Flores negras del destino nos apartan

Teatro
Flores negras del destino nos apartan
Foto: Cortesía INBAL

Time Out dice

Un bolero y una novela de Julian Herbert son los motivos de esta obra de teatro de Belén Aguilar y José Juan Sánchez

En un taller de dramaturgia, a Belén Aguilar y José Juan Sánchez les recomendaron leer Canción de tumba. Al abrir la primera página de la premiada novela de Julian Herbert, el impacto fue inmediato: el protagonista inicia presentando a su madre, que se llama Guadalupe y nació un 12 de diciembre. Exactamente igual que la madre de Belén y que la madre de José Juan. Tras esta coincidencia, supieron que algo tenían que hacer juntos con esas páginas, en las que resuena la letra de un viejo bolero cubano de rompe y rasga: flores negras del destino/nos apartan sin piedad/pero el día vendrá en que seas/para mí nomás, nomás...

Al echar mano de elementos cinematográficos —dirigidos por Ernesto Madrigas— y musicales —a cargo de Cristóbal Maryán—, Belén dirige a José Juan, quien interpreta a un actor que narra la vida de su madre, una prostituta enferma de cáncer; retrato crudo de dos vidas enmarcadas en el contexto de violencia que ha azotado a este país en las últimas décadas. “Son temas sórdidos, pero con personajes plenos de luz y empatía”, aclara Belén, quien invitó a su maestra, la actriz y bailarina Lorena Glinz, a participar a través del video.

Aunque lo rodean diversos elementos, José Juan está solo en el escenario y eso, confiesa, lo lleva a un estado muy particular. “Me siento como si fuera en uno de los trenes en los que Julián recorrió la República Mexicana, sin freno, sintiendo el viento en mi cara”. Para él, tomar a un personaje que viene de la literatura le ha permitido “estudiar las maneras en las que uno puede contarse a sí mismo su propia historia, reconocerse y verse de frente: hacer un ejercicio de valentía y honestidad. Y eso es lo que estamos buscando Belén y yo en escena”, cuenta.

A pesar de la complejidad que ha entrañado este proceso —incluida una pandemia—, la directora asegura que llega en el momento preciso. “José Juan y yo estamos en una etapa de mucha valentía y gozo. La pandemia nos hizo darnos cuenta que las cosas que uno desea hacer hay que hacerlas, porque no sabemos si hay un futuro posible. Estamos llenos de vigor y fuerza”. Y desde allí, se permiten ir al fondo de los infortunios narrados en la novela y de los anhelos cantados en el viejo bolero.

Recomendado: Obras de teatro que puedes ver en la CDMX.

Detalles

También te puede gustar
    Best selling Time Out Offers