Perro muerto en Klondike

  • Teatro, Drama
Perro muerto en Klondike
Foto: Cortesía de la producción
Publicidad

Time Out dice

En esta obra los personajes se adentran en la nieve para tener la oportunidad, por más mínima que sea, de cambiar

Sucedió en Canadá a principios del siglo XX: tres amigos atendieron al rumor y fueron a escarbar en las piedras para encontrar oro. Y aunque se hicieron del precioso metal, también hallaron una tormenta invernal que los confinó en una casa perdida en el pueblo de Klondike. De la ambición al hastío y de la monotonía al absurdo. Afuera de la casa, el frío, una mercenaria, un Perro Muerto y la locura los asechan para penetrar en sus fragilidades y poniendo en tela de juicio el que esos tres sean en verdad, amigos.

Escrita por José Emilio Hernández Martín, quien recientemente mereció el Premio Nacional de Dramaturgia Joven Gerardo Mancebo, la obra es la nueva creación de la Vincent Company para Actores y no Actores Fracasados, una compañía que en su nombre explica mucho de su maliciosa y delirante visión de la vida y del teatro. Anteriormente, presentaron La ciencia de la despedida, un texto sobre poesía y disidencia rusa coproducido por La Capilla y, auspiciados por Teatro UNAM, El lenguaje de los monos, una peculiar reescritura sobre el Popol Vuh para niños y jóvenes.

Olinmenkin Sosa Nájera, siempre presente en las obras de la compañía, dirige a un elenco de jóvenes a los que hay que poner mucha atención: Emiliano Cassigoli, Itzhel Razo, Laura de la Maza, Fernando Olguín y Héctor Sandoval. Este último celebra volver a trabajar con el dramaturgo, el director y la productora Ana Galán: “Es entrar en un mundo creativo insospechado, rico y hermoso; ellos parten de las ganas de hacer teatro pero sin pretender una técnica o una forma estandarizada para hacerlo. Es un equipo que hace teatro porque se quiere.”

Sandoval, quien también participa en el celebrado montaje Vine a Rusia porque me dijeron que acá vivía un tal Antón Chéjov, afirma que se trata de una obra con personajes entrañables que parecen pertenecer al teatro del absurdo: “No sé si es deliberado, sin embargo, la obra tiene un tinte beckettiano: el encierro propicia el absurdo, se pierde el sentido de las acciones de tanto repetirlas al estar encerrados. Es una obra sobre los hubiera en las relaciones, y sobre la vacuidad que hay cuando se tiene algo como el oro y no poder hacer mucho con él.”

Recomendado: La actuación de Itatí Cantoral sobresale en el estreno de Sola en la oscuridad, el famoso thriller de Frederick Knott.

Escrito por
Enrique Saavedra

Detalles

Dirección
Precio
$300
Publicidad
También te puede gustar