Sola en la oscuridad

  • Teatro, Drama
  • 5 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Sola en la oscuridad
Foto: Cortesía de la producción
Publicidad

Time Out dice

5 de 5 estrellas

La actuación de Itatí Cantoral sobresale en el estreno del famoso thriller de Frederick Knott

Sola en la oscuridad del dramaturgo Frederick Knott fue un éxito en Broadway y después una famosa película protagonizada por Audrey Hepburn en 1967, la cual está clasificada como una de las películas más aterradoras jamás producidas. 

La historia se desarrolla en el departamento de la familia Hendrix, en Greenwich Village, Nueva York. Dos estafadores recientemente liberados de prisión, Mike Talman (Lenny Zundel) y el sargento Carlino (Marcial Casale), llegan a la ubicación creyendo que se trata de la casa de Lisa, una antigua atracadora y amiga. Son interrumpidos por el Sr. Roat (Marco de la O alternando funciones con Luis Gatica), quien los chantajea para que engañen a Susy, la señora Hendrix, para conseguir una muñeca que Lisa le pidió a Sam Hendrix durante un viaje a Canadá. Roat sabe todo sobre los Hendrix y se da cuenta de que Susy y Sam no tienen ni idea que la muñeca contiene drogas. 

Susy (Itatí Cantoral) quedó ciega en un accidente y después se casó con Sam (Sergio Bonilla), un fotógrafo. Ella se siente muy segura dentro del apartamento, excepto cuando la vecina de arriba, Gloria (María Perroni Garza alternando con Nina Rubín Legarreta), mueve las cosas.

Itatí hace un trabajo realmente creíble como mujer ciega, además el arco emocional de su personaje está muy bien delineado; desde el terror inicial, pasando por la comprensión, hasta la fuerza. La ves aprender a confiar en sí misma y a usar todo su poder. En cuanto a Gloria, sabemos poco del personaje y aunque no está pasando por un buen momento, con su interpretación, Nina entró al tono y nivel de energía que la protagonista requería, colocándose al nivel de todo el elenco.

De la O hace un trabajo preciso como Roat, imprimiendo lo malicioso y macabro que requiere su personaje y conociendo la trayectoria de Gatica, seguramente abordará a Roat con su esencia.  Zundel y Casale trabajan muy bien juntos como dos estafadores, aunque en algunos momentos su tono sale más hacia la comedia, rompiendo un poco la tensión que requiere la escena. Bonilla como Sam tiene el mismo problema que en la versión cinematográfica: no hay tiempo suficiente para desarrollar realmente su personaje, dejándolo un poco fuera la historia.

En la dirección de Enrique Singer el ritmo es constante y la tensión propia que requiere la escena va en crescendo. Desde el inicio de la obra a telón abierto podemos ver en la escenografía un trabajo de interiorismo realista con el toque perfeccionista del escenógrafo Adrián Martínez Frausto que, acompañado de la iluminación de Víctor Zapatero y el diseño sonoro de Miguel Jiménez, crean la atmósfera perfecta para este thriller. El vestuario de Estela Fagoaga termina de trasladarnos a la época con detalles para no olvidar a cada uno de los personajes.

El equipo de Sola en la oscuridad respalda al bien logrado trabajo de Itatí Cantoral, en una obra que seguramente se convertirá en tus favoritas para cerrar el año.

Recomendado: Aladdín, el éxito de Broadway ahora en la CDMX.

Escrito por
Jacqueline Molina

Detalles

Dirección
Precio
$513-$1,062
Horas de apertura
Vie 7 y 9:30pm, sáb 6 y 8:30pm, dom 4:30 y 7pm
Publicidad
También te puede gustar