AM Local
Foto: Alejandra Carbajal

Antros y bares en la Condesa

Te presentamos las mejores opciones para salir de noche en esta zona de la Ciudad de México y que la fiesta nunca termine

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

Si andas buscando plan nocturno en la zona centro de la Ciudad de México, además de los antros y bares en la Roma, del Centro o de la Cuauhtémoc, te recomendamos estos lugares en la Condesa.

Disfruta la vida nocturna en la Condesa

AM LOCAL
  • 4 de 5 estrellas
  • Antros
  • Condesa
  • precio 3 de 4

Te aseguramos que el AM es mucho más que un sitio donde podrás echar fiesta hasta muy entrada la madrugada, porque cuando todo termine, estarás convencido de que valió la pena tu elección. Es un club de tres pisos. En el segundo, después de subir unas escaleras de caracol (el elevador es decorativo), es donde sucede toda la magia: hay mesas translúcidas que cambian de color y te guían hacia el dj booth al fondo. El techo y las paredes de la pista de baile están cargadas con efectos de luces LED multicolor, a esto se le suma la precisa capacidad y ecualización del equipo de sonido (de los mejores de la ciudad). No le pide nada a los clubes concepto de otros países.  La barra es un oasis cuando el lugar está repleto de noctámbulos, tienen un sonriente servicio, son rápidos y los tragos son servidos por manos generosas a precios razonables.Al subir al tercer piso encuentras la terraza para fumadores, y si la casa está llena, ten cuidado, porque encontrarás abierta la barra de shots. Este club ha dejado huella en los corazones de los fiesteros electrónicos capitalinos. A lo largo de más de diez años, ha sido un punto de reunión, socialización y experimentación musical. Luego, con la explosión demográfica de amantes del audiovisual electrónico, aquí les abrieron las puertas para recibirlos como en casa. Justo así, como en casa, en AM no tendrás problemas en la cadena, a menos que lo merezcas (si llegas en shorts o en estados inconvenientes). Si registraste tu nombre y el de tus am

Studio 73
  • 4 de 5 estrellas
  • Antros
  • Condesa
  • precio 2 de 4

En la Condesa nunca faltan lugares para aliviar la sed de la mala mientras bailas al ritmo del último hit musical, pero estos factores no impiden que cada cierto tiempo un nuevo integrante se ha sume a la lista de opciones antreras. Ejemplo claro de ello, Studio 73. Este pequeño lugar pasaría desapercibido si no fuera por el número 73 en la entrada que servirá de guía durante la noche. Si quieres sortear a los cadeneros tendrás que asegurar tu consumo al interior; para tu fortuna casi siempre cuentan con alguna promo para que le saques partido a la quincena. ¿Alguien dijo todo a $99 y sin cover? Ponte listo y checa lo que anuncien en redes. Una vez dentro no habrá marcha atrás, ¡no te asustes! aquí no hay nada de aburrido. Siempre hay un dj que se asegura de mantener tu atención en la pista de baile. Nos tocó con el productor mexicano Elías Valdez, quien con una mezcla de canciones nuevas y alguna que otra clásica de los dosmiles con un toque neo perreo (o electro reguetón) cumplió con la energía del lugar. La música y decoración te hacen sentir en una especie de rave o en un pequeño Patrick Miller del reguetón, en el que las luces neón y la máquina de humo suman puntos para conseguir este efecto. Punto clave de Studio 73: el arte en graffiti, trabajo del diseñador gráfico e ilustrador Jesús Cruz. Figuras loquísimas de distintos temas que aluden a la diversión nocturna en la ciudad; además la barra presume coquetos letreros brillantes imposibles de perder a la lejanía. No ser

Publicidad
Leonor
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Antro
  • Condesa
  • precio 3 de 4

