Febrero 33
Foto: Paul Torres/Cortesía Violeta Gaytán

Febrero 33, un actor debate sobre qué es la locura y qué es la cordura

Monólogo de Luis García Jaime dirigido por Sebastián Sánchez Amunátegui

Por Ro Banda
Advertising

⭑⭑⭑⭑✩

Desde el pasado mes de noviembre que Teatrix llegó a nuestro país, la plataforma de teatro digital nos ha sorprendido con eventos únicos e irrepetibles que complementan su catálogo permanente. Este es el caso del Festival de Monólogos que corre ya desde hace cuatro semanas, en el que hemos podido ver desde shows de cabaret hasta unipersonales que muestran la autoconfesión. Ejemplo de esto último es Febrero 33, obra de manufactura ecuatoriana que se exhibirá este fin de semana, convirtiéndose en la primer obra sudamericana que participa en dicho ciclo.

Escrita por Luis García Jaime —una de las voces más emblemáticas ecuatorianas de los años setenta—, llega esta reposición de uno de sus trabajos más sobresalientes de la mano del director chileno Sebastián Sánchez Amunátegui, quien también ha tenido una escena muy prolífica en nuestro país (Puras cosas maravillosas).

Filmada en pleno corazón de la pandemia el año pasado en una sala del Teatro Sánchez Aguilar (en Ecuador), Febrero 33 expresa en un estilo sobrio y libre de distractores el testimonio de un hombre que vive en otra realidad; en la que hay un febrero 33.

Esta obra es contundente desde el inicio. El tono y el ritmo de la puesta son agiles y logran, entre actor y director, mostrarnos un universo sutilmente descolocado y a parte del nuestro, en un escenario “vacío” en el que encontramos un personaje intentando anclarse por un momento más no solo a la vida, sino a este mundo. Y lo que pareciera ser una obra sobre la locura, resulta ser todo lo contrario.

Actuado por Víctor Arásuz, actor de peso en tele y cine en Ecuador, este personaje logra contarse con argumentos que lo hacen no sentirse juzgado. Esto alternado con la más pura ficción shakespeareana como arma para sentirse anclado a ese lugar en el que él no pertenece ya.

La dirección pone de tajo al protagonista en un lugar donde no está con nosotros y nosotros estamos ahí para observarlo. El resultado es un montaje que le habla al espectador de manera directa. No solo desde el texto, sino también desde la versión que Sebastián ha creado para nosotros a través de la cámara, en un lenguaje hibrido con atmosferas y texturas que aumentan la experiencia audiovisual, pero sin perder su teatralidad.

Febrero 33 es una obra pertinente en un momento como este, pues es sobre aquello que nos queda en medio de lo inevitable y cómo nos aferramos a ello. Un retrato sobre la cordura y una reflexión sobre la compasión no solo con los demás, sino con nosotros mismos.

Febrero 33. Teatrix. Jueves 4-domingo 7 de marzo. $99, gratis con suscripción.

Recomendado: TOP 5. Obras de teatro en Teatrix.

Recomendado

    También te puede gustar

      Best selling Time Out Offers
        Advertising