Corazón de Tinto, vino sirviéndose
Foto: Alejandra Carbajal

Vinos mexicanos hechos por mujeres y dónde comprarlos en la CDMX

Ellas también se ensucian las manos y hacen el vino. Aquí te decimos algunas opciones de vino mexicano hecho por mujeres

Por Andrea Vázquez
Advertising

En México tomamos poco vino. ¡Y cómo no!, si es una bebida que apenas está introduciéndose a nuestras costumbres. Pero lo hemos aceptado muy bien; el consumo va creciendo poco a poco, así como las regiones productoras. Hoy, se hace vino en Baja California, Querétaro, Chihuahua, Guanajuato, Coahuila, Aguascalientes, Zacatecas, Sonora, San Luis Potosí, Puebla, Jalisco y Nuevo León. Seguramente pronto veremos más regiones productoras crecer.

Los mexicanos tomamos 1.2 litros de vino al año; muy poco comparado con nuestro consumo de cerveza o incluso de refresco. Pero esa cifra también ha crecido: hace algunos años bebíamos apenas una botella (750ml) anualmente.

Cuando nos acercamos al vino mexicano, generalmente escuchamos hablar del enólogo, el agrónomo o el director de la vinícola. Y si bien es cierto que casi todos los que producen vino son hombres, también es verdad que las mujeres están abriéndose camino en esa industria, a pesar de que en México no existen posibilidades de recibir una formación académica en enología. Así que aquí les damos varias opciones de vinos hechos por mujeres. Porque ellas no solo los catan, los venden o los publicitan, también se llenan las manos y las botas de tierra y los hacen.

Te recomendamos: Cervezas hechas por mujeres y dónde comprarlas en la CDMX

Piscis
Foto: Cortesía

Piscis

Este Chardonnay está hecho para la cocina mexicana: desde los taquitos de pescado hasta la comida de todos los días, como unas tostadas o flautas. La encargada de este vinazo, feliz y refrescante, es la mendocina (pero que a los mexicanos nos ha dejado muchos y muy buenos vinos) Agostina Astegiano, que asesoró el proyecto de este vino potosino. 

Cómpralo en vidmexicana.com, $599.

Tin Marín
Foto: Cortesía Bodegas Pinesque

Tin Marín, Bodegas Pinesque

Este vino está hecho para disfrutar, sin preocupaciones ni protocolos. Irá de maravilla con una pizza pero, ¿por qué no?, también te lo puedes tomar solito. La mujer detrás de este vino de Bodegas Pinesque es Mónica Pino, que aprendió el oficio de su padre y que ahora, junto con él, hace este vino y muchos más en la vinícola chihuahuense Bodegas Pinesque. 

Cómpralo en pinesque.com y @tomemos_vino. $350-$500

Advertising
Tempranillo, Santo Tomás
Foto: Cortesía

Tempranillo, Santo Tomás

Este Tempranillo es perfecto para las tardes de carne asada o de pasta, pero también funciona muy bien para las cenas formales o de negocios. Está hecho por la enóloga Cristina Pino que llegó desde España a México. Trabajó por varios años en Monte Xanic y ahora se incorporó al equipo de Santo Tomás, una de las vinícolas más antiguas del país, y que siempre ha tenido mujeres a cargo de su área enológica. Y para hacer honor a la tierra de Cristina es que te proponemos este Tempranillo, la variedad más tradicional en la zona de España que la vio nacer. 

Cómpralo en vidmexicana.com, $419

Árbol de Fuego, Vinos Pijoan
Foto: Cortesía Silvana Pijoan

Árbol de Fuego, Vinos Pijoan

Este vino, parte de la familia de Vinos Pijoan, está hecho por Silvana Pijoan. Es un vino natural; es decir, no fue filtrado, no se añadieron sulfitos y tampoco tiene otros productos ajenos a la uva en su confección. Se trata de un Zinfandel con Grenache; es un perfil súper veraniego, lleno de aromas a sandía y toronja. 

Cómpralo en Escorpio.

Advertising
Metamorfosis, Vinícola Renacimiento
Foto: Cortesía Vinícola Renacimiento

Metamorfosis, Vinícola Renacimiento

Este vino hidrocálido huele a flores y especias. Pruébalo con estofados, moles o hasta chocolate. Es el vino perfecto para entender el suelo de Aguascalientes: se siente el alcohol, la acidez y la intensidad de los aromas. Está hecho por Yurysol Romano, una winemaker que, además de (obviamente) hacer vinos, se ha encargado de dar a conocer a Aguascalientes como una importante región vinícola en nuestro país. 

Cómpralo en vidmexicana.com y en el Wine bar by Concours Mondial de Bruxelles.

Tono Rosa, Salto de Fe
Foto: Cortesía Salto de Fe

Tono Rosa, Salto de Fe

Este rosado está hecho con Cabernet Sauvignon. Tiene aromas a frutos rojos y una acidez muy rica que hace que este sea la opción para las tardes de tablas de quesos o, ¿por qué no?, las tardes de Netflix. Tono Rosa fue hecho por Fabiola de la Fuente, Laura Zamora y Fernanda Parra. Además, durante su fermentación, este vino escuchó piezas de Mozart. 

Cómpralo en mercadodevinos.mx, $470 

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising