La contradicción

Teatro Varios lugares Hasta domingo 10 septiembre 2017
0 Me encanta
Guárdalo
 (Foto: Alejandra Carbajal)
1/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
2/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
3/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
4/5
Foto: Alejandra Carbajal
 (Foto: Alejandra Carbajal)
5/5
Foto: Alejandra Carbajal

Pantalón y tirantes negros, camisa blanca y mirada contundente. Es la mítica portada de Horses, el primer y más emblemático disco de Patti Smith, la artista estadounidense que a sus setenta años sigue siendo una figura mítica de la música, la poesía y la narrativa. Con un atuendo similar al inmortalizado por la lente de Robert Mapplethorpe, la actriz Sonia Franco se planta frente al público para compartir anécdotas propias y ajenas que remiten a un lapso de su vida: su niñez, cuando gracias a sus padres conoció a la diva, quien la cargó en sus brazos y le susurró una frase al oído. Una cita que hoy intenta recordar, a fin de darle sentido a sus inquietudes: las propias y las heredadas.

Tras dos años de planear La contradicción, Franco y el dramaturgo Noé Morales presentan una fusión de teatro documental, biodrama y ficción. La intérprete acompañada del actor Edgar Maldonado habla de ella misma, de sus recuerdos de infancia, de su admiración por la cantante de “Gloria”, de su necesidad por recordar el secreto que ésta le confió hace varios años en una reunión familiar, de su interés por el trabajo que hacen sus padres sobre la cultura y tradición de los pueblos indígenas, de su contradicción por vivir lo que le gusta a ella como individuo y al mismo tiempo lo que le atrae por influencia natural de sus papás. Teatro de confrontación y asimilación de ideologías: las que se heredan y las que se aprenden. Mezcla de lo sucedido con lo inventado.

En escena apoyados por videos y audios, Sonia y Edgar cuentan anécdotas y logran momentos que van de la reflexión intimista sobre la exactitud del recuerdo personal hasta el genuino delirio ante la posibilidad de contactar nuevamente con una leyenda viva de la música contemporánea. La pieza se vuelca en comedia, lo cual además de aligerar de forma justa y necesaria una tesis compleja e introspectiva, permite que Sonia Franco transite por géneros y estilos teatrales que confirman el privilegiado lugar que ocupa como actriz y, en este caso, la revela como completa creadora escénica. El apoyo que recibe del diseño sonoro y visual de Ana Cristina Portillo es fundamental para lograr, desde el siglo XXI, la evocación de momentos cruciales del siglo XX, como el movimiento hippie y su repercusión en México y en la generación actual.

Al atractivo que implica ver un trabajo teatral inspirado por la figura de la cantautora de “Because the night” y “People have the power”; así como el disfrutar la mancuerna entre Noé Morales y Sonia Franco al fusionar ficción con biografía, se suma la posibilidad de verlo en un espacio cálido, íntimo, idóneo como la Sala CCB del Centro Cultural del Bosque para confrontar lo que somos y lo que hacemos con lo que nuestros padres nos hicieron ser y hacer.

Por Enrique Saavedra

Publicado

Nombre del lugar Centro Cultural del Bosque
Contacto
Dirección Paseo de la Reforma s/n
Polanco
México, DF
11560
Esquina con Campo Marte
Transporte Metro Auditorio
Precio $45-$80