Del conejo a la Tierra

Teatro
Recomendado
5 de 5 estrellas
Del conejo a la tierra (Foto: Alejandra Carbajal)
1/6
Foto: Alejandra Carbajal
Del conejo a la tierra (Foto: Alejandra Carbajal)
2/6
Foto: Alejandra Carbajal
Del conejo a la tierra (Foto: Alejandra Carbajal)
3/6
Foto: Alejandra Carbajal
Del conejo a la tierra (Foto: Alejandra Carbajal)
4/6
Foto: Alejandra Carbajal
Del conejo a la tierra (Foto: Alejandra Carbajal)
5/6
Foto: Alejandra Carbajal
Del conejo a la tierra (Foto: Alejandra Carbajal)
6/6
Foto: Alejandra Carbajal

Time Out dice

5 de 5 estrellas

Una obra de teatro sobre la esperanza y el gran Méliès, perfecta para amantes del cine

Uno es un alquimista, el mago del cine. El otro, un vendedor de juguetes. Uno desea comprarle a los mismísimos hermanos Lumière su cinematógrafo para hacer arte a través del truco y los efectos. El otro, trama una apacible amistad con Neil, el elegido para pisar la Luna. Uno es el gran Méliès, el otro es el buen George. Los años los separan, pero la dignidad, el espíritu del arte y el alma lunática los unen. Ambos son la misma persona.

La dramaturga Itzel Lara (Palimpsesto), presenta un texto entrañable en el que la obsesión, el anhelo y la frustración se explican desde la imperiosa necesidad de crear arte a partir de los nuevos elementos de la tecnología. Los efectos especiales que hoy fundamentan más de una película, tienen su origen en el deseo de Méliès de poner un cohete en la cara de la Luna.

Este universo de ilusionismo y realidad tiene plena correspondencia en el montaje de David Olguín, quien mezcla malicia con ternura en Del conejo a la Tierra para lograr una puesta en escena que profundiza en las ambiciones, fortunas y lealtades de tres seres que hacen todo por la magia y el arte, pero principalmente por el amor entre ellos mismos. Olguín se apoya por la bella escenografía e iluminación de Gabriel Pascal.

Daniel Haddad incorpora con brío, dignidad y mucha gracia al joven Méliès y al viejo George, aprovechando sus dotes de mago para enriquecer y redondear su actuación. Junto a él, Raúl Villegas despliega lo más selecto de sus herramientas para construir a varios personajes opuestos entre sí; aunque su centro es el encantador, en el que resume con justicia la bella y triste tradición del bufón teatral.

Y en lo que es la gran sorpresa de la obra, Gabriela Guraieb construye con temple y delicadeza a la fiel Fanny, el personaje más difícil de esta propuesta con la que, como por arte de magia y por la magia del arte, el Foro Shakespeare reanuda actividades.

Recomendado: TOP 5. Obras de teatro en cartelera en la CDMX.

Por Enrique Saavedra

Publicado

Detalles

Los usuarios dicen

LiveReviews|0
1 person listening
También te puede gustar
    Noticias más recientes