actuaciones, música divertida (algunas, como la primer de Veruca Salt, hasta memorables), y un humor francamente fantástico que no peca de inocente.

Hay que decirlo, está en inglés, tiene subtítulos que te pueden ayudar a entender, pero ciertamente puede ser una limitante.  

Charlie y la fábrica de chocolates estará solo del 6 al 10 de abril en el Centro Cultural Teatro I, y tendrá en total 8 funciones. Es un evento fugaz y que no se puede disfrutar diariamente, así que si te interesa, corre ya por tus boletos para alguna de las funciones. Los precios van desde los $909 a los $3,784 y los puedes adquirir en Ticketmaster.

 Recomendación. Siete Veces Adiós y NETWORK

Ángel Arroyo
Escrito por
Ángel Arroyo

Detalles

Publicidad
También te puede gustar