Después de una remodelación, el Leonor está de vuelta y con todo. Cada fin de semana, este pequeño lugar, alberga noches épicas de baile, excesos y diversión. La música cambia con el dj en turno, pero los set lists más exitosos son los que van desde los clásicos de Michael Jackson y Madonna hasta los beats más hot del momento. El único problema es que por ahí de las tres de la mañana, ir de la pista de baile a la barra (una distancia de aproximadamente cuatro metros) significa ser pisado y empujado por las decenas de personas presentes. Si finalmente llegas a la barra, deberás esperar otro rato para que te atiendan y te cobren. Sin embargo, a pesar de estos contratiempos, que más bien hablan del éxito del lugar, Leonor se ha posicionado como uno de los mejores centros nocturnos de la zona, donde te encontrarás sudando en la pista de baile hasta el amanecer.

  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Mezcalería
  • Condesa
  • precio 2 de 4

Su nombre embona a la perfección con la ambientación del lugar. Ideado bajo el concepto de fachada de tienda de pueblo, este espacio recibe a sus visitantes con mostradores que exhiben papillas para bebé, jabones Zote y paquetes de bicarbonato de sodio, mientras que una de las repisas del anaquel presenta productos como refrescos en botella de vidrio y triangulitos de Boing que se encuentran a la venta. El concepto general del lugar se basa en aquellas misceláneas en las cuales se acostumbra servir bebidas alcohólicas en la parte trasera del lugar. Las bancas de todos tipos, lámparas con efectos de falla eléctrica, piso de mármol muy corriente y música “populachera” le dan un aire pueblerino. Las paredes lucen artesanías y cuadros creados por diseñadores mexicanos y garrafones de cristal que contienen una variedad de 22 mezcales diferentes que varían entre los 31 y 54.7 grados de alcohol, tales como el espadín blanco o el espadín reposado, el cual es altamente recomendable. Cabe destacar que, al pedir alguno, siempre vienen acompañados por el tradicional plato con gajos de naranja y otro con semillas de calabaza para pepenar. Además, cuentan con venta de botellas bajo pedido. En general, el ambiente es relajado, conformado principalmente por hipsters del área, algunas bandas y alguno que otro personaje del mundo del cine y la televisión. Los meseros tienen un aspecto rudo, pero son bastante atentos, buenos conversadores y ofrecen un rápido servicio. Los precios son accesibles

Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Condesa
  • precio 2 de 4

Es lo mismo pero no es igual. Pata Negra y Salón Pata Negra pueden ser la respuesta a “vamos al Pata”, uno de los bares más populares de la esquina de lo que alguna vez fuera el cine Plaza y que ahora es el foro de conciertos de moda. En la parte inferior el Pata Negra es el lugar ideal para tomar una copa de vino, un mojito, chelear, comer el plato mixto de pinchos o croquetas de jamón serrano, o ya si eres de los aventurados, un rockstar, bebida que combina Jack Daniels y Amareto e incluye instrucciones previas que el gerente en turno o bartender te harán seguir al pie de la letra. La ambientación está inspirada en los bares españoles. La barra de madera y mármol a todo lo largo del salón, las luz es cálida y los ventanales le harán saber a toda la Condesa que ya saliste de la oficina y que estás precopeando o disfrutando del grupo de jazz, blues o son jarocho en vivo que tocan aquí los lunes, martes y sábado, respectivamente, a partir de las 9pm. En la parte superior, el Salón Pata Negra tiene entrada propia y aquí la onda es más tropical. La decoración de palmeras al fondo del escenario sirve de marco para bandas de rock, cumbia, soul, latin jazz o djs de electrónica. Eso no es todo, aquí también hay un salón dominó en donde el segundo miércoles de cada mes hay torneos de ficha.   Sí, el éxito de Pata Negra y Salón Pata Negra radica en que tienen actividades para todos. Su reciente menú ejecutivo da la opción para comer temprano y no deja de ser un clásico para el precope

Candelaria Bar
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Coctelerías
  • Condesa
  • precio 3 de 4

