Albar

  • Vida nocturna
  • Juárez 
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Albar bar de coctelería Juárez
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Albar bar de coctelería Juárez
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Albar bar de coctelería Juárez
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Albar bar de coctelería Juárez
    Foto: Alejandra Carbajal
  5. Albar bar de coctelería Juárez
    Foto: Alejandra Carbajal
  6. Albar bar de coctelería Juárez
    Foto: Alejandra Carbajal
  7. Albar bar de coctelería Juárez
    Foto: Alejandra Carbajal
  8. Albar bar de coctelería Juárez
    Foto: Alejandra Carbajal
  9. Albar bar de coctelería Juárez
    Foto: Alejandra Carbajal
  10. Albar bar de coctelería Juárez
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Conoce Albar, el nuevo bar de tragos clásicos y de autor en la Juárez.

El letrero de neón que viste la pared de Albar resume en tres palabras la esencia de este bar de coctelería: “En la Juárez”: orgullo y representación de su barrio a través de precios justos, personal buena onda, una propuesta de mixología clásica bien ejecutada y algunos tragos de autor que, seguros estamos, te van a sorprender.

Albar es el bar de Alba (la aliteración fue inevitable). El lugar, que comprende una barra y unas cuatro mesas, está en la parte de abajo del restaurante, por lo que se siente entre oculto y a la vez abierto, gracias a su enorme entrada por la calle de Marsella; la segunda cualidad es especialmente importante, sobre todo en los tiempos que corren.

En Albar hay tragos clásicos, vinos, chelas artesanales y una carta de botanitas con toda la personalidad de bar: platos ricos para compartir. Pero si el hambre aprieta, siempre puedes pedir la carta de Alba. 

Para beber, nosotros nos echamos el imprescindible Negroni, que la mixóloga Diana González Capistrán ejecutó tras la barra con calma y con tino. También probamos el salmoncito, un trago que fue creado en la Juárez y que ahora todos los defeños amamos.

Teníamos antojo de jerez, pero en la carta solo veíamos los tragos clásicos y recontraclásicos. Entonces le preguntamos a Diana, que nos preparó el sorprendente trago de conquista, hecho con Chartreusse verde, tequila y jerez.

Para comer probamos el queso ricotta que viene con unas hogazas de pan de masa madre (larga vida a ese pan, uno de los más ricos que hemos probado). También pedimos la tapa de cola de res y, para el huequito, pedimos una carne tártara de Albar. Todos los ingredientes son locales y de temporada, y ahí se encargan de la preparación de casi todo, como el hummus o la mostaza (también: larga vida a esa mostaza antigua hecha en casa).

Lo que nos encantó de Albar es que es un lugar pequeño en donde puedes sentirte a gusto, tomarte un trago clásico o alguna de las creaciones de Diana (pregunta por ellas), comer rico y, de paso, sentir la personalidad de nuestra ya querida Juárez, esa zona que busca revivir con proyectos muy buenos, productos de muy buena calidad, pero alejados de la vibra sangrona que ya nos cansó y que predomina en otras zonas.

Albar funciona para el trago para cerrar la jornada laboral o para agarrar la fiesta bien y bonito. Puedes llegar a las 5 o 6pm con tu laptop para terminar los pendientes o a las 9pm para platicar con tus cuates. Cualquiera que sea el motivo de tu visita, encontrarás una propuesta sólida, buenazos dentro de la cocina, tras las barras y en el servicio y, seguro, saldrás con una sonrisota, como nosotros.

Te recomendamos: Casa Prunes

Andrea Vázquez
Escrito por
Andrea Vázquez

Detalles

Dirección
Marsella 80
Juárez
Ciudad de México
06600
Transporte
Metro Cuauhtémoc, Metrobús Insurgentes
Precio
Consumo promedio por persona $500
Horas de apertura
Mar-sáb 5pm-11pm
Publicidad
También te puede gustar