Desaparecer

Teatro, Drama
Recomendado
Desaparecer
1/5
Foto: Cortesía de producción
Desaparecer
2/5
Foto: Cortesía de producción
Desaparecer
3/5
Foto: Cortesía de producción
Desaparecer
4/5
Foto: Cortesía de producción
Desaparecer
5/5
Foto: Cortesía de producción

Time Out dice

¡Aviso amistoso! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, checa que los eventos siguen en pie.

Obra de teatro que refleja un conflicto nacional: las desapariciones, a través de la visión del francés Pascal Rambert

Gracias a los poderosos montajes que el director Hugo Arrevillaga realizó de los textos Clausura del amor y Hermanas, el nombre de Pascal Rambert ya resulta familiar dentro del ámbito teatral mexicano. Tal ha sido el acercamiento del dramaturgo francés con estas producciones —sobre todo con Arcelia Ramírez, protagonista de ambas— que no dudó en aceptar la invitación para escribir y dirigir Desaparecer, una obra sobre nuestro país.

“Trabajo con actores de todo el planeta. Anteriormente estuve en Japón, pero quise regresar a México porque me enamoré de la energía que sentí aquí, especialmente cuando conocí a los jóvenes del Centro Universitario de Teatro. Sentí dos tipos de lucha en México: una hacia afuera, en contra de tratos como el que le da Estados Unidos como país, y otra interna, en contra de la violencia que ejerce contra sí mismo, con casos como los feminicidios”, confiesa Rambert.

Por ello, aunque en las dos obras mencionadas exploró la debacle de dos relaciones entre dos individuos —un matrimonio y un par de hermanas—, en esta ocasión se concentra en un conflicto que va más allá de lo personal y toca un dolor colectivo: el de las desapariciones en el territorio mexicano vistas a través de la historia de una familia. Un joven cineasta va a filmar al desierto de Sonora y nadie vuelve a saber de él. Esto permite que, a la manera del Teorema de Pasolini, la familia salga de su zona de confort y devele su realidad a partir de la incertidumbre.

“Es una confrontación con el país, con su espíritu. Desde la primera vez que visité México estuve emocionado y a la vez conmocionado ante la violencia, que está en todos lados”. En escena, esa gente es interpretada por sólidos actores, entre ellos Julieta Egurrola, Concepción Márquez, Arcelia Ramírez, Sofía Espinosa, Antonio Rojas, Emilio Carrera Quiroga, Fernando Álvarez y María del Mar Náder.

“Cuando llegué a México, no sabía de qué iba a hablar en esta obra. Y a mí me importa todo sobre la gente que conozco, por eso en cuanto encontré a Julieta y a Conchita, supe que haría una obra sobre la familia. No me interesaba si eran famosas o no. Conforme fui conociendo a los actores, sus voces, sus cuerpos, fui escribiendo sus historias. Escribo para los actores, para los cuerpos de los actores. Los personajes están hechos a su medida, como la alta costura”, afirma.

Rambert enfatiza el gusto de encontrarse nuevamente con Arcelia Ramírez y tener la oportunidad de escribirle un personaje y dirigirla. “Vi a Arcelia interpretando Clausura del amor y recuerdo a una actriz muy profunda en sus emociones, así que escribí para ella un personaje clave dentro de la obra, que es un pilar emocional muy fuerte. Una parte de la familia es muy fría y la otra es muy sensible”.

Recomendado: Musicales imperdibles en la CDMX.

Por Enrique Saavedra

Publicado

Detalles

También te puede gustar
    Noticias más recientes