Antes de conocer este nuevo spot, decidí comunicarme para hacer una reservación: “no hay cover, hay tragos de cortesía de 9 a 10 de la noche, ¿cuántas personas vienen?, me dijo una voz argentina al otro lado del teléfono, “mínimo dos”, fue mi respuesta.  Llegué a las 9:30pm, lo reconocí de inmediato porque había gente espetando su turno para entrar. Es una casona de los años cuarenta, comparte inmueble con el restaurante Wellington que propone una carta de cocina inglesa y francesa. Al llegar al bar la atención se la roba la barra principal, en la que ofrecen cocteles de tequila gratuitos. Hay shots— al estilo Club Social Rhodesia—, y el resto de licores los sirven en la planta superior. Pedí una ginebra y un agua para empezar, con una buena cantidad de gin, aunque la atención fue un poco tajante y escueta. En el primer piso la básica se mezcla con la del restaurante, pero en el segundo no, hay house y una iluminación tenue y roja donde están las consolas. Entre luces moradas y verde neón apareció una mesa de beerpong, un juego en el que bebes cerveza como un atleta de ping pong, no te preocupes: ganes o pierdas terminas borracho.  A Candelaria se viene a ligar o bailar, llega temprano para que no lo encuentres abarrotado y te sirvan rápido tus tragos de cortesía; de 1 a 3am hay otra ronda de cocteles para todos. Ojo para los encargados del bar pues encontré un detalle desagradable: el baño tenía una higiene pésima, no olviden revisar que estén presentables.

Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Antros
  • Condesa
  • precio 3 de 4

Mario Moreno –Cantinflas-, a finales de los años cincuentas, fue el propietario de este edificio, una de las antigüedades de Insurgentes: Rioma, Mario si inviertes sus dos sílabas. Justo debajo, en donde hoy suenan los beats más alternativos de la electrónica, había un restaurante bar y ahí comenzaba la fiesta nocturna de los famosos de la época. No se puede más underground que este club. Es un sótano que se ha transformado en club nocturno y ello le otorga la ambientación perfecta para una noche larga y la privacidad y la acústica que los amantes de la noche buscan en la Condesa. La entrada es por la rampa de acceso al estacionamiento del edificio, que ahora parece albergar oficinas. Unas escaleras, con alfombra roja, te llevan varios metros bajo tierra hacia la taquilla y la entrada principal. Es un antro relajado, tan relajado que no tendrás señal en tu teléfono y te olvidarás de lo que sucede arriba. También es relajado en la entrada y en la gente que lo frecuenta; es fácil entrar, la cadena sólo te pide que muestres una identificación, puedes vestir como quieras (dentro de los parámetros normales) y la mayoría de los visitantes se conocen entre sí. Te recomendamos que visites su página de Facebook para que estés al tanto de los eventos y te registres en lista. Así no pagas cover, a menos que el evento lo indique y tengan un cover general. Si llegas temprano no hay mucha gente y te libras el cover, aunque la música no estará en su zenit. La gente empieza a llegar después

Deleted Souls Cocktailtheque
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Coctelerías
  • Condesa
  • precio 3 de 4

La coctelería de autor dejó de ser una moda y se ha ganado poco a poco un lugar no solo en nuestros corazones, sino en los diversos bares que han abierto en la CDMX. Deleted Souls está sobre la calle de Tamaulipas en la Condesa, y si no sabes qué hay ahí, el recinto podría pasar desapercibido. En cuanto entras te remontas a aquella época de prohibición con su luz tenue, ambiente, y una enorme barra hasta el final del local. Detrás de este proyecto están Nur Farah y Lwan Medina, mientras los mixólogos Christian Salinas, José Ramón y Antonio Rodríguez toman batuta para cocteles de autor. Con más de 20 tragos exclusivos, encontrarás el que sea perfecto para ti: el de la casa, deleted souls, con ginebra, carbón activo, limón, jarabe de canela y naranja que culmina en un poderoso color negro de ligero dulzor y un extraño pero cumplidor sabor ahumado; zombie bastard, además de atraparte con el nombre, se convierte en toda una experiencia servido en vasos tikis y con maridaje: primero deberás apagar el shot, tomarlo y luego probar tu bebida, el sabor de maracuyá inunda tu paladar y logra complementarse con el ron. Si quieres algo con mezcal, prueba marca lenguas con mezcal, limón, pepino y hierbabuena en un vaso escarchado con sal de gusano, el clásico refrescante. Y para curar el hambre puedes acudir a unas crujientes papas a la francesa con aceite de trufa (que bien podría tener más sabor). Otra opción son los camarones roca o matilda’s burguer elaborada con la receta secreta de l

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Condesa

Amantoli significa artesanía en náhuatl. Y quizá no haya nombre más atinado para este lugar, donde todo —las bebidas, la comida, el mobiliario y el servicio— es artesanal. Amantoli está escondido dentro de una casona en la Roma, misma que está en proceso de recuperación; hoy el lugar se ve un poco vacío, pero dentro de poco tiempo habrá galerías de arte, tiendas de ropa y muchos espacios más. Y la ubicación del tap room dentro de la casa es súper privilegiada: al fondo, en medio de un patio y sumergido detrás de unas paredes tan altas que impiden ver y escuchar el caos citadino, pero que dejan entrar luz y aire para que disfrutes del día. Ahí están 15 llaves de chela artesanal y otros fermentos listos para ti. Además de chelas independientes mexicanas, en Amantoli encontrarás tepache (piensa en la imagen: tepachito fresco saliendo de una llave), kombuchas, sodas artesanales y, en un futuro cercano, pulques. De hecho, cuando fui, el personal estaba haciendo algunas pruebas: mezclaban cold brew hecho en casa con un poco de tepache artesanal. El resultado era súper refrescante, equilibrado, elegante y original —había que probarlo—. Aquí le echan ganas para tener muchas chelas de temporada: aun cuando el lugar no tiene ni tres meses de haber abierto, muchos destapes y presentaciones de cervezas ya están ocurriendo aquí. A nosotros nos tocó probar la Berliner Weisse con fresa, guayaba rosa y toronja de Cervecería Itañeñe, ¡pero no duró más que unos días! Así que seguramente cada q

Baltra
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Coctelerías
  • Condesa
  • precio 3 de 4

De los creadores de Licorería Limantour, llega a las calles un nuevo bar coctelero: Baltra. Contrario a sus antecesores, el lugar es pequeño, de menú corto y, digamos, “informal” ya que, por su concepto, no tienen meseros ni hostess. Lo anterior no quiere decir que no sean superformales con la atención o el servicio, sino que se quitaron de poses para que las personas detrás y delante de la barra convivieran de manera más cercana, lo cual sin duda se logra. Además de los cocteles de la carta, tienen algunos menús de temporada que suelen cambiar con frecuencia y que aparecen anotados en un pequeño pizarrón a la izquierda de la barra. Si tienes suerte, el día que vayas vas a encontrarte con su versión del clásico sazerac, que aquí se sirve con mezcal. Si no, para estos días en los que el sol ya comienza a calentar demasiado nuestros asfaltos, hay un trago esplendorosamente fresco: el lavandula, que lleva bourbon, Cynar, lavanda y un toque de cítricos. Es el ying-yang de los tragos. Fuerte gracias al bourbon, pero delicado por la lavanda. Herbal por el cynar —licor de 13 hierbas— y frutal por los cítricos. Oh, sí. El día y la noche. Lo masculino y lo femenino. Lo podría pedir tres veces seguidas, pero la cosa es que hay que ir probando recetas nuevas. Las botanas tienen la magia de lo sencillo: variedad de aceitunas acompañadas con salsa de la casa —presiento que contiene salsa Maggi, lo cual es pecado, pero la verdad es que el resultado es bueno— y huevitos de codorniz (sumergi

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad