Elizabeth Rosas, Cervecería Calavera
Foto: Cortesía Cervecería Calavera

Resistencia en la periferia: Elizabeth Rosas, productora de cerveza artesanal

Elizabeth es cofundadora de Cervecería Calavera, ubicada en el municipio de Tlalnepantla

Escrito por
Andrea Vázquez
Publicidad

Calavera fue una de las primeras opciones de cerveza artesanal que llegaron a la Ciudad de México. Si la disfrutamos en nuestro bar y hasta supermercado de confianza, es gracias al trabajo de quienes la crean, como Elizabeth Rosas, fundadora y todóloga de Cervecería Calavera. ¿Pero qué implica producir chela independiente y en la periferia?

“Cuando iniciamos la cervecera”, nos cuenta Elizabeth, “teníamos la idea de ponerla súper fuera de la Ciudad, casi como atracción turística. Queríamos montarla en un terreno en Jilotzingo, que está todavía en el Estado de México pero muy al norte, en una zona boscosa. La idea era poner un beergarden sumergido en la naturaleza y hacer una cervecería 100% sustentable y ecológica, y que apoyara a la comunidad. Pero el trámite de los permisos nos estaba tomando mucho tiempo, entonces decidimos rentar una bodega y comenzar en el municipio de Tlanepantla.”

Por su ubicación, la logística de Cervecería Calavera es un poco cara, nos cuenta Liz, “En la pandemia lanzamos nuestra tienda en línea, o sea, damos servicio al cliente final. Y la distancia siempre ha sido un problema, porque impacta en nuestros costos. Pero durante este tiempo hemos trabajado muy duro para fomentar el consumo de nuestra chela en el norte. Queremos que la gente local sepa que tienen una cervecería aquí”, afirma.

Liz nos cuenta con nostalgia sobre los inicios de Calavera: “al principio fue difícil”, explica. “Somos la primera cervecería independiente del Estado de México, eso implicó muchos retos, incluso tuvimos que tramitar el primer permiso para poner una cervecería y comercializarla ahí mismo.  Cuando iniciamos, conocimos a uno de los distribuidores más importantes en su momento, La Belga, a cargo de Bastien Callens. Él nos ayudó a vender nuestra cerveza en la Roma y la Condesa, que son las áreas que el maneja. Poco a poco logramos entrar a tiendas departamentales.”

Hoy, ya no es posible visitar la planta de Calavera, pero esa imposibilidad ha llegado a  Liz y a Björn Gilbert Nielsen, maestro cervecero de Calavera y pareja de Liz, a retomar la idea del beergarden. Seguro tendremos buenas noticias respecto a eso, más temprano que tarde.

Te recomendamos: Cervezas hechas por mujeres y dónde comprarlas en la CDMX

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad