La Máquina de Teatro en el Museo Universitario del Chopo

Teatro, Teatro contemporáneo
0 Me encanta
Guárdalo
La hora del diablo (Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo)
1/4
Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo
La hora del diablo (Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo)
2/4
Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo
El inspector (Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo)
3/4
Foto: Cortesía Museo Universitario del Chopo
La Máquina de Teatro (Foto: Miguel Pineda)
4/4
Foto: Miguel Pineda

La compañía, dirigida por Juliana Faesler (directora, escenógrafa e iluminadora) y Clarissa Malheiros (actriz y maestra), tendrá una residencia artística durante todo el mes de marzo en el Museo Universitario del Chopo. Desde 1996, el corazón de este proyecto ha sido explorar los puentes entre el pasado y el presente y la realidad y la ficción, gracias a la experimentación con diferentes disciplinas artísticas.

La dupla Faesler-Malheiros presentará cuatro obras nuevas, un reestreno, dos talleres y un seminario. “La idea de hacer esta residencia artística es para pasar tiempo en el lugar, abordarlo y apropiarse de él. Se trata de mostrar en un espacio ajeno al nuestro, un conjunto de trabajos y compartir la filosofía de la compañía”, comenta Clarissa Malheiros.

Todas las puestas en escena que presentarán formulan al espectador una serie de preguntas y preocupaciones acerca de la realidad histórica y la ficción, y cómo afectan nuestra cotidianeidad. 

Tríptico I /Pessoa. La hora del diablo surge de un relato de Fernando Pessoa, es una historia que ayuda a vivir y eventualmente a morir. El hilo conductor es: ¿cómo es nuestra relación con lo imaginario?, en la obra se plantea relación entre lo real y lo místico, usando como personaje principal al Diablo.

El inspector parte de la idea de la responsabilidad que tenemos como entes sociales con los demás. Un agente llega a la fiesta de una familia y cuestiona la relación de los miembros de esta, lo que desencadena una reflexión sobre la responsabilidad del yo con el otro.

Zapata, muerte sin fin es resultado de una investigación sobre Tierra y libertad, realizada por un colectivo que integra personas de Oaxaca, Guadalajara, Tamaulipas y Mérida. Es un proyecto de intercambio de vivencias, que además refleja de qué manera se vive y respeta la tierra en diferentes latitudes de la República. Además toma como ejemplo a Emiliano Zapata para abordar la vida de otros luchadores sociales mexicanos.

Otro espectáculo es Todas las cosas están mal de Alma Gutiérrez, joven colaboradora y directora de la compañía. El montaje es una indagación sobre el humano y su erróneo andar en la Tierra, pero por medio de un collage escénico.

“El teatro es el archivo del alma del ser humano, y tiene que ver con la realidad que vivimos, eso hay que asumirlo”, menciona Juliana Faesler.

Se presentarán dos laboratorios, que pretenden ser espacios de creación más libre para los participantes. Destaca el laboratorio sobre reflexiones del arte contemporáneo y su puente con el performance.

Por Miguel Pineda

Publicado