Rosadito, vino enlatado mexicano
Foto: Cortesía Rosadito

Rosadito, el primer vino enlatado hecho en México

Te contamos todo sobre Rosadito, el primer vino enlatado hecho en México.

Andrea Vázquez
Escrito por
Andrea Vázquez
Publicidad

¿No te pasa que escuchas la palabra vino, y te imaginas un escenario elegante, pero pretencioso y, francamente, un poquito aburrido? Sommeliers vestidos de pingüinos recomendando botellas carísimas y diciendo palabras raras como petricor o sotobosque. Pero Rosadito llegó para romper esos esquemas; se trata del primer vino mexicano enlatado. Sí: tu vino rosado, en una lata.

Rosadito es un vino producido en Ezequiel Montes, Querétaro. Se hace con una uva llamada Grenache. Viene en una latita que equivale a dos copas de vino, y te lo puedes tomar directo de ahí. Adiós a las copas, a los sacacorchos y a el esnobismo.

Rosadito se debe de tomar bien frío –puedes meter tus latas al refri, así como metes a enfriar tus chelas-. El resultado es un vino ligero, refrescante y con unas burbujas muy sutiles; es perfecto para tomarse solito pero que también acompaña a nuestros favs de la cocina mexicana como unas gorditas de chicharrón, unos tacos al pastor o unas tostadas de tinga.

Un beneficio increíble de las latas es que, además de ser convenientes, son más sustentables porque se reciclan y son más fáciles de transportar, además de que moverlas de un lado a otro implica un menor gasto de combustible.

Así que ve enfriando tus latas y éntrale a la nueva forma de beber vino: cómodamente.

Cómpralo en rosadito.mx, $620 un four pack.

Te recomendamos: Wine bars en la CDMX

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad