Nación primordial

  • Teatro
Nación Primordial
Foto: Cortesía
Publicidad

Time Out dice

Nación Primordial brilla por su originalidad y cero temor de jugar, aunque eso decante en algo raro o inesperado, para bien o para mal.

De la mano de Miguel Septien, y en conjunto con el mismo equipo con el que se reveló prodigiosamente con Urinetown en el 2018,  Nación Primordial cuenta una historia digna de cualquier Shakespere (o de Aaron Skin) en las que se revelan las verdades de la condición humana como amor, dolor, poder y traición, pero con una colonia de levaduras antes de que existan los seres pluricelulares y los humanos. 

Es así que Greg Kotis, también escritor de Urinetown, crea una ficción bastante sui generis sobre cómo aquellas formas que nos antecedieron, nos codifican y condicionan de raíz como humanidad. Y si bien, la premisa es irrisoria y digna del MTV de los 90s, su progresión en la trama se torna novedosa y fresca, aunque si se conoce Urinetown, puede caer en algunos lugares comunes, pero eso solo si se es muy quisquilloso.

Abordar un musical como Nación Primordial puede resultar difícil, pero la verdad es que  revela un interes creativo por abordar otro tipo historias desde el género del musical, e incluso darle otro significado para poder encontrar no sólo otras narrativas, sino otras formas de narrar aquellas historias clásicas y épicas. 

Con imaginación e ingenio, la dirección logra salir avante aún con sus forcejeos por encontrar el verdadero tono del texto y la diversidad de géneros en las canciones. Y aunque su manufactura es fina y con una tesis interesante, su calidad en momentos tan experimental la hace oscilar entre muchas vertientes 

Aún con esta lucha, Nación Primordial brilla por su originalidad y cero temor de jugar, aunque eso decante en algo raro o inesperado, para bien o para mal.

Recomendación. Pulmones.

Ro Banda
Escrito por
Ro Banda

Detalles

Dirección
Precio
$495 - $660
Publicidad
También te puede gustar